Cierre masivo de restaurantes y bares en Nicaragua por pandemia. Más de 30,000 empleos están en jaque

La Cámara Nicaragüense de Restaurantes y Similares (Canires) pide al Gobierno y los bancos medidas de auxilio para evitar la quiebra masiva de estos negocios, del cual dependen más de 30 mil empleos directos.

La Cámara Nicaragüense de Restaurantes y Similares (Canires), que agremia a los negocios de restaurantes, bares, cafeterías, pizzerías, discotecas y similares a nivel nacional, indicó que el azote del coronavirus ha provocado que el 70 por ciento de estos locales cierren operaciones. Son más de 30 mil empleos directos los que están en juego por el colapso de este sector.

“Desde el inicio de la pandemia Covid-19 en nuestro país, desde marzo hasta la fecha, más de un 70 por ciento de las empresas en nuestro sector han tenido que cerrar operaciones por falta de clientes”, informó la junta directiva de Canires en un comunicado.

La situación en el sector es tan crítica que la organización ha hecho un llamado urgente, en nombre de los agremiados, para que haya flexibilidad en el sistema financiero nacional, en los prestadores de servicios básicos, y propietarios de los sitios comerciales donde operan.

Esto ayudaría a dar «oxígeno» a los dueños de estos negocios, en caso contrario “la subsistencia de nuestro gremio estaría seriamente comprometida en el muy corto plazo”, advierte.

Lea además: Fracaso turístico total en Semana Santa, «fue peor de lo que se esperaba». ¿Qué va pasar con este sector agobiado por crisis?

El sector está solicitando al Estado que le otorgue una moratoria de seis meses en el pago de impuestos y otros tributos a los comercios y personas naturales.“Asimismo, suspender por cuatro meses los intereses generados por no poder pagar la cuota obrero patronal”, plantea.

También hacen un llamado al sistema bancario nacional para que les den una prórroga por 120 días, es decir cuatro meses para honrar sus compromisos, sin recargo, ni intereses durante, ni posterior a la suspensión, “esta medida conllevaría a alargar los plazos de contratos” ya firmado con los bancos.

De igual forma, el sector pide aplazar por cuatro meses el pago de alquileres, a locales comerciales, así como el pago de energía, agua, telefonía, internet y cable, medidas que ya se están implementando en otros países de la región centroamericana, para atender la emergencia del Covid-19.

Lea también: Turismo requiere más de una década para volver a brillar con su marca «Nicaragua, única…original»

“Las medidas que estamos solicitando son necesarias para que deterioro del sector no incremente a niveles irreversibles. La solidaridad es la única esperanza que juntos podemos superar esta crisis, es una lucha de todos contra el coronavirus, esto demuestra el valor de la dignidad humana en épocas difíciles”, detalla el comunicado.

El gremio  señala que el sector contribuye de forma directa al desarrollo del país con más de 30,000 plazas de trabajo a nivel nacional, adicional a un sinnúmero de empleos indirectos, a través de todas empresas de servicios que componen el engranaje de esta actividad económica.

Con la crisis sociopolítica cerró el 25 por ciento de los negocios

Canires advierte que esta es la segunda crisis que vive el sector, ya que en el 2018, con el estallido social, muchos bares y restaurantes se vieron obligados a cerrar  y muchos de estos no volvieron abrir.

“La Cámara se encuentra sumamente preocupada por la situación que actualmente enfrenta Nicaragua y el mundo entero por el Covid-19 y especialmente nuestro gremio, que además está muy afectado por los acontecimientos de los últimos 2 años, que provocó el cierre del 25 por ciento de los restaurantes existentes”, admite.

Puede interesarle: Cierre de bares y restaurantes. Así ha acabado la crisis política con los tiempos de gloria de la zona hippos en Managua

El turismo nicaragüense ha sido uno de los sectores más afectados desde la crisis que se dio en el 2018, desde entonces la industria sin chimenea no ha podido levantar cabeza. En este sector sin duda los restaurantes y bares han sido de los más afectados.

“Nuestro gremio no solo es un consumidor del producto nacional, el cual es transformado cada día en nuestras empresas de alimentos, generando miles de empleos y servicios a través de cada uno de nuestros locales, satisfaciendo así al más alto consumidor y manteniendo el turismo gastronómico que hoy día  queremos salvaguardar sin pérdidas de empleos o peor aún quiebras de negocios”, agregó Canires.

Solo en Semana Santa debido a la crisis sanitaria que se vive en el mundo, el sector turístico nicaragüense perdió en generación de ingresos entre 35 y 40 millones de dólares, lo que terminó de darle el tiro de gracia al sector, señaló recientemente la Cámara Nacional de Turismo de Nicaragua (Canatur).

Canatur igualmente ya había pedido al Gobierno una serie de políticas económicas como las que menciona Canires, sin embargo hasta ahora el régimen de Daniel Ortega no ha respondido.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: