Importancia de elección en el Cosep

En septiembre 2007, José Adán Aguerri fue electo por primera vez presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep). Poco tiempo después entabló una buena relación con el régimen orteguista.

Se dice que el dictador envió el mensaje a los empresarios (no puedo saber si es cierto), de que el Gobierno solo dialogaría con Aguerri. Por esta razón a la elección del presidente del Cosep no se presentaban candidatos y Aguerri, sin contrincante, era reelecto de manera unánime por el respaldo de las 22 cámaras habilitadas para votar.

Pero el mejor tiempo para los empresarios fue el peor para el pueblo que sufría fraudes electorales, represión, censura, persecución, tortura, asesinatos, etc. Nada de ello era ajeno al Cosep. A gritos se le pedía al empresariado que rompiera con el régimen y se solidarizara con el pueblo. Hasta que llegó abril 2018 y solo entonces el Cosep rompió con el régimen, porque no podía hacerse de la vista gorda ante la brutal represión que desató contra la población.

Ahora, pronto el Cosep va a realizar elecciones internas y al parecer la pretensión de Aguerri es seguir mandando, lo que significa otra reelección. Cabe recordar que Aguerri se ha mantenido en el poder haciendo reformas a los estatutos para beneficio personal.

El Cosep ya no tiene relación con el Gobierno, por tanto el cuento de que el dictador solo quería a Aguerri al frente del gremio empresarial para negociar, se terminó. Además, parecía que Aguerri estaba a punto de lograr la tan ansiada reelección, pero de pronto apareció alguien que dijo que competiría por la presidencia del Cosep, lo que movió el piso a Aguerri y a sus seguidores.

Sin embargo, surgió sospechosamente un segundo candidato, que es afín a Aguerri, según algunos para continuar con un aguerrismo sin Aguerri.

Los integrantes de la actual cúpula empresarial temen perder y salir del juego político al que han estado acostumbrados. Pero al dejar José Adán Aguerri la presidencia del Cosep, también debería salir de la representación en la Alianza Cívica, lo que sería positivo porque a mi juicio su presencia ante el pueblo nicaragüense es non grata.

Es importante que por el bien de la empresa privada y de Nicaragua José Adán Aguerri no se presente como candidato a otra reelección de presidente del Cosep. Su presencia allí por 13 largos años, realizando reformas los a estatutos para lograrlo, y la forma en que se relacionaba con la dictadura mientras el pueblo sufría, es contrario a lo que debe de hacer un demócrata.

También sería desastroso que se estableciera un aguerrismo sin Aguerri. No se puede negar el peso político nacional del Cosep, pero sus líderes tienen que ser congruentes con lo que predican.

El autor es comentarista político.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: