LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

Arturo Cruz, politólogo en el lanzamiento de su libro. LA PRENSA/L. ALVAREZ

La controversia de «convivir con los sandinistas»

Arturo Cruz planteó que no se puede ignorar que los sandinistas tienen un peso electoral.

El exembajador de Nicaragua en Estados Unidos, Arturo Cruz Sequeira, ahora precandidato presidencial opositor, volvió a levantar la controversia política por plantear una convivencia con los sandinistas, algo que los críticos están viendo como una propuesta de regresar al viejo modelo de alianza público-privado, que se rompió en 2018 por la falta de consenso con una reforma a la Seguridad Social.

El modelo de diálogo y consenso entre el sector privado y el Gobierno del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), que encabeza Daniel Ortega, se tradujo en un modelo centrado en la estabilidad macroeconómica del país, pero que no fue equitativo y dejó a un lado a las minorías.

Además, según los críticos, esta armonía entre el gobierno sandinista y el gran capital sacrificó la promoción de los espacios democráticos, entre estos la independencia del poder electoral, que hasta el día de hoy es controlado por los sandinistas, por eso todos los sectores opositores demandan elecciones libres y justas, para tener la opción de sacar a Ortega por la vía democrática.

La reforma a la Seguridad Social de abril de 2018, además de romper el modelo de alianza público-privado, también provocó protestas ciudadanas a nivel nacional, que fueron reprimidas con la fuerza armada de la Policía por orden del régimen de Ortega, lo cual dejó más de 300 muertos, según un informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Tres años después de esos acontecimientos, en un contexto electoral bajo asedio y represión policial, y sin cambios en el sistema de votación, surgen voces que proponen reconocer la fuerza de los sandinistas, lo que para los críticos significa buscar un arreglo con Ortega, que bautizaron como «aterrizaje suave».

Significa claudicar

El general en retiro, Hugo Torres, miembro de la organización política opositora Unamos, valoró que los términos «aterrizaje suave» o «cohabitación o caos» –planteado por el también general en retiro Humberto Ortega–, son sinónimos para decirle a los nicaragüenses que «deben de aceptar a la realidad de la dictadura», es decir «convivir con ella».

A Torres le parece que esto es «una posición resignada», de «renuncia a la lucha verdadera» y de «conformismo» a los espacio que pueda dar el orteguismo en la Asamblea Nacional, tras las elecciones generales.

«Es, podríamos decir, una posición hiperpragmática la de la gente que propugna por el aterrizaje suave, por la cohabitación; es una posición claudicante, porque claudica por creer que es más fuerte, porque Ortega se va a aferrar con las uñas y por su puesto con las armas», manifestó el general en retiro.

Se debe demandar justicia

El politólogo José Antonio Peraza dijo que no se puede negar que cualquier gobierno opositor tendrá que lidiar con las bases sandinistas, pero eso no debe significar olvidar y dejar de castigar los crímenes que cometió el régimen de Ortega en 2018.

«El sandinismo siempre va a existir por lo menos los próximos 40 ó 50 años, entonces nosotros tenemos que tener un nivel de convivencia no solo para ahora sino para los próximo años, pero eso no significa que se tenga que amnistiar, perdonar y olvidar los crímenes y agravios cometidos, aunque se deben analizar bajo un sistema legal, con ayuda extranjera, para que tengamos tribunales verdaderamente justos», dijo Peraza.

El martes que anunció su precandidatura presidencial, Cruz respondió a quienes critican el escenario de un «aterrizaje suave», que para él implica no seguir destruyendo la economía del país. El exembajador dijo que se debe de dar una transición pacífica para lo cual hay que negociar con Ortega elecciones libres y justas, pero no supo explicar cómo será posible eso si el orteguismo ha demostrado que es capaz de matar a quienes se opongan a su permanencia en el poder.

Peraza dijo que no hay duda que todos quieren una transición política pacífica, ordenada y constitucional, para pasar del régimen de Ortega a un gobierno democrático, por eso demandan elecciones libres y justas, pero consideró que eso depende de Ortega.

Para el politólogo, Ortega es el que tiene la responsabilidad de dar las condiciones para un proceso de transición pacífica, para no llevar al país otro escenario de violencia.

«Si la dictadura cierra las posibilidades de una transición política en paz, pues tendremos el pueblo de Nicaragua que buscar otro método de lucha, que esperemos que no sea violento», dijo el politólogo.

La anhelada unidad opositora

El también politólogo y precandidato presidencial, Félix Maradiaga, reconoce que «Ortega y su círculo inmediato harán todo lo posible por retener el poder», porque «parten de la premisa de que aunque el FSLN es una minoría política, la oposición no está cohesionada».

En ese sentido, Maradiaga dijo que la principal acción estratégica de quienes están comprometidos con la democracia «es lograr la unidad de la oposición para lograr una victoria abrumadora».

«Sin una masiva presión popular, que además sea cohesionada, siempre existirá el riesgo de que el FSLN intente gobernar desde abajo o peor aún, que no entregue el poder. La unidad es la clave para doblarle el brazo», aseveró el precandidato presidencial de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB).

Cruz también ha dicho que todos los opositores deben unirse para demandar juntos los cambios al sistema electoral y luego elegir a un candidato presidencial único de la oposición, sin embargo, él apoya a una organización, que si bien agrupa a diferentes sectores civiles y políticos, no ha respondido a las demandas de unidad de otros grupos opositores.

Maradiaga valoró que es «inaudito que ante tanto dolor, desempleo, y represión, hayan sectores que se resistan a buscar la unidad». Para él, no unirse «sería incluso un acto de traición a la ciudadanía más vulnerable».

Escogido debe reconocer los crímenes de Ortega

Por su parte, el economista Mario Arana manifestó que el opositor que la ciudadanía escoja para representarla en las elecciones, «deberá tener sensibilidad» y «deberá reconocer que acá paso algo grave que debemos enfrentar y que no se trata de un simple borrón y cuenta nueva».

«Cierto, todos tendremos que alcanzar y habrá que encontrar mecanismos de coexistencia, pero no a partir de la imposición de unos sobre otros, sino como producto de un proceso honesto de reconocer errores, enmendarlos y acordar un futuro que prometa. Entonces, toca a los candidatos aclarar lo mejor posible las cosas y hablarle a los que tienen miedo de lo que pueda pasar, pero también a los que sufrieron la pérdida de un ser querido», valoró Arana.

Arana dijo que no deben repetirse «los arreglos burdos y a espaldas de la gente». «Así estaríamos cometiendo el mismo error que nos trajo a donde estamos», agregó el economista.

COMENTARIOS

  1. Hace 8 meses

    Constitucionalidad o nada. Estado de derecho o nada. Competencia justa o nada. El presente consejo electoral debe de ser disuelto y nombrar individuos imparciales, que actuen como procede la Corte Suprema de los Estados Unidos la cual es apolítica.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: