LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

Mauricio J. Claver-Carone. TOMADO DE DIARIOS LAS AMÉRICAS

¿Quién es Mauricio J. Claver-Carone y por qué podría complicarle la vida a Ortega en el BID?

La administración de Donald Trump anunció este martes que postulará a Mauricio J. Claver-Carone para la presidencia del Grupo del Banco Interamericano de Desarrollo. LA PRENSA te explica quién es y por qué representa una amenaza para Ortega

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

La administración de Donald Trump anunció este martes que postulará a Mauricio J. Claver-Carone para la presidencia del Grupo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), cuya silla actualmente es ocupada por el colombiano Luis Alberto Moreno, que concluirá su periodo  en septiembre próximo tras 15 años de gestión.

“La nominación del Sr. Claver-Carone demuestra el fuerte compromiso del presidente Trump con el liderazgo de Estados Unidos en importantes instituciones regionales y con el avance de la prosperidad y la seguridad en el hemisferio occidental. Confiamos en que su liderazgo del BID fortalecerá su capacidad de generar impacto en el desarrollo de la región «, dijo Steven Mnuchin, Secretario del Tesoro de los Estados Unidos, según cita un comunicado.

De conseguir la Presidencia del BID, esta sería la primera vez que el organismo financiero es dirigido por un ciudadano estadounidense. En sus seis décadas de fundación, el Banco Interamericano ha estado en manos de cuatro presidentes latinoamericanos.

Lea además: Quién es la cubana-estadounidense Carmen Reinhart, la economista más citada del mundo y nueva líder del Banco Mundial en medio de la crisis por el coronavirus

Si se echa una mirada atrás, en las elecciones presidenciales en el BID, la administración de Claver-Carone al frente del organismos es casi un hecho. Para ganar la máxima silla del organismo, el respaldo de Estados Unidos a un candidato es fundamental, pues su poder accionario dentro del banco es significativo: 30 por ciento, el  mayor entre todos los socios miembros.

Pero además Claver-Carone es un viejo conocido entre los organismos multilaterales. Según el Departamento del Tesoro, fue representante de los Estados Unidos ante el Fondo Monetario Internacional, así como Asesor Principal del Subsecretario de Asuntos Internacionales del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos y como abogado asesor con la Oficina del Contralor de la Moneda del Departamento del Tesoro.

Pero más allá de sus méritos académicos y profesionales, Claver-Carone es una amenaza para Ortega. El principal diseñador en la Casa Blanca de la política de presión contra Nicolás Maduro y el endurecimiento del embargo Cuba, también conoce a la dictadura de Daniel Ortega y fue quien dejó al régimen fuera de un programa millonario de ayuda de Estados Unidos para América Latina.

En diciembre del 2019, cuando se anunció el programa de inversión conocido como «América Crece», Claver-Carone, actualmente asistente Adjunto del Presidente Trump y Director Principal para Asuntos del Hemisferio Occidental en el Consejo de Seguridad Nacional, dejó claro que el programa solo iba a beneficiar a «toda la región», es decir casi 30 países, pero dejaba excluida a las naciones no democráticas. Es decir, Cuba, Nicaragua y Venezuela.

De hecho el Departamento del Tesoro en su anuncio sobre la candidatura de Claver-Carone, explicó que durante el tiempo de este en la Casa Blanca, él encabezó la iniciativa  América Crece «para apoyar el desarrollo económico mediante la catalización de la inversión del sector privado en proyectos de energía e infraestructura en América Latina y el Caribe».

Lea también: Estados Unidos excluye a Nicaragua del programa «América Crece»

Róger Arteaga, exgerente del Banco Centroamericano de Integración Económica, explica que la intención del Gobierno de Trump de quedarse con la presidencia del BID es para continuar su presión contra las dictaduras, incluida la de Daniel Ortega, a través de este organismo que ha sido una fuente clave de financiamiento para el hemisferio.

«Estados Unidos está tratando de asegurarse los puestos claves en estas instituciones por la política que están implementando de ver cómo eliminar las dictaduras de América Latina. Entonces, el candidato que han escogido no ha sido un banquero, no ha sido un empresario, no ha sido un académico, sino que ha sido un halcón del Departamento de Estado, que ya se manifestó en contra de Ortega al excluirlo del programa de ayuda para América Latina», explica Arteaga.

Y muestra de esa política que la Casa Blanca de ejercer presión a través de los organismos financieros multilaterales, Arteaga sugiere mirar a la nueva economista jefe del Banco Mundial, Carmen Reinhart, una cubana-estadounidense  que también conoce el funcionamiento de las dictaduras en América Latina.

Reinhart huyó de Cuba a Estados Unidos con sus padres en 1966, cuando tenía 10 años y se ha mantenido muy de cerca sobre lo que pasa en el hemisferio, según un análisis de BBC Mundo sobre su nombramiento en el Banco Mundial.

«El economista principal de un banco, es el que dicta las políticas que se llevan a los directorios de las instituciones para que se aprueben. Es decir el economista principal tiene mucho peso en las instituciones y siendo de origen cubano y haber salido de 10 años de Cuba no cree que esté muy feliz de ver a los sandinistas en el poder», explica Arteaga.

De esta manera, a Ortega se le complica su situación en el Banco Mundial y la situación parece empeorarse si finalmente la presidencia del BID cae en manos de Trump, que ya impuso al régimen orteguista una legislación (Nica Act), que frena el acceso del Gobierno a recursos frescos, menos a los de índoles de ayuda humanitaria.

Puede interesarle: Ortega queda aislado financieramente. FMI apoya a cinco mandatarios de Centroamérica en lucha contra virus y esto es lo que dice sobre ellos

La Nica Act se aprobó el año pasado como castigo al régimen de Ortega, por la masacre de las revueltas civiles en abril del 2018, lo que le costó la vida a más de 328 nicaragüenses, miles de exiliados y heridos, así como hostigamiento a opositores, que aún persisten.

Estados Unidos está presionando para que en Nicaragua haya una transición democrática a través de elecciones libres y transparentes.

Antes de la represión del 2018, el Banco Mundial y el BID eran las principales fuentes de financiamiento del régimen de Daniel Ortega, los que incluso llegaron a elogiar la eficiencia de este Gobierno en la ejecución de los préstamos aprobados para proyectos de inversión.

Tras la Nica Act, que ordena al representante de Estados Unidos ante el directorio de estos multilaterales a utilizar su influencia para frenar el acceso al régimen orteguista, Nicaragua no ha vuelto a obtener nuevos créditos, lo que ha obligado a la dictadura a buscar financiamiento en el BCIE, cuyo costo financiero es mayor.

Arteaga cree que Claver-Carone se quedará con la Presidencia del BID. «Brasil, Argentina y Estados Unidos tienen el 50 por ciento de peso en los votos del BID. Estados Unidos tiene el 30 por ciento de las acciones y tiene poder de voto, Brasil tiene 11.3 por ciento de acciones y Argentina el 11.3 por ciento y México 7.3 por ciento. Eso le puede dar una idea del peso que pueda tener lo  que está proponiendo Estados Unidos», explica.

De hecho Claver-Carone dijo a El Nuevo Herald que Estados Unidos ya tenía “una coalición ganadora” para asegurar los votos necesarios para ocupar el cargo.

El diario al consultarle sobre Venezuela reiteró: “Estamos seguros de que habrá una transición democrática en Venezuela”.  “La región tiene una Venezuela y una Cuba pero es eminentemente democrática. El modo de evitar que se repita lo que ha pasado en Venezuela es asegurarnos de que haya desarrollo económico”, agregó.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: