Ortega infla cifras de muertes por neumonía y esconde casos de Covid-19

Médicos consideran que detrás del gran salto en muertes por neumonías en lo que va del 2020 hay casos de Covid-19. Una comparación con boletines epidemiológicos revela cifras infladas para neumonía

neumonía

La neumonía fue la octava causa de defunción en Nicaragua durante el año 2017, según datos del Minsa. LA PRENSA/ARCHIVO

Las cifras de muertes por neumonía que brindó Daniel Ortega en la comparecencia de este lunes son incongruentes con los datos de mortalidad que el Ministerio de Salud (Minsa) publica a través de los boletines epidemiológicos semanales. Los especialistas, hasta ahora, no se explican de dónde sacó 309 muertos en lo que va del 2020 por neumonía, cuando hasta inicios de mayo, se contabilizaban 86 fallecidos por esa causa; sin embargo, es probable que se deba a la pandemia.

En una inusual comparecencia el pasado lunes 18 donde solo estaba acompañado por Rosario Murillo, el presidente de la Asamblea Nacional, el sancionado Gustavo Porras y el ministra de Salud, Martha Reyes; Ortega además de confundirse con la fecha brindó cifras de muertes por neumonía desde el año 2015. Todas las cifras rondaban los 300 fallecimientos haciendo cada año un corte al 15 de mayo.

Sin embargo, este Diario realizó una revisión de todos los boletines epidemiológicos desde el 2016 ─pues 2015 no está disponible en el sitio del Minsa─ para cotejar los datos de la mortalidad por neumonía, según el período brindado por Ortega. La diferencia entre las cifras que brindó Ortega y lo reportado en los boletines epidemiológicos de cada año en muchos de los casos es abismal, lo que indica que las cifras dadas por Ortega para cada uno de los años están infladas en relación a los datos de los boletines epidemiológicos del Minsa.

Por ejemplo, en el 2016, que el mandatario destacó la defunción de 329 personas, sin epidemia, presenta una diferencia de 220 muertes con respecto a las 109 que refleja el boletín epidemiológico del Minsa de ese año en la semana 20, que es la que corresponde al 15 de mayo.

Especialistas consultados por LA PRENSA coinciden en que el régimen continúa con su política de opacidad en cuanto a los datos referentes a los efectos de la pandemia en Nicaragua y solo pueden especular que la inmensa disparidad esté relacionada con casos de Covid-19. Ya muchas personas que en las últimas semanas han sufrido la pérdida de familiares luego de presentar síntomas de Covid-19 han denunciado que la causa de muerte en los certificados de defunción es «neumonía atípica» pero les han ordenado enterrar a sus familiares de inmediato.

Ortega coqueteó con la posibilidad que estas muertes por neumonía estuvieran relacionadas con la Covid-19, pero no se atrevió a lanzar un dato claro al respecto. “(…) Por otro lado, también tenemos lo que es el ciclo normal de fallecimiento por neumonía, donde no todos estos tienen que ver con el coronavirus”, expresó Ortega, mientras al lado estaba la ministra de Salud, Martha Reyes, quien al día siguiente repitió los datos en una sorpresiva presentación de estadísticas de salud, durante la conferencia semanal sobre la pandemia de Covid-19.

Los datos de los cinco años presentados tienen inmensas diferencias con el boletín epidemiológico

En lo que respecta al año 2020, la diferencia entre el dato de mortalidad de neumonía hasta la mitad de mayo de 2020 brindado por Ortega y lo que dice el Minsa en su boletín de la semana epidemiológica 18, tienen una diferencia de 223 fallecidos. El boletín solo contabiliza 86 muertes. El Minsa aún no publica los boletines de la semana 19 y 20, que miden los casos y muertes de las enfermedades hasta el 15 de mayo.


El salubrista Carlos Hernández explica que el gobierno no habla claro si las muertes corresponden a neumonías o Covid-19, pero “ya admitieron que hay una confusión en esos datos y eso es lo que nos parece a nosotros muy relavante”, expresó. “Cuando está hablando de eso -estadísticas-, está admitiendo que detrás de esas neumonías hay casos de Covid-19”, sostuvo el especialista.

Lea además: Así viven la pandemia los vecinos del hospital Alemán Nicaragüense 

El neumólogo Jorge Iván Miranda, de la Asociación Nicaragüense de Neumología, explicó que es probable que al gobierno sí les pasen las cifras reales y las que publican en el sitio oficial del Minsa sean “maquilladas”, y por eso hay incongruencias; incluso, él considera que lo mismo harán con los informes semanales de la pandemia, reportar más datos con grandes saltos estadísticos entre semanas hasta alcanzar las cifras reales.

El experto no sabe si la diferencia entre los acumulados de muertes de los boletines epidemiológicos con los que brindó Ortega se deben a equivocaciones o lo hicieron a propósito, pero si hay una gran diferencia, afirmó. Considera que el incremento de muertes por neumonía se debe a la pandemia por el nuevo coronavirus. Él mismo junto a otros profesionales de la salud han señalado, que ante la falta de transparencia de las autoridades sobre la evolución real de la epidemia en el país, los diagnósticos por neumonía atípica podrían utilizarse como un indicador para medir el avance del SARS-CoV-2 en Nicaragua.

Bajan casos de neumonía pero sube la letalidad

En un contexto en el que los diagnósticos por neumonía atípica se han conocido mucho más, en un intento de disfrazar los casos de Covid-19, la lógica indica que los casos de neumonía tendrían que haberse disparado; sin embargo, en los boletines del Minsa la tendencia es hacia la disminución.

El rango de casos nuevos de neumonías cada semana era de dos mil a dos mil quinientos, explica el salubrista Hernández, pero desde la semana 16 la variación de casos se mantiene por debajo de los mil. Este comportamiento lo asocia a que las medidas de prevención ante la Covid-19, también han favorecido a la protección contra otros tipos de virus.

No obstante, el porcentaje de letalidad de la neumonía es la que sube, pasa de 1.6 por ciento a 6 por ciento, y esto ocurre, precisamente, cuando lo casos son menores y se supone que el sistema sanitario está más preparado que nunca, debido a la epidemia de Covid-19.

“Detrás de esas muertes por neumonía hay neumonías muy severas, que son más compatibles con Covid-19, que con las neumonías tradicionales que venían, esa es la única explicación”, sostiene el experto. El problema es que no se han realizado pruebas para poder decir que esto es Covid-19, expresó. Pero lo más curioso es que con las cifras que dio Ortega el lunes, desde enero a la mitad de mayo, la letalidad se dispara a 10.8 por ciento, sostiene Hernández.

Para el doctor José Luis Borgen, durante la comparecencia de Ortega hubo muchos datos errados, pero más allá de eso, destaca que a partir de esta, el Minsa dio un giro, al reconocer una gran cantidad de contagios, ya que antes mantenían cifras tan bajas que nadie creía.

Un mejor sistema de vigilancia

La salubrista Josefina Bonilla explica que los datos presentados por Ortega y la ministra Reyes, rompen el patrón de reporte que se ha estado realizando durante el tiempo que lleva la epidemia de Covid-19 en Nicaragua.

«Hay un reconocimiento implícito de la presidencia que ya no se podían seguir presentando datos de la forma en que lo estaban haciendo. A pesar de que modifican la presentación de datos, incluyen nuevas variables y datos que son distractores en la rendición de informe a la nación y al mundo. O los datos estaban escritos de una manera inapropiada o el presidente no los presentó como estaban en el documento», cuestionó.

Recordó que todo informe que realice el presidente debería venir de los eslabones de la cadena que conforman el sistema de vigilancia. Si se debilita el dato de origen lo que llega y se consolida no puede reflejar correctamente la realidad. Pareciera que el sistema de vigilancia de Nicaragua está enfermo, explicó la especialista.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: