LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

Padre colombiano Luis Carrillo, a quién el régimen de Ortega ordenó suspender su residencia permanente. LA PRENSA / CORTESÍA

Padre colombiano Luis Carrillo, a quién el régimen de Ortega ordenó suspender su residencia permanente. LA PRENSA / CORTESÍA

«Fue una forma de expulsión «diplomáticamente»», dice sacerdote colombiano que dejó Nicaragua por órdenes de Migración

El Gobierno de Daniel Ortega primero le canceló su residencia que vencía hasta el 15 de enero de 2022, por lo que tuvo que abandonar el país el 16 de octubre

El sacerdote colombiano Luis Arilio Carrillo, quien trabajó cuatro años en la Diócesis de Estelí, a cargo de Monseñor Abelardo Mata, abandonó el país el pasado 16 de octubre por órdenes de la Dirección General de Migración y Extranjería. El religioso en una entrevista exclusiva a LA PRENSA contó que a inicios de septiembre las autoridades le suspendieron su residencia permanente, que era válida por cinco años y que de acuerdo a la legalidad del documento su permiso de estancia vencía hasta el 15 de enero de 2022. Le fue reducido a un mes.

A su salida, el religioso afirmó que nunca estuvo de acuerdo con la decisión de quitarle su residencia y dejarlo en un «limbo migratorio» que dependía de callarse o irse, por lo que sostiene que la acción fue en represalia por no quedarse callado ante las políticas de abuso del régimen Ortega-Murillo.

«La voz del Evangelio no se puede callar jamás, eso fue una forma de expulsión ‘diplomáticamente’, porque en ningún país del mundo después de tener residencia permanente te la pueden quitar a no ser que uno cometa un acto grave en dicho país, yo no lo cometí, migración obviamente como todas las instituciones son controladas por Daniel Ortega, que es títere de la vicepresidenta Rosario Murillo. Entonces al recibir órdenes me quitaron la residencia», apuntó el padre colombiano que por nueve años ejerció su misión pastoral en Nicaragua.  

Lea también: ¿Quiénes son los sacerdotes extranjeros a los que el régimen ha quitado la residencia nicaragüense?

Enseguida aseveró que su expulsión evidencia que la gente en Nicaragua sigue siendo víctima de múltiples violaciones de derechos humanos desde antes del 2018 y por insistir a los mismos ciudadanos (seguidores del gobierno) a no venderse, ni quedarse callados por dinero.

«Ahora mi expulsión es por anunciar la verdad, por no estar de acuerdo con los genocidios, los asesinatos, las violaciones a los derechos humanos, por no estar de acuerdo con los asedios a la Iglesia, los cinismos. Por tratar de abrirle los ojos a la gente para que no permitan más atropellos, insistir que no se dejen comprar por un trabajo que es pagado por el impuesto de todos los ciudadanos. Por decirles no permitan que sus conciencia se ensucien más, dejándose comprar por una lámina de zinc o por un adoquín», aseveró el religioso quien  ahora se encuentra en California, luego de permanecer días en su natal Colombia.   

En septiembre cuando fue notificado de la cancelación de su residencia el padre Carrillo dijo a LA PRENSA que la represalia transcendió después que unas familias grabaron una de sus homilías donde criticaba y denunciaba las acciones emprendidas en contra de los derechos humanos de los nicaragüenses. Asimismo, monseñor Mata expuso que al padre Carrillo lo estaría sacando del país para que tomara a unas vacaciones en medio del contexto de tensión y políticas en su contra.

Le puede interesar: «Amenazan con el afán de callar», dice monseñor Abelardo Mata 

«Por anunciar la verdad y no estar de acuerdo, a la luz de la Santa Palabra de Dios y con ella hacer ver a la feligresía lo ciegos que los tienen (el gobierno) y que con una lámina de zinc compran sus conciencias y que eso es un pecado grave, el hacerse cómplice de tantos delitos. Me quitaron la residencia, eso sí, migración me dijo verbalmente que debo renovar mi prorroga cada mes, cuando yo la renové desde 2017 y como era permanente de 5 años es válida hasta el 2022, pero ahora en cualquier momento me pueden decir hasta aquí no más y te damos tantos días para que abandonés el país», aseveró el padre colombiano, quien tenía 9 años de brindar sus servicios pastorales en Nicaragua en esa ocasión.

Su labor pastoral en Nicaragua

El padre colombiano fue ordenado como sacerdote católico en Perú por manos de monseñor Marco Antonio Cortéz Lara. En su país pertenecía al Instituto Misionero San Juan Eudes «Los Kardimissio» y arribó a Nicaragua el 6 de enero de 2011, por una misión que se dio entre ese instituto y los obispos de la Costa Atlántica; monseñor Pablo Schmitz y monseñor David Zywiec (q.e.p.d).

Lea además: Régimen de Ortega cancela residencia al padre colombiano Luis Carrillo y acosa a sacerdotes de Estelí, denuncia monseñor Mata 

«Se abrió una nueva misión en la Costa Atlántica, específicamente en Waspam Río Coco, a 85 kilómetros río arriba en la comunidad La Esperanza. Ahí llegue el 26 de marzo del mismo año, trabajando arduamente en lo pastoral y en lo material, logramos construir el templo parroquia Nuestra Señora de Guadalupe, de esa parroquia nació otra que se llama Nuestra Señora de Fátima en la comunidad Raití», relató el padre Carrillo a LA PRENSA.

Padre colombiano Luis Arilio Carrillo. LA PRENSA / CORTESÍA
Padre colombiano Luis Arilio Carrillo. LA PRENSA / CORTESÍA

En la zona de la Costa Caribe estuvo cinco años y medio, después lo trasladaron a la Diócesis de Estelí, ahí primero sirvió como párroco en la Iglesia Santiago Apóstol y luego en Condega iniciando la Parroquia San Judas Tadeo donde se construyó el templo y organizó pastorales, hasta el cinco de septiembre de 2020, cuando entregó la Iglesia al padre Berick Meza, por disposición del obispo Mata ante la situación migratoria que enfrenta el religioso.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: