Una de las principales quejas de las defensoras de mujeres y familiares de las víctimas es la impunidad en que quedan estos crímenes. LA PRENSA/ARCHIVO

Organizaciones defensoras advierten manipulación y oportunismo con crimen de las niñas de Mulukukú

Los organismos consideran que si existiera la voluntad de proteger a la ciudadanía en especial a la niñez y a las mujeres de la violencia y el abuso sexual, las instituciones policiales y las instituciones dieran respuestas a las denuncias que se interponen

Organizaciones no gubernamentales que trabajan con la niñez y la adolescencias, y defensoras de los derechos de las mujeres, catalogan de «oportunista», al dictador Daniel Ortega y de estar manipulando el atroz asesinato de dos hermanas, de 10 y 12 años, ocurrido este fin de semana, en la Región Autónoma del Caribe Norte para seguir mantener la represión al pueblo.

A raíz del crimen de las niñas en la comunidad de Lisawe, jurisdicción de Mulukukú, Rosario Murillo divulgó que  Ortega ordenó a la Corte Suprema de Justicia (CSJ) realizar una reforma al sistema judicial para instaurar la pena de cadena perpetua para aquellos que cometan «crímenes de odio», con relación al doble crimen contra las menores.

Sin embargo, este martes 15 de septiembre, durante el acto de conmemoración al 199 aniversario de la Independencia Centroaméricana, amenazó a los opositores y excarcelados con penas de cadena perpetua, por promover la división y «crímenes de odio en contra del pueblo de Nicaragua».

Lea Además: Daniel Ortega orienta a la Corte Suprema de Justicia incluir la pena de cadena perpetua en Nicaragua 

«Él (Ortega) es un oportunista que cualquier situación la aprovecha para seguir reprimiendo al pueblo. La situación cada vez es más grave porque siempre se vulneran los derechos humanos, aquí no hay garantías de protección para nadie. Desde antes de 2018, hemos estado en una desprotección, lo que más se violan son los derechos humanos de todas las personas y quienes han sido más afectadas son las niñas y las mujeres», expresó la socióloga Maricé Mejía, enlace de la Red de Mujeres Contra la Violencia (RMCV).

Para Lorna Norori, psicóloga y experta en abuso sexual y violencia de género, es una falta de respeto que el régimen manipule una situación de asesinato y abuso sexual para llevar adelante su plan de cadena perpetua en contra de opositores.

«Me parece un grave irrespeto para las niñas, los niños, las madres de estas niñas y las niñas que murieron que se trate de manipular lo que ocurrió con ellas para legislar sobre cadena perpetua y agregarle el apelativo de ‘crímenes de odio’, cuando ya está bien definida lo que es la violencia de género y la violencia sexual en contra de los niñas, las niñas y las mujeres», dijo Norori.

La orden de Ortega no es para proteger a las niñas, niños y mujeres 

El coordinador del Observatorio de Derechos Humanos, de la Federación Coordinadora que trabaja con la Niñez y la Adolescencia Nicaragüense (Codeni), Marvín García, expresó que están claros que la medida de aplicar cadena perpetua, no es para darle respuesta a la población o brindar seguridad a las niñas y a los niños, puesto que, si esta fuese la voluntad de las autoridades tanto policiales como institucionales, ya se estuvieran dando respuesta a las denuncias de violencia sexual e intrafamiliar, a través de la aplicación de las leyes.

«Modificar la ley a estas alturas de la situación no viene a resolver nada, que apliquen la ley como debe ser, que funcionen la instituciones como debe ser y muy probable vamos a ver un cambio», señaló García.

Lea también: Daniel Ortega celebra la independencia de Nicaragua amenazando a los opositores con «cadena perpetua» 

Por otro lado, Mejía comenta que esta orden, (de cadena perpetua) no tiene ninguna consulta de expertos y que no cumple con las necesidades especificas para resolver la grave situación que esta pasando con la niñez y las mujeres en el país. «El caso de Mulukukú fue la oportunidad para imponer esta ley, llamando crimen de odio a cualquier propuesta o insurrección cívica», alerta.

Además que no viene a erradicar la violencia en contra de la niñez y las mujeres. «Para erradicar la violencia que es estructural y gravísima en Nicaragua, se necesita de recursos de prevención y educación, desde las edades pequeñas y de un plan integral para prevenirla y atenderla», explica la activista defensora de los derechos de las mujeres.

«En tanto no hay ninguna atención, ninguna política pública para que se atienda la violencia, el abuso sexual y el femicidio. Si no hay una política pública para eso, pueden incluso aplicar la pena de muerte y eso no va a evitar que se continué desarrollando la violencia», añadió Norori, del Movimiento Contra el Abuso Sexual.

Daniel Ortega es el primer promotor de la violencia 

Para Norori, es absurdo hablar de cadena perpetua o de tratar de erradicar la violencia cuando el mismo gobierno es el primero en promover esta violencia. «Lo que no podemos hacer es asumir que son otros lo que promueven el odio, cuando yo no me reviso y soy incapaz de decir que efectivamente no podemos seguir en esa misma línea, desarrollando una sociedad de exclusión, porque eso también tiene que ver con discriminación, con odio y significa violencia», señaló.

También Norori, cuestiona la posición de resolver el abuso sexual y la violencia de niñas, niños y mujeres con cadena perpetua, si el mismo Ministerio de Gobernación se encarga de liberar a los reos comunes que están purgando pena por abusos sexuales y femicidios, también.

Podría interesarle: Régimen excarcela a más de 22 mil reos comunes sin explicar mecanismos utilizados 

«Se oye como ridículo que legislen ahora sobre cadena perpetua, si de todos modos van a salir. Porque ya salieron más de 23,300 en dos años, cuántos femicidas y abusadores sexuales están ahí. Cuánta inseguridad ciudadana hay en esta país en estos momentos, porque están saliendo los delincuentes a la calle y no hay control sobre esto y se sienten con el permiso de hacer lo que quieren, en tanto hay una condición de impunidad para ellos», manifestó la experta en violencia.

Mejía coincide, en que la cadena perpetua no acaba con el problema, porque más tarde, el mismo gobierno los beneficiará con el indulto. «No hay garantías de protección ni para las niñas ni para las mujeres. Y si de justicia y de cadena perpetua hablamos que empiecen por ellos y los funcionarios públicos que han violado, matado como han querido o lo han permitido», señaló activista.

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: