Solidario con La Prensa de Panamá

Abrumados por las malas noticias globales y nacionales de la pandemia, pocos se han percatado, que agazapado y camuflado entre tantos titulares que parecen más importantes, un golpe mortal contra la libertad de prensa e información se fragua en Panamá, un país democrático ejemplar, donde no esperaríamos que algo así pudiese ocurrir.

Un caso de vieja data de una demanda civil por 5.5 millones de dólares interpuesto hace ocho años contra el diario La Prensa por el expresidente Ernesto Pérez Balladares por supuestos “daños morales” tras publicaciones que se hicieron entonces, es desempolvado en un juzgado local y la juez ordena la incautación de bienes susceptibles a “secuestro o embargo preventivo” de todas las cuentas bancarias por un valor de un 1,130,000 dólares.

Entre los bienes “susceptibles” a embargo de Corporación La Prensa SA (Corprensa) se encuentran las rotativas que se utilizan para producir el diario La Prensa y su gemelo Mi Diario, además de 2,500 toneladas métricas de papel y las acciones de los edificios que albergan los diarios. Esta acción fue desestimada posteriormente por la juez Lina Castro de León por considerar que estos activos son necesarios para la producción del diario. No obstante, la juez sí dio lugar al secuestro o embargo de todas las cuentas bancarias, dejando a Corprensa sin capacidad para recibir o dar pagos, de tal forma que los trabajadores no podrán seguir recibiendo su salario regularmente.

La demanda de Pérez Balladares tiene su origen en las publicaciones los días 21 y 22 de marzo del 2011 relativas al proceso investigativo que le estaba siguiendo la Fiscalía de Panamá al expresidente. La decisión de la juez ha causado gran revuelo en Panamá, particularmente entre el gremio periodístico.

El lunes pasado, el Consejo Nacional de Periodismo (CNP) emitió un pronunciamiento advirtiendo que la decisión de la juez Castro “es violatoria al derecho a la libertad de expresión y al derecho al acceso a la información que tienen todos los ciudadanos y pidió al presidente Laurentino Cortizo un pronunciamiento al respecto. Cortizo es correligionario de Pérez en el Partido Revolucionario Democrático (PRD), veremos si el presidente tiene la gallardía de pronunciarse a favor de un principio elemental en toda democracia, como es la libertad de expresión —que evidentemente está siendo avasallado, empañando de paso su mandato— o avalará la demanda de su correligionario.

Hace unos pocos meses, cuando el Diario LA PRENSA de Nicaragua tuvo su papel retenido por año y medio en la Aduana, obtuvimos solidaridad desinteresada de nuestros hermanos panameños, hoy en día que son ellos las víctimas, queremos manifestar nuestra solidaridad con estas palabras, desde un país donde los peligros contra la prensa libre acechan diariamente.

El autor es exministro y exdiputado.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: