Pleitos y alianzas en la oposición

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

Alianzas

Las agrias discusiones por cuál casilla electoral es más bonita o más fea, más limpia o más sucia, son dañinas y, sobre todo, estériles. Sin un cambio importante en el sistema electoral no tendría ningún sentido ir a elecciones. Y si ese cambio no puede incluir una reforma que permita a las alianzas políticas participar con su propio nombre y no bajo el alero de uno de los partidos legalizados por el régimen, pues ¿de qué reforma estaríamos hablando? Obligar a las alianzas a escoger uno de los partidos para que las represente es una de las trampas que Ortega colocó para fomentar el pleito, la división y las traiciones entre sus posibles adversarios. Que se maten solos, pues.

Pregunta

La gran pregunta es: ¿los partidos actualmente reconocidos por el Consejo Supremo Electoral, apoyarían una reforma que facilite la participación de otros partidos o que permita a las alianzas convertirse en la casilla electoral? Porque he oído a algunos dirigentes decir que no sería justo que surgieran ahora partidos con facilidades que ellos no tuvieron. La respuesta a esta pregunta divide, a mi criterio. a los opositores en dos formas: los que quieren que se sigan haciendo las cosas al viejo estilo, al estilo de Ortega, y los que quieren un cambio en la forma de hacer política. O lo que es lo mismo, quienes creen que lo importante es fortalecer a su partido, y quienes piensan que la prioridad ahora mismo, sobre cualquier cosa, es salir de la dictadura.

Presos políticos

Los presos políticos seguirán siendo carta de negociación. ¿Por qué cree usted que Daniel Ortega no ha decidido soltar a los últimos 97 presos políticos que tiene en sus manos? Técnicamente no le representan mucho, pues poco cambiaría en la lucha opositora con ellos fuera. Para él, solo sirven como reserva. Para tener qué dar en una negociación venidera.

Concesiones

Es que Ortega buscará a uno o varios de los grupos en discordia para apadrinarlos. Les podría conceder cosas como la liberación de los presos políticos, una demanda nacional muy sentida, pero que a él no le cuesta nada concederla. No toca su sistema electoral y cuando quiera vuelve a recoger tantos presos políticos más necesite, para hacer otra concesión en alguna negociación futura. Y por el otro lado, el grupo apadrinado dirá que le arrebató al régimen esa gran concesión para mostrarse como la legítima fuerza opositora cuando solo estará siguiendo un guion que nos lleva al mismo punto: continuación de la dictadura.

Candidatos

En una entrevista le pregunté a monseñor Silvio Báez si dejaría la sotana para asumir una candidatura presidencial opositora como muchos le piden. Él, tal como lo esperaba, dijo que no. Rotundamente no. Ahora, imaginemos que haya dicho que sí. Posiblemente muchos se alegrarían, pero estoy seguro que muchos también estarían ya tirándole piedras, porque aquí no aceptamos a nadie que enfrente al caudillo. Es como una especie de embrujo. Al dictador se le odia, pero al mismo tiempo se le protege, negándoles a todos la posibilidad de competir contra él. Nadie es digno de enfrentarlo.

Venezuela

Para saber lo que hará Ortega en las elecciones del 21 basta ver lo que está haciendo Nicolás Maduro en Venezuela. Maduro ha descabezado a las agrupaciones opositoras y está construyendo a una oposición a su medida. Eso es lo que veremos en Nicaragua. Y tanto Maduro como Ortega, pueden hacerlo, lo que está difícil es que en estos tiempos eso no les traiga consecuencias, como sucedía antes. Y también, podrá resultarles en Venezuela, pero no en Nicaragua. O viceversa. Y la clave de todo será siempre, más que la presión internacional, que los opositores estén unidos y dejen a Ortega o Maduro jugando solos.

Culpables

Son tiempos peligrosos los que vivimos. Así como lo que hicimos antes tuvo las consecuencias desastrosas que ahora pagamos, lo que hagamos ahora tendrá serias consecuencias para el país en el futuro. Si en el 2018 murieron más de 300 a manos de Ortega, ¿cuántos más van a tener que morir si Ortega se sale con la suya? Veo a muchos políticos jugando al vivo, atizando el pleito entre los adversarios de Ortega, para ver si suben sus acciones y agarran más.  También los veo, y es lo triste porque están conscientes de lo que hacen, buscando desde ya a quién echarle la culpa del desastre que ocasionarán.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: