LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

La productividad de los trabajadores, ¿otra víctima del Covid-19 en Nicaragua? Esto dicen analistas

Nicaragua tiene bajos niveles de productividad y la actual crisis sanitaria representa un desafío para evitar que esta se desplome, un reto que también a nivel mundial están afrontando las empresas

El coronavirus además de poner en jaque la salud de la humanidad, también ha puesto a prueba los niveles de productividad de los trabajadores, cuyos empleadores han tenido que echar mano del teletrabajo para evitar que las empresas se paralicen por completo. Y Nicaragua no es la excepción, pero los desafíos son mayores en una economía con graves problemas de productividad, que a criterio de especialistas y representantes empresariales aún es difícil medir cómo esta nueva forma de trabajar está afectando este indicador.

En Nicaragua un empleado formal trabaja en promedio 48 horas a la semana, tiene derecho a 30 días de vacaciones, 13 días feriados, más 52 días de descanso en domingo; es decir que de 365 días al año, en el país se trabaja unos 270, lo que convierte al país en uno de los que tiene menos días hábiles de trabajo en la región y menos productivo.

Mientras representantes gremiales consideran que aún es prematuro determinar los estragos que el teletrabajo pueda estar ocasionando en las empresas, el economista y catedrático Luis Murillo sí cree que esta ha retrocedido, pero asegura que por ahora esta no es motivo de preocupación sino la crisis sanitaria y mitigar el riesgo.

“En primer lugar la productividad es un rendimiento que tienen los factores de producción, donde tenés la cantidad de bienes y servicios que se producen al trabajar o el rendimiento de bienes y servicios que se producen por maquinaria. En el caso de Nicaragua ante de la crisis ya éramos un país con un rezago en la productividad y en este nuevo contexto eso ha pasado a un tercer plano de prioridad”, expresó Murillo.

Lea además: El teletrabajo o trabajo a distancia podría afectar el consumo de energía. Tomá en cuenta estas recomendaciones

Recientemente el Centro Internacional para el Trabajo y la Familia del IESE Business School de Barcelona realizó una investigación, sobre el impacto del teletrabajo en la productividad de los colaboradores, tomando en cuenta las circunstancias familiares y personales que podían interponerse. El estudio se realizó con 757 personas y muestra hallazgos importantes como el papel del jefe en la productividad, el estrés y las condiciones externas en los resultados del teletrabajo.

Poco apoyo de los jefes o supervisares

El estudio denominado “Mujer y trabajo en Remoto durante Covid-19”, elaborado por Mireia Las Heras y Maria Barraza señala que en este tiempo se ha recibido poco apoyo de los supervisores o jefes.

“Solo el 25 por ciento de los participantes muestran tener un alto apoyo por parte del supervisor. Mientras que el 60 por ciento reciben un apoyo medio, y el 25 por ciento un apoyo muy bajo. De los que consideran que tienen un apoyo alto del supervisor: 32 por ciento son hombres y el resto (68 por ciento) mujeres”, revela el estudio.

Lea también: BID pronostica para Nicaragua una gigantesca ola de destrucción de empleos formales. Especialistas temen por el INSS

El estudio indica que el apoyo del supervisor es muy importante para disminuir el estrés por el trabajo, a lo que se suman las situaciones personales y la misma depresión por el encierro, todo esto en detrimento de la productividad laboral.

Al respecto Carmen Hilleprandt, presidenta de la Cámara de Comercio y Servicio de Nicaragua (CCSN) manifestó que productividad va depender tanto de la empresa como del empleador. “La productividad va depender de cómo la empresa motive a sus trabajadores, hay que darles charlas de resilencia porque también hay mucha gente que necesita un empujón, una motivación para mejorar su productividad, incluso hay mucha gente con miedo y eso también afecta”, sostuvo.

Mario Arana,  presidente de la Cámara Americana de Comercio de Nicaragua, señala que es muy difícil medir el nivel de productividad en este tiempo.  “Es bien difícil medir hasta cierto punto el nivel de productividad, pero yo lo que veo en el caso del teletrabajo en lo personal es que hemos logrado funcionar casi como estábamos funcionando antes, pero nuestro entorno no es el más favorable”, sostuvo.

Puede interesarle:Ni vacaciones ni salario deben ser tocados por medidas contra pandemia

Los beneficios del teletrabajo

Hilleprandt señala que la ventaja del teletrabajo es que podés estar más cerca de tu familia, lo que puede mejorar tu nivel de productividad. “Hay personas que pueden ser más productivas estando desde su casa, porque depende del entorno, quizás no tenés un lugar donde trabajar bien, pero que la gente va buscando sus espacios”, dijo.

La líder del sector comercio señala además que trabajar desde la casa, resta el tiempo de traslado, lo que antes restaba competitividad, pero además significa un ahorro en dinero.

“Si antes el viajes a tu trabajo te restaba tiempo ahora eso ya no pasa, ese costo además es menor, con solo el viaje tenía dos horas de menos productividad, ahora eso no pasa, es más yo siento que hay personas que están trabajando más de la cuenta”, explica Hilleprandt.

De igual forma Arana señala que se trabaja mucho más que antes, pero “se logra mucho más porque a través de internet se pueden hacer múltiples reuniones igual como que fueran reuniones personales, tenés la eficiencia de no estarte moviendo de un lado a otro, yo encuentro que puedo ser más productivo ahora”.

Lo negativo del teletrabajo

Por su parte el economista Luis Murillo considera que muchas personas aún no se han adaptado a este sistema, de reuniones virtuales, extensas horas pegados a la computadora, nuevas plataformas de comunicación, entre otras cosas.

“En Nicaragua la mano de obra no está acostumbrada al teletrabajo, porque normalmente están acostumbrado en ir a la empresa, estar 8 horas ahí, eso ha afectado el nivel de productividad porque además no hay condiciones en los hogares”, dijo Murillo.

“Sin embrago hay un problema más serio en cuanto a la productividad, y es que las personas han tenido que asumir nuevos costos, que prácticamente no los tenían, por ejemplo el pago de internet y el alto costo de la energía, eso afecta la productividad del trabajador, pero además es bastante difícil hablar de la productividad en este contexto”, agregó.

Hilleprandt señala que se siente como que el trabajo se extiende por más tiempo. “Creo que las empresas tienen un gran reto también de coordinarse con Recursos Humanos para que no te manden correos en la noche, porque a veces piensan que porque estas en la casas estás tranquilo en un sofá, tiene que haber un respeto porque es una nueva manera de hacer negocios”.

Pero además el estudio internacional recomienda los jefes o supervisores no se centren en el horario de trabajo, que se mantengan cercano con el empleado, siempre mostrando su disposición a ayudarle, mantenerse en contacto con los empleados, a través de diversas plataformas y por último señala que es importante animar a las personas a que se desconecten del trabajo para que no tengan la percepción que todo el día deben estar alertas para contestar.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: