LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

Pasajeros en el aeropuerto Oscar Arnulfo Romero, de San Salvador, usan mascarillas de acuerdo a las normativas de prevención del COVID-19/Voz de América/AP

Nicaragua se queda atrás en el retorno de aerolíneas a Centroamérica. Estas son las compañías que ya vuelan en la región

Estas son las conexiones que ya se pueden hacer en Centroamérica para viajar a Europa, Asia, América del Sur y América del Norte. LA PRENSA te explica cuáles aerolíneas están por país y cómo Nicaragua está semi aislada.

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

Nicaragua no es prioridad en los planes de restablecimiento de conexiones para las aerolíneas que operan en Centroamérica. Muestra de ello es que todas las compañías de vuelos que han postergado durante casi un año su retorno al país, ya están ofreciendo sus servicios en el resto de naciones de la región, lo que mantiene a la economía local como la más aislada en esta materia, a medida que el régimen de Daniel Ortega se niega a cambiar su protocolo de bioseguridad sanitaria, la principal razón de este cuello de botella.

LA PRENSA realizó un monitoreo de los aeropuertos de la región y se pudo constatar que los países  tienen como mínimo cada una  ocho líneas aéreas funcionando y Nicaragua es el único país que se mantiene con dos desde septiembre del año pasado, cuando retornó la colombiana Avianca, agobiada por sus problemas financieros desde antes de la pandemia. Luego este año, después de meses postergando su regreso llegó la panameña Copa Airlines.

Y mientras eso ocurre en el país,  Guatemala, por ejemplo,  tiene 11 líneas activas, de tal manera que en el Aeropuerto Internacional La Aurora se registra las operaciones de: Volaris, Aeroméxico, Delta, Tag, United, Air Canadá, American, British Airways, Iberia, Spirit y Avianca, que recientemente quitó  tres rutas: Guatemala a Tegucigalpa, a Bogotá y Los Ángeles, las dos últimas se pretenden retomar en abril.  No obstante esta aerolínea mantiene otras conexiones desde ese país.

Guatemala pese a que ha sido uno de los países más afectados por el Covid-19, ha flexibilizado sus requisitos para recibir visitantes internacionales por vía aérea. Recientemente el Gobierno de ese país autorizó a los pasajeros arribar incluso si no tienen todavía el resultado negativo del test, siempre que presenten el comprobante de que se realizaron dentro de las últimas 96 horas.

Lea además: Avianca suspende varias rutas de operación en Centroamérica y Estados Unidos. Estas son todas las rutas afectadas

En el caso de El Salvador hasta el momento tiene diez líneas funcionando: Volaris, Iberia, JetBlue Airways, Copa, Delta, United, American, Aeroméxico, Spirit y KLM. No obstante al igual que Guatemala recientemente Avianca informó que se suspendía la ruta: San Salvador a Dallas, Miami, Houston, Toronto y Ciudad de México, las últimas tres se pretenden retomar en abril.

El Salvador a diferencia de Guatemala no ha flexibilizado tanto sus medidas, sin embargo estas no son tan estrictas como en Nicaragua. Hasta el momento en El Salvador es obligatorio presentar el resultado negativo de una prueba de Covid-19, realizada dentro de las 72 horas previas al viaje. Esta medida no aplica para tripulantes, pero en Nicaragua si se aplica a los tripulantes.

Por su parte, Honduras tiene ocho aerolíneas en función: Copa, KLM, Air Europa, United, American, Aeroméxico,  Spirit,  Tag y Avianca. Y aunque recientemente perdió la ruta San Pedro Sula a  Miami de Avianca, esta línea aérea seguirá conectando este país con otros países de Centroamérica.

Mientras Costa Rica están operando 14 empresas, entre estas: Volaris, Aeroméxico, JetBlue Airwyas, Avianca, United, Emirates, Iberia, Air France, Air Canadá, American, Spirit, KLM y Skyway y  Copa. El restante siguen sin retomar conexiones, en un país donde vuelan 28 aerolíneas.

Lea también: Las tres aerolíneas estadounidenses que no quieren retornar a Nicaragua. Dos anuncian que no vendrán en febrero

En el caso de Panamá que es una de las terminales más importantes y que antes de la pandemia funcionaban 20 aerolíneas ahora tiene al menos 10 funcionando: Copa, United, KLM, Lufthansa, American, British Airways, Delta, Qatar, Air France y Avianca, que recientemente quitó dos ruta: Panamá a San José, Costa Rica y a Bogotá, pero mantiene otras conexiones desde Panamá.

Y mientras en el resto de países poco a poco se ha ido recuperando su conectividad con la región, Norteamérica, Sudamérica y Europa, en Nicaragua solo están funcionando dos aerolíneas: Avianca, que está volando desde septiembre del año pasado y Copa que comenzó a funcionar a finales de enero con un vuelo a la semana y ahora amplió su oferta a tres, mientras que el retorno de Aeroméxico, American, Spirit y United está programado hasta abril, cuando estas aerolíneas ya están operando en los otros países de la región.

¿Por qué no vienen las estadounidenses?

Carlos Schutze, presidente de la Asociación Nicaragüense de Agencias de Viajes y Turismo (ANAVYT) y vicepresidente de Cámara Nacional de Turismo de Nicaragua (Canatur) manifestó que el principal inconveniente con las líneas aéreas estadounidenses en Nicaragua es el requerimiento de la prueba de Covid-19 a la tripulación, puesto que va en contra de las leyes de privacidad.

“Las líneas norteamericanas en principio no pueden operar por un tema de que no les pueden exigir a su tripulación las pruebas Covid-19, por una cuestión de  privacidad y de acuerdos con sindicatos, supuestamente, eso es lo que nos han dicho ellos que no las pueden exigir, por eso es que ninguna aerolínea de Estados Unidos ha reiniciado operaciones hacia Nicaragua, Delta se fue, luego tenés a United, American y Spirit, la línea bajo costo”, reveló Schutze.

En el caso de Aeroméxico, Schutze señala que se está priorizando las rutas con mayor demanda, por un tema de optimizar recursos.

“Muchas aerolíneas retiraron aviones, aprovecharon el momento y tomaron la decisión de sacar algunos aviones y esa merma los obligó a reducir el número de empleados, entonces por un tema de negocio priorizan los países o las rutas que tienen mayor demanda, para tener garantizado el éxito de esa ruta”, dijo Schutze.

Puede interesarle: Ni American Airlines regresa a Nicaragua en marzo, sumándose a Aeroméxico, United y Spirit

José Adán Aguerri, expresidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) coincide con Schutze al manifestar que para recuperar la conectividad, Nicaragua necesita equiparar el protocolo de bioseguridad a nivel internacionales.

“Mientras eso no suceda no vamos a ver cambios en las decisiones de las aerolíneas que han decidido postergar mensualmente su regreso al país. Las leyes de privacidad y las mismas organizaciones sindicales de los trabajadores y tripulaciones de aerolíneas americanas no permiten este tipo de exigencias por un tema de privacidad”, sostuvo Aguerri.

Schutze explica que la situación de Nicaragua con respecto a los otros países en más complicada, puesto que antes de la pandemia ya habían problemas por los disturbios ocasionados en el 2018, lo que provocó el retiro de Volaris y que Iberia decidiera irse a otro país de la región. Luego ya en el contexto de la pandemia también se retiró Delta.

Se reactivan los mercados y
Nicaragua sin suficientes vuelos

La presidenta de Canatur, Lucy Valenti dijo que ayer «sostuvo una reunión con dos empresas internacionales especialistas en el mercado turístico internacional y nos decían que los mercados de Estados Unidos y Canadá, que son dos mercados de corta distancia para Nicaragua muy importantes, estarán listos para retomar los viajes en la segunda mitad de este año».

En ese contexto, a Canatur le explicaron que «la pandemia y el confinamiento permitieron un alto índice de ahorro en las familias estadounidenses y canadienses y que una parte importante de este ahorro lo destinarán a los viajes, pero que estos viajes serán de punto a punto. Es decir se verán beneficiados aquellos destinos que tienen conexión directa con ciudades de esos países y que ofrecen productos turísticos de contacto con la naturaleza y de bienestar, algo en lo que nuestro país tiene fortalezas. Y además buscarán destinos menos visitados.Otra oportunidad más para nuestro país».

Y agregó:  «Eso es lo que el Intur debería estar viendo y trabajando para crear las facilidades y eliminar obstáculos que hoy impiden que el turismo pueda venir como el tema de conectividad y la falta de facilidades para las pruebas del Covid. Recuperar la conectividad no es difícil, solo se necesita que el gobierno tenga la suficiente visión para tomar las medidas correspondientes, que son muy fáciles de tomar, solo requieren de voluntad y visión».

Las pruebas rápidas urgen

En ese contexto, Aguerri considera que es necesario que se autorice la realización de las pruebas rápidas en el país, eso también podría ayudar a reducir los costos y a incentivar el retorno de las aerolíneas.

“Aún en el caso de que las autoridades equiparen los protocolos a nivel internacional tenemos un problema de capacidades para la realización de pruebas. En aras de reactivar la conectividad aérea y para preservar la seguridad en los países de destino te permiten que llevés tanto las pruebas negativas de PCR o las pruebas rápidas, mientras que en Nicaragua para ingresar al país solo aceptan las PCR y no ofrecen las pruebas rápidas para que los viajeros que salen y si eso no se resuelve el número de vuelos diarios, pasajeros y turistas llegando al país no aumentará”, señaló.

A eso se suma que tampoco el gobierno tiene la capacidad para realizar tantas pruebas, lo cual fue notorio un mes atrás cuando el Conchita Palacios no dio abasto para atender a los viajeros, cuando Estados Unidos puso como medida para ingresar al país presentar la prueba de Covid-19 negativa.

“Si utilizamos las cifras posterior a la crisis de abril del 2018, se necesitaría hacer en promedio 1,000 pruebas diarias, los siete días de la semana, si volvemos a esa frecuencia de vuelos diarios que es menor a la anterior a la crisis, no existe la capacidad, ni las pruebas suficientes para satisfacer esa demanda. Lo único que permitiría que volvamos a tener los siete vuelos diarios que teníamos anterior a la pandemia y después de la crisis es autorizar y aplicar las pruebas rápidas. Además esto reduce los costos para poder viajar”, añadió.

Para Aguerri es claro que esto genera una barrera de competitividad para el país, ya que la baja frecuencia de vuelos aumenta el costo de los pasajes a Nicaragua de manera considerable en relación a los países de la región que ya recuperaron en gran medida su frecuencia aérea.

“En nuestro caso esto aumenta entre tres y  cuatro veces el costo del pasaje a un mismo destino en relación a los otros países de la región. En el caso de las pruebas rápidas estas son hasta 7 veces más baratas que las PCR que son las que se exigen en el país. Es decir, en vez de pagar 40 dólares por los exámenes al entrar y salir, tenés que pagar alrededor de 300 dólares por las pruebas moleculares. Esto sumado a un pasaje de entre 900 y 1,000 dólares hace una odisea poder viajar a la inmensa mayoría de los nicaragüenses”, dijo Aguerri.

Cantur reconoce limitación y pide diálogo

Por su parte Leonardo Torres, presidente de la Cámara de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa Turística (Cantur) manifestó que Nicaragua se ha quedado muy limitada con la conectividad lo que está generando que el país pierda competitividad en la región.

“Nicaragua se está quedando con una conectividad aérea limitada, en vista que solo este país tiene dos líneas aéreas operando, con frecuencia muy reducida, mientras que Honduras que es un país muy parecido a nosotros tiene más de siete conexiones, de hecho algunas de esas conexiones estamos esperando que nos confirmen a nosotros a partir de abril”, dijo Torres.

Para Torres es urgente que se encuentre una solución al problema, de tal manera que considera necesario que las líneas aéreas dialoguen con el gobierno y encuentren un punto de equilibrio.

“Esta situación nos perjudica en cuanto a los precios de mercado, porque se nos encarece tanto para los nicaragüenses como las personas que quieran venir a Nicaragua, yo creo que ahora que se anunció que vamos a tener una cantidad importante de vacuna eso nos debería de ayudar a flexibilizar un poco las medidas, nosotros vamos insistir con este tema, yo creo que debe haber un acuerdo entre las líneas y el gobierno”, sostuvo Torres.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: