Lo que debe aprender Ortega de Bukele sobre cómo salvar a la economía de la quiebra en tiempos de pandemia

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, no solo está destinando apoyo financiero para los hogares afectados por la pandemia sino que anunció un plan económico para ayudar a los sectores. En Nicaragua, los agentes económicos siguen esperando que Ortega les tienda la mano.

Mientras en Nicaragua aún se sigue sin conocer cómo hará el régimen de Daniel Ortega para sacar del atolladero a la economía, golpeada por la pandemia y la crisis sociopolítica, en Centroamérica los gobiernos han empezado a dar pasos para diseñar planes económicos para ayudar a sus empresas, principalmente las pequeñas y medianas.

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, envió esta semana a la Asamblea Nacional cinco iniciativas de leyes enfocadas principalmente a apoyar a las micro, pequeñas y medianas empresas, fundamentales en su economía, al igual que en Nicaragua.

Las iniciativas buscan “proteger el empleo de los salvadoreños, apoyar a las empresas (sobre todo a las micro, pequeñas y medianas), ayudar a nuestra economía y para que nuestras familias puedan soportar la pandemia del #Covid19, que ha destrozado las economías mundiales”, dijo Bukele en sus redes sociales.

“Entendemos que muchos la están pasando muy duro y si bien, ninguna pérdida económica se compara con la pérdida de nuestros seres queridos, también es cierto que si el Gobierno puede hacer algo para ayudar en esta parte menos importante, debe hacerlo. Sin retroceder, ni un solo milímetro, en el combate contra el contagio y contra esta enfermedad que amenaza nuestra salud y nuestras vidas, que deben ser SIEMPRE lo más importante”, afirmó, insistiendo en que su prioridad siempre será salvar vidas.

Lea además: Nayib Bukele pone mano dura a bancos, maquilas y telefónicas en medio de la pandemia

Las medidas claves

Pero en ¿qué consiste la propuesta de Bukele para ayudar a la economía y empleo en ese país?, ¿qué debe aprender Ortega?

El primer componente es un paquete de apoyo financiero por 600 millones de dólares para préstamos para las micro, pequeñas, medianas y grandes empresas.

“Ahí también se incluirán las empresas informales que ya estén bancarizadas y que tengan forma de comprobar los ingresos que sus empresas tenían antes de la pandemia”, explicó Bukele.

De ese capital millonario, cien millones de dólares irán a préstamos para el sector informal, coordinado por la estatal Comisión Nacional de la Micro y Pequeña Empresa.

“De esta manera, el sector informal podrá volver a arrancar sus negocios, sin necesidad de acudir a usureros”, explica el mandatario.

En Nicaragua se puede canalizar este tipo de financiamiento a través del Ministerio de Economía Familiar, Comunitaria, Cooperativa y Asociativa (Mefcca) o bien varias organizaciones de mipymes que trabajan en empresas informales de este tipo.

Pero además el Gobierno salvadoreño apoyará con recursos a estas empresas para el pago de planilla. “El pago, por parte del Gobierno, del cincuenta por ciento del salario de los empleados de las micro, pequeñas y medianas empresas, a todo su personal. De esta manera, no solo ayudamos a los emprendedores, sino directamente a los trabajadores, que dependen de su salario para subsistir”, explicó.

Otro de los alivios que llevará Bukele al sector privado es prorrogar el pago del impuesto de la renta hasta el 30 de junio y dar cuotas automáticas para el pago del mismo (sin intereses, ni multas). “De esa manera, un dinero que las empresas ganaron el año pasado, les servirá para cubrir algunos gastos que tengan en estos tiempos de pandemia”, precisó,

En Nicaragua, los sectores más afectados, como turismo, restaurantes y bares, entre otros, han pedido al gobierno de Ortega medidas de apoyo para afrontar la pandemia, como por ejemplo moratorias en el pago de servicios básicos, impuestos y la pesada carga de la seguridad social.

Hasta ahora el régimen no ha anunciado ninguna medida a favor del sector privado y los trabajadores.

Lea también: ¿Por qué Bukele amenazó a la banca con duras sanciones en plena cuarentena?

Ortega reapareció hace más de una semana tras más de un mes de permanecer ausente en medio de la pandemia y no presentó ningún plan para ayudar a la economía, golpeada por dos años de recesión.

Preparan fondos para el agro

Y mientras Ortega se mantiene ausente, Bukele anunció que está preparando un proyecto por 500 millones de dólares para “reconstruir el agro, volvernos un país con autosuficiencia alimentaria (después de tantas décadas de no serlo) y crear un millón de empleos en el campo (más que la totalidad de empleos formales que tenía nuestro país antes de la pandemia)”.

Y señaló que aunque la prioridad ahora será cuidar la salud de los salvadoreños, “paralelamente, le daremos un empujón a nuestra economía, para que podamos aguantar y luego, cuando todo esto pase, arrancar los motores de nuestra creatividad, emprendedurismo y trabajo, con todo; como los salvadoreños sabemos hacerlo”.

Bukele explicó que este plan económico se diseñó durante tres semanas de trabajo con su equipo económico, “así como de consultas con todos los sectores productivos de nuestro país y con expertos internacionales. Esperamos que la Asamblea Legislativa apruebe estas medidas, rápido, por el bien de nuestro pueblo”.

En Nicaragua, se desconoce dónde están los miembros del equipo económico de Ortega, que incluye al titular de Hacienda, Iván Acosta; el presidente del Banco Central, Ovidio Reyes; el titular del Ministerio de Fomento, Industria y Comercio, Orlando Solórzano, entre otros.

“Nadie se va a morir de hambre”

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, también informó que destinó 50 millones de dólares mensuales para adquirir paquetes alimenticios en favor de las familias salvadoreñas mientras dure la pandemia.

Lea además: ¿Por qué Ortega no puede aducir que no tiene dinero para ayudar a los nicaragüenses a afrontar la pandemia?

Se destinaron “50 millones de dólares mensuales, mientras dure la pandemia (primero Dios sea poco tiempo), para la adquisición de 1.7 millones de paquetes de alimentos, los cuales serán distribuidos en prácticamente todos los hogares de nuestro país. De hambre, nadie se va a morir en El Salvador”, dijo.

Y agregó: “Los paquetes de alimentos serán adquiridos por el Gobierno a precio de mayoreo masivo, pero tendrían un valor de mercado de 50 dólares cada uno”.

Ya Bukele entregó a los salvadoreños a inicios de la pandemia un bono por 300 dólares, equivalente a un salario mínimo en este país.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: