Prevención en la pandemia del Covid-19

En relación con las medidas de prevención en esta pandemia, es importante hacer énfasis en esta ocasión en la protección de la propagación, especialmente de ese grupo de personas (alrededor del 80 por ciento) portadoras del virus, que son asintomáticos, pero que igualmente transmiten la enfermedad.

La transmisión del SARS-2CoV-2 se da básicamente por gotas respiratorias o de saliva, esto puede suceder entre personas que están en contacto cercano a una distancia menor de 2 metros, cuando una persona infectada sintomática o asintomática tose, estornuda o habla, estas gotas pueden terminar en la boca, nariz o posiblemente ser inhaladas y llegar a los pulmones de otras personas.

Actualmente Nicaragua se encuentra en fase 4 o de transmisión comunitaria y se ha observado por datos oficiales que tiene la mayor mortalidad de la región 3.19 por ciento, reportando al 12 de julio 2,846 casos y 91 muertos y por datos del Observatorio Ciudadano Covid-19 (organismo independiente que le da seguimiento a la enfermedad) al día 8 de julio muestra datos de 7,893 casos acumulados con 2,225 muertes, superior al 25 por ciento de mortalidad.

En un estudio publicado en The Economist, por De Kai et al, de Johns Hopkins University CSSE, realizado en forma observacional de 172 estudios a través de 16 países, nos informa que los países que tomaron la decisión de normar la obligatoriedad de la mascarilla o protector facial en toda la población, tuvieron un número inferior de casos comparados con aquellos que entraron en cuarentena estricta sin aplicar la obligatoriedad de la mascarilla o el protector facial.

Beijing, Hong Kong, Japón, Corea del Sur implementaron el uso de la mascarilla o protector facial en los primeros 10 días de inicio de los casos y el total de casos fue menor, al contrario sucedió con Alemania, Francia, Inglaterra y EE.UU., quienes primero realizaron cuarentena y tardíamente implementaron o están por implementar el uso de la mascarilla o protector facial de carácter obligatorio.

La mejor manera de prevenir la enfermedad es evitar la exposición al virus, algo que se hace más difícil cuando estamos en etapa 4 o propagación comunitaria, por lo que se hace imperativo transmitir a toda la población las medidas que nos ayuden a desacelerar y detener el aumento exponencial de los casos positivos, estas medidas son: —

Respetar las medidas de distanciamiento social (1.8 metros de distancia).
—Lavado de manos con agua y jabón, aplicar alcohol gel con regularidad.
—Mantenerse en la casa en la medida de lo posible.
—Utilización obligatoria de mascarilla o protector facial a todas las personas, sobre todo aquellas que atienden público en general, supermercados, mercados, paradas de buses, restaurantes, bancos, empresas privadas, salones de belleza, choferes de trasporte público y remunerado, pasajeros de los mismos, personas que visitan centros de salud, hospitales, cárceles, las personas cuidadoras de adultos mayores y de personas con discapacidad, quienes prestan servicios en asilos, hogares de ancianos, personas que laboran en call center, maquilas o zonas francas con aglomeración de personas. En general toda población con contacto con otras personas.

Tal y como comenta en su Twitter el muy respetado infectólogo nicaragüense, doctor Carlos Quant Durán, use el cubre boca por 3 razones: humildad, amabilidad y por la comunidad.

Así, juntos, lograremos detener esta escalada de la pandemia en Nicaragua.

El autor es médico, cirujano pediatra.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: