LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

LA PRENSA/ARCHIVO

Microfinancieras registran 125 personas fallecidas por Covid-19, tienen menos fondos externos y se dispara el riesgo

Sharon Riguero, directora ejecutiva de Asomif, explicó que se están tomando las medidas para apoyar tanto a los clientes como a los colaboradores durante esta crisis sanitaria. También aclara qué ocurre con las deudas de microcréditos de los fallecidos por esta pandemia

La crisis sanitaria que ha desencadenado la Covid-19 ha causado estragos en las microfinancieras nicaragüenses, no solamente desde el ámbito financiero sino también en la salud de los trabajadores y clientes.  La Cámara de Microfinanzas (Asomif ) registra 2,259 casos de contagios, de los cuales 125 personas, entre clientes y colaboradores, han perdido la vida,  superando las estadísticas del Ministerio de Salud (Minsa), que solo reporta 99 muertes debido a la pandemia.

Según información de la Cámara de Microfinanzas hasta junio se reportan 1,985 clientes contagiados de Covid-19, de los cuales han muerto 124. De igual manera  se contabilizan 274 trabajadores infectados, lo que representa el 9 por ciento del total de empleados que tienen en planilla las entidades dedicadas al microcrédito asociadas a Asomif y que están presentes en todos los rincones del país.

Sharon Riguero, directora ejecutiva de Asomif, explicó que se están tomando las medidas para apoyar tanto a los clientes como a los colaboradores durante esta crisis sanitaria. Expresó que hasta el momento no tienen toda la información acerca de los contagios del Covid-19 por departamento, pero están trabajando para ahondar en el tema.

También aclaró que cuando un cliente fallece por Covid-19 u otra enfermedad no significa que la deuda desaparece. “Todo depende de los convenios que se hayan suscrito al momento de la firma del contrato de crédito, si el cliente suscribió un seguro de deuda, cuando fallece este automáticamente cubre el saldo, si no es el caso, como cualquier deuda, no se extingue con la muerte sino que sigue a los fiadores o la garantía que se haya puesto”, dijo Riguero.

Lea además:Se dispara la mora y cartera en riesgo de las microfinancieras, mientras el crédito cae 37%

Otras afectaciones que ha generado el coronavirus

La pandemia además ha causado la reducción del poco financiamiento externo que le quedaba al sector después de la crisis del 2018. Hay que destacar que los acreedores internacionales son los que soportan las operaciones del microcrédito en Nicaragua.

“La crisis de abril del 2018 provocó que los organismos proveedores de fondos tuvieran un parón significativo, suspendieron los desembolsos, empezaron inclusive a pedir pagos anticipados de sus deudas y suspendieron los flujos que ya estaban aprobados, ya en el 2019 se empieza a notar una leve recuperación pero todavía no llega a los niveles acostumbrados de flujo, tanto es así que se calcula que de todo el dinero que se ha pagado a las fuentes de crédito, no ha regresado más allá del 40 por ciento”, dijo Riguero.

Las estadísticas que presentó Asomif detallan que la cartera de crédito se ha contraído un 13.5 por ciento en el primer semestre del 2020, de manera que en diciembre del 2019 el saldo era de 316.10 millones de dólares y al término de junio del 2020 esta alcanzó los 273.35 millones de dólares, lo que significa que 42.75 millones de dólares menos.

Lea también:Por qué las medidas que se aplicaron en Nicaragua para dar un alivio financiero no se parecen a las que impulsaron los países de la región

Detrás de esos porcentajes hay una realidad,  que ya no están esos 42.75 millones de dólares que hasta el 2019 dinamizaban la economía en forma de microcréditos en el sector agrícola, pecuario, comercio, servicio, industria, vivienda y consumo, lo que ha provocado que miles de nicaragüenses se queden sin ese servicio financiero.

No obstante, si se compara con la cartera de crédito que se tenía diciembre del 2017 con junio 2020, esta ha perdido el 51 por ciento de su tamaño, lo que implica 285.55 millones de dólares menos que no llegaron a los nicaragüenses, donde la banca está ausente.

Después del crédito hipotecario, que acumula un desplome del 74 por ciento,  los préstamos para servicios y comercio son los más golpeados, con reducciones de 59 por ciento y 52 por ciento, respectivamente, con relación a las cifras que se tenían en el 2017. Es decir que esta recoge el impacto de dos años y medio de recesión y el efecto actual de la crisis sanitaria.

También se desploman las carteras de los microcréditos de industriales y pecuario, con reducciones acumuladas en la primera mitad de este año de 53 por ciento y 47 por ciento, respectivamente.

Menos sucursales y trabajadores

La crisis sanitaria también ha arrasado con el empleo y el número de sucursales con las que operan las instituciones de microfinanzas. Según números de Asomif, la planilla de las instituciones financieras pasó de 4,795 en el 2017 a 3,037 a junio del 2020, o sea se han perdido 1,758 puestos de trabajo en el sector.

Además en el caso de las sucursales, estas pasaron de 279 en el 2017 a 234 a junio de este año, siendo que en el primer semestre del 2020 cerraron tres.

Puede interesarle:Microcrédito busca salvataje para superar la crisis en Nicaragua

Aumenta la cartera en riesgo

Otro de los números alarmantes que maneja la industria de las microfinanzas es el incremento estrepitoso de la cartera en riesgo.

En diciembre del 2017, la cartera en riesgo mayor a 30 días era de 3.1 por ciento, una de las más bajas en Centroamérica, sin embargo a junio de este año se disparó a 19.3 por ciento, lo que representa un aumento de 522 por ciento. Solo este año, comparado con diciembre pasado, la tasa pasó de 16.4 por ciento a 19.3 por ciento.

Asomif señala que la crisis sanitaria ha generado mayor presión en la liquidez y en la capacidad operativa de las instituciones microfinancieras por la reducción del pago de los clientes y con el cumplimiento de los acreedores.

En cuanto a la normativa de alivio a los deudores del sector, que aprobó la Comisión Nacional de Microfinanzas (Conami) el pasado 22 de junio y que entró en vigencia en julio, Riguero comentó que hasta el momento desconocen cuántos clientes se han acogido a esta regulación de la Comisión Nacional de Microfinanzas.

“Si bien es cierto que la normativa entró en vigencia en julio, las instituciones ya venían dando este tipo de solución a sus clientes con problemas de pago, ya había movimiento de prórroga, de reestructuraciones, porque la crisis se había consolidado, ya venía del 2018, pero realmente no tenemos ese dato de cuántos han sido los clientes que han hecho uso de esa normativa”, dijo Riguero.

Medidas implementadas para enfrentar la crisis

Asomif dio a conocer que para hacerle frente a la crisis se ha proveído a los clientes medidas de pago y de gestión electrónica. De tal manera que se han hecho alianza con los bancos y redes de pago, así como la utilización de redes sociales como whatsapp, Facebook y páginas web.

Pero además la organización indica que se ha hecho gestión financiera focalizada, a través de reuniones, comunicados, coordinación con entes reguladores para emisión y ajuste de normativa adecuada a la crisis actual, capacitaciones y gestiones de fondos.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: