LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

Abelardo Mata, obispo de Estelí. LAPRENSA/O.Navarrete

Monseñor Abelardo Mata propondrá al Vaticano al obispo Silvio Báez como su sucesor

El obispo de 74 años confirmó a LA PRENSA que en mayo 2021 pondrá su renuncia al Papa Francisco en cumplimiento al Derecho Canónico de la Iglesia

El secretario general de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) y obispo de la Diócesis de Estelí, monseñor Juan Abelardo Mata, confirmó a LA PRENSA su decisión de que en mayo 2021 pondrá su renuncia al cargo que tiene desde hace 32 años en la jurisdicción de la zona norte del país y que propondrá a su santidad el Papa Francisco que sea el obispo auxiliar monseñor Silvio José Báez quien ocupe su lugar.

Monseñor Mata cumplió el pasado agosto 44 años de vida religiosa después de ser ordenado como sacerdote en Guatemala, se ha caracterizado por ser beligerante y denunciar los abuso de poder del gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo en Nicaragua, y aún más cuando los ataques son en contra de campesinos y de la Iglesia católica, institución que desde abril 2018 ha sido objeto de persecución, amenazas y asedios dirigidos por el partido gobernante.

Lea además: El dolor que carga monseñor Abelardo Mata desde niño 

El obispo de 74 años, explicó a LA PRENSA que su decisión se da en cumplimiento con el Código de Derecho Canónico de la Iglesia que establece que al cumplir los 75 años todo obispo debe renunciar. «Nosotros tenemos respeto a la Ley, entonces el obispo a esa edad está obligado a poner su renuncia sea titular o auxiliar, yo el próximo año en junio cumplo los 75 años entonces yo pondré mi renuncia como en mayo, buscando una fecha de la Virgen Santísima», aseguró el obispo.

Monseñor Juan Abelardo Mata, y el obispo auxiliar monseñor Silvio José Báez. LA PRENSA / CORTESÍA
Monseñor Juan Abelardo Mata, y el obispo auxiliar monseñor Silvio José Báez. LA PRENSA / CORTESÍA

En cuanto a quién ocupará su lugar, el alto jerarca sostuvo que él propondrá a monseñor Silvio Báez pero que está consiente que la decisión está en manos del Vaticano. «El santo padre recibe la propuesta, pero con su dicasterio respectivo (departamento u organismo especializado para un tema o asunto de la Curia Romana) no está obligado a aceptarla y de hecho la recibe, pero no da el visto bueno hasta pasado un corto tiempo, porque nombrar a un obispo no es fácil, es un largo proceso de consulta, análisis, de estudio de candidato, no es de la noche a la mañana, uno lo presenta con tiempo conforme a la Ley pero el Vaticano también se toma su tiempo», explicó monseñor Mata.

Le puede interesar: Obispo Abelardo Mata denuncia que régimen orteguista lanza campaña de desprestigio en su contra

Monseñor Báez, su escogido

El obispo de la Diócesis de Estelí detalló que generalmente la praxis que se toma el Vaticano para nombrar al sucesor es entre 1 a 2 años máximo y que en algunos casos menos, cuando el obispo saliente tiene lista la sugerencia del sucesor.

«Es lo que estoy haciendo, porque creo yo que monseñor Báez debe ser valorado porque es un tesoro precioso de la Iglesia que está ahí en «standby» esperando un momento que no llega, y yo quisiera en lo personal porque valoro mucho su formación, su curriculum, y sobre todo su celo pastoral, pienso que de los obispos presente sería el obispo más apto para llevar las obras que hemos logrado montar a lo largo de estos 30 años en esta diócesis», apuntó monseñor Mata.

Los logros alcanzado en esa jurisdicción a criterio del obispo Mata es la dimensión pedagógica, robustecer la vida consagraba, la formación seminaristas de los futuros sacerdotes y la formación de todo el clero que son los «puntos torales» para que una diócesis «agarre fuerza».

«Estoy seguro de que si viene monseñor Báez valorará todo ese esfuerzo y no vociferará por tierra», señaló el religioso, que a la fecha sostiene que la salida del obispo auxiliar, en abril de 2019, no fue un «exilio» sino que se debió a una decisión del santo padre que pensó alejarlo de la situación Nicaragua ante tantas amenazas de muerte y desgaste humano.

CEN tiene conocimiento de su propuesta

El religioso aseguró que de forma oficiosa ya ha hecho pública su propuesta a los demás obispos de la CEN, a través de diálogos informales, para que «ellos (obispos) vayan madurando porque también la Conferencia no deja de jugar un rol importante en esta decisión porque se les consulta, muy particularmente al arzobispo, monseñor Leopoldo Brenes, y al Nuncio Apostólico, monseñor Stanislaw Waldemar Sommertag, hombre que maneja las consultas y socializa todas las conclusiones sobre el tema que se pide que se analicé en este caso la propuesta del sucesor», declaró monseñor Mata.

Lea también: Monseñor Abelardo Mata: «Salida de monseñor Báez deja un mal sabor»

En cuánto a su actual cargo de secretario general de la CEN, el jerarca mencionó que según los estatutos de la misma cuando entrega la diócesis también entrega el cargo, a menos que se decida que continúe con el cargo por el período en el que fueron nombrados, es decir por 3 años. «Este próximo año hay elección de cargos de directivas y de redistribución de cargo, ciertamente mi persona no podrá estar en ningún nivel en la directiva porque estoy entregando, deberá ser un obispo que tenga por delante más tiempo para seguir sirviendo desde la administración episcopal a este pueblo que camina en Nicaragua», remarcó.

Finalmente, el obispo puntualizó que la Iglesia no ve ideologías políticas cuando denuncia las violaciones a los derechos humanos. «Aquí no vemos si es rojinegro, rojo sin mancha, rojo con mancha, verde, blanco dónde hay injusticia y abuso del poder humano, la Iglesia no puede quedarse callada y tenemos que hacer algo, por lo menos darle voz a los que no tienen voz, como Conferencia se ha hecho un camino de experiencia de pastoral social, en este nivel político que ha marcado la CEN no se puede tirar por la borda y quienes vengan a dar el rostro a la nueva conferencia deben de tener en cuenta todo este camino de lucha, de reflexión, interpretación, lectura, de poner la cara desde los años 80», señaló monseñor Mata.

«La nave no nació para estar en la orilla, sino para estar en el agua», con ese dicho monseñor Mata dijo a LA PRENSA que continuará fungiendo como sacerdote consagrado, trabajando en la Arquidiócesis de Managua, de dónde es originario. «Yo no me siento feliz sino estoy rodeado de gente, empujando, ayudando y por eso he venido preparando un ambiente que pueda servir a la educación de la juventud, espiritual y de desarrollo humano sobre todo la más pobre y desamparada, y estoy en esa lucha todos los días», subrayó el obispo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: