LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

Carlos Aranda durante un partido de San Fernando. LAPRENSA/ CORTESÍA

Padre de coach del San Fernando asegura que su hijo murió con todos los síntomas de Covid-19

El padre del coach del San Fernando criticó la falta de ayuda del Minsa para el entierro y la tardía reacción de los responsables del beisbol por no frenar antes el campeonato

El deporte nacional se encuentra de luto. La madrugada del jueves falleció Carlos Aranda (hijo), el coach del San Fernando, quien estaba internado en el hospital desde el pasado domingo. Su padre, Carlos Aranda, aseguró que su hijo tenía todos los síntomas de Covid-19. En el hospital, afirmó, no le dijeron de qué murió su hijo de 59 años y la constancia de defunción se la entregan hasta este viernes. “ No sabemos qué le irán a poner, pero todos sus síntomas eran de coronavirus”, manifestó a LA PRENSA el expelotero.

Los malestares de su hijo, cuenta Aranda,  comenzaron con un dolor en el brazo el miércoles de la semana pasada, después de un viaje a Bonanza que hizo con el equipo San Fernando. “Su hermana le aconsejó que no se presentara al juego del Bóer, pero él dijo que debía ir porque era responsable y les dijeron que el que no se presentaba, le quitaban el salario y le metían dos años de castigo. Era un entusiasmado del deporte, quiso ser responsable en sus cosas y por miedo a que no le pagara y ahora no sé si lo van hacer”, aseguró el expelotero del San Fernando, de 77 años, quien afirmó que los alcaldes de Masaya y los Pueblo Blancos obligaron al equipo a que jugara como que no pasaba nada.

La muerte de Aranda es la segunda muerte en el ámbito deportivo. Hace unos días falleció, también con síntomas de coronavirus según denunciaron sus familiares, Alberto «Paraíso» Mendoza, miembro del Salón de la Fama Nicaragüense y considerado uno de los mejores jugares de softbol.

“Aquí nada está normal. Nosotros estábamos en el hospital y estábamos viendo como salían los muertos, pero eso no lo dicen. Es una injusticia, una barbaridad, un salvajismo lo que están haciendo los directivos del deporte. Carlos Reyes (de la Comisión del Beisbol) dijo el sábado que iba a ver por qué el resto de peloteros no se presentaron, que por qué estaban jugando con pícheres. Es un imbécil y un salvaje. Con eso no se juega.  Es una cuestión seria. Son unos irresponsables. Son un desastre los que dirigen el deporte ahora. Exponen a peloteros y fanáticos a desbaratar sus vidas. No son humanos”, señaló el expelotero.

Aranda hijo asistió el pasado sábado en el inicio de la serie (tres juegos) entre San Fernando y Bóer en Masaya. «Me asustó él ese día (sábado) que lo miré por televisión, miré a alguien que se acercó a hablar con él y de pronto se perdió, no lo vi. Llamé a la hermana para ver qué pasaba y me dijo que el domingo no quiso ir, no pudo. Estuvo en la casa tomando medicamentos caseros. En la noche le agarró la cosa más fuerte y lo llevaron al hospital con calentura, dolor en el cuerpo y dolor de cabeza. Lo llevaron directo a intubar», detalló el padre.

La exfigura del beisbol nacional criticó a la tardía reacción de la Comisión de Beisbol y la Feniba, que apenas este jueves ordenó la suspensión del Campeonato Nacional.  «Es más importante la vida del humano que estar haciendo esta farsa. Carlos Reyes decía que era una gripe y el cácher Enmanuel López cayó desmayado en Managua, pero no pasa nada, no es posible, se están pasando. Nemesio Porras (presidente de Feniba) jugó conmigo, sabe quién soy y debieron hacer un poco de conciencia y tener corazón», señaló el adolorido padre, quien indicó que aún no habla con la esposa de su hijo para conocer más detalles.

Enterraron sin protección

Aranda padre aseguró en la madrugada del jueves lo llamaron para informarle la muerte de su hijo y cuando llegó casi se lo dan cambiado. «Me estaban dando otra persona que no era él y ya estaba en la caja, pero uno de los muchachos se puso las pilas y vio que no era y fueron revisar. Con la cédula lo identificaron e hicieron el cambio. ¿Cuántas confusiones han pasado y no dicen la verdad? Iba a llevar una persona que no era».

También el exbeisbolista recriminó que un momento tan difícil no le hayan brindado la atención debida para enterrarlo. «No hubo asistencia del Minsa y nosotros los peloteros somos los payasos del circo cuando estamos jugando. Ellos están con el vaso de whisky sentados, en risas gastando el dinero del pueblo, pero no se acuerdan de los que hacen las maromas en el terreno cuando están infelices o desgraciados. Soy pelotero viejo del San Fernando y me duele porque quise mucho al equipo, di mi vida y que nos paguen con esas cosas».

Aranda señaló que le pidieron enterrarlo inmediatamente, pero que lo hicieron hasta las 6:00 a.m., porque a esa hora encontraron una farmacia abierta donde compraron mascarillas y guantes. «Queríamos tener ayuda para usar los trajes blancos, los especializados para eso, fui personalmente al Silais y dijeron que no tenían orden de venderlos ni alquilarlos. No hay consideración en un momento crítico. Entonces un hijo y tres nietos lo enterramos como pudimos y arriesgándonos, solo usamos camisas mangas largas,  tapabocas y guantes».

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: