LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

jinotega

Complejo Judicial de Jinotega, en el cual se enjuicia al joven opositor Oliver Montenegro. LAPRENSA/ ARCHIVO.

Juez ordena traer con la policía a dos testigos en juicio contra opositor en Jinotega

"Quieren intimidar a las testigos con cárcel para que vengan a cambiar la versión de los hechos e inculpen a mi defendido",expresó la abogada y activista por los derechos humanos Yonarqui Martínez

El juez Adolfo Canales Sánchez, titular del Juzgado Distrito Penal de Juicio de Jinotega ordenó traer por la fuerza pública a Marcia Calderón y María Herrera López, quienes fueron ofrecidas como testigos por la Fiscalía, contra el opositor al régimen orteguista Oliver Montenegro, para el próximo miércoles 19 de agosto.

Oliver está siendo procesado por supuesto homicidio frustrado contra Juan Carlos Vásquez García, hechos ocurridos supuestamente  el 19 de mayo pasado en Wiwilí, Jiniotega.

«Quieren intimidar a las testigos con cárcel para que vengan a cambiar la versión de los hechos e inculpen a mi defendido, no hay otra razón. En estas dos primeras audiencias de juicio se ha visto que el expediente es prefabricado. En ninguna de las diligencias investigativas se menciona a Oliver, porque simplemente él no está involucrado en el caso y lo metieron a última hora y no tienen prueba para sostenerlo», expresó la abogada y activista por los derechos humanos Yonarqui Martínez.

Este miércoles, durante la segunda audiencia de juicio contra el joven opositor Montenegro Muñoz, de 21 años, comparecieron tres testigos, entre ellos un médico forense y dos oficiales de policía.

Le Puede Interesar: Fiscalía acusó de homicidio frustrado al opositor Oliver Montenegro Muñoz en Jinotega

Prueba ilegal en el proceso

El forense Pedro Sánchez Sequeira expresó que por las características de entrada y salida de la herida en el hombro de la víctima, la bala fue detonada a larga distancia y que el paciente le manifestó que no reconoció quien le disparó. «Dijo que vio a dos en una moto y dos chispas, luego no se acuerda de nada», dijo el médico en juicio.

El forense también declaró que él solo pudo examinar la herida de bala en el hombro de la víctima, porque este andaba tapada la otra herida y lo citó para una ampliación del dictamen forense y este no llegó.

El segundo testigo que declaró hoy fue el oficial Jorge Luis Rivera, quien manifestó haber realizado peritaje, aunque solo es investigador. Además, dijo que obtuvo los supuestos casquillos de las balas extraídas a la víctima de parte de la mamá de este.

«Este oficial Rivera llegó a mentir al juicio porque que dijo que la víctima llegó a interponer la denuncia el 20 de mayo de 2020 a la estación de policía y el forense dijo que estaba hospitalizado y que salió hasta el 22 de mayo. Además, dijo que la mamá de la víctima le entregó los casquillos de balas que extrajeron del cuerpo de su hijo y esto no está reflejado en el epicrisis del médico que atendió a la víctima, por lo que no existe y no hay pruebas que eso sea verdad. Esa prueba es ilegal porque fue un tercero quien las entregó, hay alteración en la cadena de custodia de la prueba», refirió la abogada Martínez.

Orden de captura

En este caso también hay orden de captura contra Edwin Rivera Montenegro, quien según acusación de la Fiscalía fue quien presuntamente realizó tres disparos contra la víctima, mientras Montenegro conducía la moto en que iba el ahora prófugo.

Según la Fiscalía, los hechos ocurrieron el 19 de mayo a eso de las 7:00 de la noche en el bar de la ciudad conocido como Maribel Vásquez,  ubicado en la comunidad Maleconcito del municipio de Wiwilí – Jinotega, donde la víctima se encontraba tomando licor con José Ramón Cárdenas y otro sujeto identificado como Daniel. En el mismo lugar supuestamente también estaban los acusados tomando licor.

A eso de las 8:00 de la noche la víctima salió del bar y se cruzó la calle para ir a abordar su motocicleta. El escrito menciona a alguien llamado Alejandro Montenegro, quien habría ido a tomar su moto y se cayó. La víctima le dijo «ideay Chato te caíste» y este le contestó «se me resbaló la llanta trasera de la moto»,  de acuerdo a lo establecido en el escrito presentado por el Ministerio Público de la dictadura.

Según la Fiscalía, Alejandro entró a uno de los bares, mientras la víctima (Juan Carlos García Vásquez) se quedó levantándole la moto. Luego, el acusado Oliver Montenegro conducía una moto y llevaba como copiloto al otro acusado Edwin Rivera Montenegro, quien portaba en una de sus manos una arma de fuego con intención de privarle de la vida.  El acusado Oliver supuestamente acercó la moto donde estaba la víctima y Rivera aprovechó la posición de indefensión que tenía la víctima, para darle tres disparos y huyeron del lugar.

Puede Interesarle: Fiscalía pendiente de pruebas en caso del opositor Oliver Montenegro

Asediados por la dictadura

La familia del procesado ha sufrido todas las formas de represión del régimen de Daniel Ortega, desde el 2018 por apoyar las protestas sociales en el país. A la fecha han asesinado a cuatro miembros de esta familia, entre ellos Oliver Montenegro Centeno, papá del ahora detenido. Este fue asesinado de forma atroz por policías y paramilitares en su finca en la comarca Esperanza de Quilambé en Wiwilí, ubicada a unos 330 kilómetros de Managua, el 23 de enero de 2019.

Luego, elementos desconocidos asesinaron a Edgar Montenegro Centeno y a su hijastro Jalmar Zeledón Olivas, perseguidos hasta Honduras, donde los asesinaron el 27 de junio de 2019. Luego asesinaron a Francisco Blandón Herrera,  esposo de Telma Montenegro el 27 de julio de 2019. Este también fue baleado cerca de su finca, por presuntos por paramilitares.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: