Nicaragua entre los únicos dos países que mantienen abiertas sus fronteras en América Latina para el turismo. Este es el segundo.

El régimen de Daniel Ortega se vende al mundo como una economía que se mantiene abierta para recibir turistas internacionales, pese al cese de vuelos, mientras nicaragüenses son rechazados en fronteras. Según la Organización Mundial de Turismo, solo dos países en el hemisferio siguen abiertos

Nicaragua es de los pocos países, que si bien se encuentra entre las economías que han suspendido parcial o totalmente los vuelos comerciales, se mantiene abierta para el turismo internacional, según un reporte de la Organización Mundial de Turismo (OMT).

En medio de la pandemia, un reporte de la OMT a partir del  27 de abril, indica que junto con Nicaragua en América Latina también Venezuela seguía abierta a recibir viajeros internacionales, colocándose así en el reducido grupo de 26 naciones alrededor del mundo que solo habían adoptado medidas restrictivas en materia de atención a vuelos internacionales.

Lea además: Nicaragua perderá el 67% de las aerolíneas que conectan con el mundo. Esto pasará con los boletos

En el mundo, además de Nicaragua y Venezuela,  otras economías mantenían sus fronteras abiertas tales como Afghanistan, Angola, Burundi, Chad, Egypt, Eritrea, Gambia, Guinea (Rep.), Guyana, Kenia, Liberia, Madagascar, Malawi, Mali, Mauritania, Myanmar, Nepal,  Nigeria, Palau, Slovenia, South Sudan, Tanzania, Togo y Zimbabwe.

Otras nueve economías, tenían restricciones a viajeros de destinos específicos. En este grupo se ubican Botswana, Haití, Japón, Maldivas, Nauru, Niue, St. Kitts y Nevis, República Árabe Siria, Estados Unidos de América.

Un grupo similar al anterior, solo había adoptado medidas relacionadas con curentena o el autoaislamiento. En este bloque se encuentran Barbados, Belarus, Ethiopia, Ireland, Puerto Rico, Sierra Leone, St. Vincent and Grenadine,  Reino Unido y Zambia.

Centroamérica se cierra al mundo

Todos los países de Centroamérica, con excepción de Nicaragua, aparecen incorporados en el grupo de los 166 destinos (el 76 por ciento del  total alrededor del mundo) que  completamente o parcial tenían cerradas sus fronteras, lo que tiene paralizado el tráfico mundial de viajeros.

“El turismo ha sido el sector más duramente golpeado por esta crisis porque los países cierran fronteras y la gente se queda en casa. Nuestra Organización hace un llamamiento a los gobiernos para que, de forma coordinada, faciliten el levantamiento de las restricciones, en el momento adecuado y de manera responsable, cuando se considere seguro hacerlo. El turismo es el salvavidas para millones de personas, especialmente en países en desarrollo. Abrir de nuevo el mundo al turismo salvará empleos, protegerá medios de vida y permitirá que nuestro sector retome su papel vital en impulsar el desarrollo sostenible”, dijo Zurab Pololikashvili, secretario general de la Organización Mundial del Turismo.

Según el reporte, al desglosar por región, se observa que el 83 por ciento de los destinos en Europa ha cerrado por completo las fronteras al turismo internacional. En las Américas, el porcentaje es del 80 por ciento, en Asia y el Pacífico del 70 por ciento, en Oriente Medio del 62 por ciento y en África del 57 por ciento.

De los 217 destinos de todo el mundo, un total de 156 (un 72 por ciento) ha detenido por completo el turismo internacional, según los datos recopilados a partir del 27 de abril de 2020.

En un 25 por ciento de los destinos, las restricciones han estado vigentes durante al menos tres meses, mientras que en un 40 por ciento de ellos, las restricciones comenzaron al menos hace dos meses. Entre los datos más significativos del estudio se encuentra que ningún destino ha levantado o aliviado hasta ahora las restricciones de viaje, indica la OMT.

Lo que ocurrió en Nicaragua

Cabe recordar, no obstante, que en el caso de Nicaragua  fueron las aerolíneas comerciales las que gradualmente se retiraron del país a medida que los gobiernos centroamericanos cerraron sus fronteras de todo tipo, lo que afecta las conexiones y por ende el tráfico hacia suelo nicaragüense.

En Nicaragua oficialmente nunca se anunció la suspensión de vuelos por orden del Gobierno, pero la medida, al parecer, llegó luego que las aerolíneas se retiraran casi por completo y fue adoptada discrecionalmente.

De hecho ese fue el argumento que el régimen de Daniel Ortega utilizó para rechazar dos vuelos de repatriación que estaban programados desde Islas Caimán.

El 17 de abril, cuando ya se habían ido todas las aerolíneas comerciales internacionales, Ortega notificó a Cayman Airways que no permitiría dos vuelos desde Isla Caimán, donde vendrían nicaragüenses que quedaron varados en medio de la pandemia y que en las redes sociales había pedido ayudar para regresar a Nicaragua.

«El Gobierno de las Islas Caimán informó a Cayman Airways que el Gobierno nicaragüense cerró sus fronteras indefinidamente a partir de hoy (17 de abril), y como resultado, los vuelos de repatriación programados para partir de Gran Caimán a Managua este sábado 18 de abril de 2020, han sido cancelados», informó la aerolínea en su sitio web.

Y aunque las fronteras siguen abiertas para viajeros internacionales, lo cierto es que en las fronteras terrestres no se ha permitido el ingreso de nicaragüenses que buscan ingresar al país y que han tenido que emprender largos periplos en Centroamérica para llegar a Nicaragua, donde son rechazados.

Lea además: Delta Airlines confirma a LA PRENSA que se retira de Nicaragua. Estas son las conexiones directas que se pierden con EE.UU.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: