Aminta Ramírez: «Fue una campaña mal elaborada, hipócrita y doble moral»

En este ping-pong nos cuenta del ataque que recibió en redes sociales, sus gustos y el país donde le gustaría vivir. Además cuenta lo que opina de Daniel Ortega y Rosario Murillo

La periodista de Canal 10 conversó con la revista Domingo sobre sus gustos. LA PRENSA/ÓSCAR NAVARRETE

La periodista de Canal 10 conversó con la revista Domingo sobre sus gustos. LA PRENSA/ÓSCAR NAVARRETE

Nació el 26 de agosto de 1984 en Managua, estudió Relaciones Internacionales, recientemente desde los medios oficialistas iniciaron una campaña en su contra. Le gusta la música urbana y el pollo a la plancha.

¿Qué olor le recuerda su niñez?
La flor de amapola y el talco infantil.

¿Cuál era su juguete favorito?
Un osito de peluche que mi mamá tenía guardado.

¿Cómo se describiría en tres adjetivos?
Amable, honesta y diligente.

Tres deseos.
Una Nicaragua libre de represión, prosperidad económica y bienestar espiritual.

¿Qué le pone nerviosa?
Presentar en cámara o cantar en público.

Si pudiera cambiar algo en el mundo ¿qué sería?
La indiferencia a Dios y al prójimo.

¿Qué tipo de música le gusta bailar?
Música urbana, rock alternativo, pop.

¿A quién admira?
A Jesús por su amor a la humanidad y la autoridad que tenía para hablar.

¿Cuántas veces se baña al día?
Una o dos veces.

¿Qué piensa del último ataque que recibió en redes sociales?
Fue una campaña mal elaborada por periodistas y medios oficialistas que con hipocresía y doble moral promueven e incitan a la violencia. Igual les bendigo a todos.

¿Cuál es su comida favorita?
Pollo a la plancha o espagueti.

¿En qué país le gustaría vivir?
En el imperio yankee, Australia o Suiza.

Un recuerdo triste.
El fallecimiento de mis abuelitos paternos.

¿Qué opina de Daniel Ortega y Rosario Murillo?
Mi ética como persona y cristiana me hace considerarles autoridad y gente de la tercera edad. No tengo ningún sentimiento de odio hacia ellos. Sin embargo, como profesional de la comunicación debo señalar una larga lista de asuntos pendientes con los nicaragüenses y que gozan de un repudio profundo. Espero pacientemente que sean removidos de sus cargos o que tengan la dignidad de apartarse para darle lugar a la nueva generación.

Un mensaje para Nicaragua.
A mis bellos compatriotas que tengan coraje y valentía para denunciar cualquier atropello.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: