¿Merece el pueblo la dictadura?

La Coalición Nacional no ha podido entenderse con los líderes estudiantiles que surgieron como tales en las jornadas insurreccionales de abril de 2018. Por lo tanto, no ha logrado un acuerdo con ellos para que se integren en esa alianza opositora, que de consolidarse podría ser la mayor fuerza política que enfrentaría a la dictadura de Daniel Ortega en las urnas electorales. Esto en el caso de que hayan las reformas y garantías legales y políticas que son indispensables para que la oposición participe en las elecciones de noviembre de 2021.

Según información publicada en LA PRENSA del martes 4 de agosto, 14 organizaciones del sector juvenil y estudiantil que han estado negociando con los partidos políticos las condiciones de su participación en la Coalición Nacional, dieron a conocer el lunes de esta semana su decisión de suspender las negociaciones y aseguraron que “no se dejarán utilizar por la clase política criolla”.

No debería ser difícil entender que la unidad, alianza, asociación, acuerdo o como se le quiera llamar, de todos o de la mayor parte de los sectores de oposición a la dictadura, es algo absolutamente necesario para poder derrotar a Daniel Ortega y el FSLN en unas elecciones libres y limpias. Inclusive, aunque por falta de garantías la oposición no llegara a participar en los comicios del próximo año, de todas maneras cualquiera que sea la forma de lucha que se escoja para enfrentar a la dictadura, a esta solo se le podría derrotar con la unidad de toda o de la mayor parte de la oposición.

No entender esto es no comprender el abc de la política nicaragüense. Es incomprensible que quienes dicen ser demócratas y querer la democracia, sean incapaces de unirse solo para enfrentar y derrotar al enemigo común que a todos les causa daño de diferentes maneras. Solo para eso. ¿O es cierto lo que han dicho algunos filósofos y pensadores políticos, que el pueblo tiene el gobierno que merece? ¿Será que los nicaragüenses han merecido las diversas dictaduras que han tenido encima a lo largo de la historia nacional, hasta llegar a la actual que para muchos es la peor de todas?

Fue el conde José de Maistre, filósofo y teórico político de la época de la Gran Revolución Francesa, quien sentenció que los pueblos tienen los gobiernos que merecen. Hay quienes atribuyen la célebre frase a Maquiavelo, pero los historiadores han comprobado que en realidad fue De Maistre quien la dijo. Mucho tiempo más tarde, el novelista y político francés del siglo XX, André Malraux, observó que tal vez sería mejor decir que los pueblos tienen los gobernantes que merecen, pero también los que se les parecen.

Sin embargo, ambas consideraciones son relativas. Es cierto que hay mucha gente que merece las dictaduras y los regímenes corruptos, pero también existen siempre otras personas, inclusive mayoritarias que merecen la libertad y luchan por ella. En Nicaragua todas las dictaduras han tenido un considerable respaldo popular, pero muchos nicaragüenses las repudiaron como la repudian ahora. Y cuando tuvieron la oportunidad de demostrarlo lo hicieron, tanto en insurrecciones armadas como en rebeliones cívicas y en elecciones en las que fue posible votar libremente.

Ahora, seguramente la mayoría de los nicaragüenses volvería a rechazar a la dictadura, si las elecciones de 2021 fuesen libres y limpias y los dirigentes opositores se unieran, aliaran o asociaran para enfrentar juntos al dictador.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: