LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

Tras un año oculto, el INSS publica su anuario estadístico, que revela la pérdida de más de 3,400 empresas en Nicaragua

Este informe fue publicado con más de un año de retraso, precisamente tres meses después que el Gobierno redirigió al INSS recursos provenientes del FMI, que exige entre sus políticas a los Gobiernos que la información pública sea transparentada. Esto es lo que recoge el reporte recién divulgado

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

En los primeros dos años de recesión, el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) perdió 3,409 empresas que aportaban a sus finanzas, según revela el Anuario Estadístico 2019, que el régimen de Daniel Ortega mantuvo oculto durante un año, pero que debió salir a luz tres meses después de que se conociera que recursos del Fondo Monetario Internacional (FMI) fueron transferidos al polémico instituto, que además en entre el 2018 y 2019 había perdido 186,772 cotizantes.

Los números recién divulgados muestran que pese a la severidad de la reforma a la seguridad social, que se aplicó a inicios del 2019, la destrucción de empresas ocurrió principalmente en el 2018, porque en el 2019 solo 487 pasaron a la informalidad, entre las que se incluyen 37 empresas grandes.

El Fondo Monetario suele exigir entre sus requisitos para beneficiar con recursos a un gobierno transparencia en la información pública, algo de lo que carece esta administración que también mantuvo oculto el anuario estadístico de ese año del Banco Central de Nicaragua y del Instituto Nicaragüense de Turismo, los que fueron publicados con meses de retraso. No está claro si las autoridades van a cumplir este año con las publicaciones de 2020.

El anuario del INSS revela que en el 2017 la entidad tenía 35,055 empresas, pero dos años después, en el 2019  se tenían 31,646. La más afectada fue la pequeña empresa, que en el período antes mencionado cerraron 2,616 unidades; la mediana perdió 672 y en la grande cerraron 121, de las cuales 37 fueron durante la aplicación de la reforma a la seguridad social, que incrementó fuertemente la carga impositiva de estas empresas.

Lea además:Régimen de Ortega revela otro desastre financiero en el INSS en 2020 y 2021

El exgerente de la Superintendencia de Pensiones, Róger Murillo explicó que tal vez en el 2019 hubiese habido una recuperación en la base de contribuyentes; sin embargo, con la reforma de ese año se castigó por parejo a todos y en el caso de las empresas, estas se volvieron menos rentables, por eso ese año se habrían perdido más de 400, incluidas grandes.

“La reforma del 2019 fue un castigo para todo mundo. En el caso de las empresas, las estaban gravando con un porcentaje bien elevado, entonces muchas dijeron mejor cierro, porque yo no puedo competir con una tasa de imposición del seguro social patronal alto”, dijo Murillo.

A partir de las reformas las empresas pasaron de pagar 19 por ciento a 22.5 por ciento como cuota patronal. El aporte se estableció en dos escalafones: los que tienen más de 50 trabajadores, los cuales pagan 22.5 por ciento, y para los que tienen menos de esa cantidad, la contribución es de 21.5 por ciento.

Lea también: Miles dejan de pagar el seguro facultativo al INSS, mientras entidad se acerca a récord en número de pensionados

José Dolores Gómez, especialista en temas de Seguridad Social, manifestó que la disminución en el número de empresas es creíble porque desde que inició la crisis las empresas fueron fuertemente afectadas.

“Obviamente esto tiene relación con la disminución de los cotizantes, estamos hablando que pasamos de 900,000 a 700,000, lo que implica una reducción más o menos del 22 por ciento, entonces es consecuente con el 10 por ciento de empresas que cerraron, sobre todo porque la disminución de los cotizantes se dio en la pequeña empresa, donde había pocos trabajadores”, dijo Gómez.

Seguro facultativo colapsa

Además de las empresas, también el seguro facultativo está gravemente herido en los primeros dos años de recesión. Según datos recogidos del anuario estadístico, el INSS cerró el 2019 con 52,144 seguros facultativos activos, un desplome descomunal si se compara con los 155,134 que estaban registrados hasta el 2017, es decir que durante ese lapso se perdieron 102,990 afiliados en este régimen.

Entre el 2015 y el 2017, en medio de fuertes presiones financieras en el INSS, la entidad había mostrado una clara apuesta por aumentar la cobertura de este tipo de seguro, principalmente entre personas que trabajan por cuenta propia. Para ello impulsó, inclusive, visitas casa por casa para ofrecer el servicio y amplió puntos de atención en el país.

Puede interesarle: Todo lo que necesita saber sobre la reforma a la Seguridad Social y cómo le afectará

Solo en el 2019,  año en que el Gobierno también incrementó el aporte de estos contribuyentes,  el INSS perdió 7,086 afiliados en el seguro facultativo,  más los 95,904 que se  destruyeron en el 2018, sumaron 102,990 en dos años de recesión.

Y es que con la reforma del 2019, si una persona que estaba trabajando por cuenta propia cotizaba al seguro facultativo integral (es decir para pensión y atención médica), su contribución pasó de 18.25 a 22.25 por ciento. En caso de los que cotizan solo para optar a una pensión y sin atención médica, esta pasó de 10 a 14 por ciento.

Gómez explica que aunque es fuerte la fuga de cotizantes, sobre todo del seguro facultativo, específicamente esa disminución no tuvo un gran impacto en los ingresos, porque con la reforma se compensó esa reducción con el aumento que se estableció en el aporte patronal de los trabajadores y los que cotizan por cuenta propia.

“Recordemos que el incremento que se aprobó fue bien fuerte, eso asfixió a los cotizantes del seguro facultativo, que prefirieron dejar de cotizar”, dijo Gómez.

Aumenta el número de pensionados

Otro de los hallazgos del anuario estadístico es que mientras el número de asegurados se redujo, la cantidad de pensionados se aproximó a los 300 mil en el 2019. Entre el 2018 y el 2019 se sumaron 31,019 pensionados. Del total acumulado, 249,335 son pensiones ordinarias (incluidas las pensiones reducidas), 30,528 de víctimas de guerra y 1,704 especiales.

Esto supone una mayor presión en los gastos por atención médica y pensión para el instituto, y por lo tanto, mayor necesidad de recursos.

No obstante, este año se proyecta llegar a los 322,266 pensionados, es decir, se tendría menos de dos  (1.9) personas cotizando por cada pensionado.

Al respecto, Murillo explica que el crecimiento de los pensionados y la reducción de los afiliados están creando un desorden estructural en las finanzas del INSS y que para que el Seguro sea sostenible, por lo menos se debe tener 5 personas cotizando por cada pensionado.

Lea además:¿En qué ha invertido el INSS el dinero de los cotizantes?

Inversiones caen fuertemente

En el caso de los ingresos que se obtienen de las inversiones que este instituto hace con dinero de los cotizantes en el 2019, cayeron fuertemente.

“El valor de la cartera de inversiones pasó de 9,859 millones de córdobas en 2018 a 8,152 millones de córdobas en 2019, para una disminución de 17.3 por ciento”, señala escuetamente el Seguro Social en el anuario, sin dar mayores detalles.

De ese saldo, según el anuario, 237.44 millones de córdobas son en papeles bursátiles, 1,029 están en fondos hipotecarios, otros  961.67 millones de córdobas están en cuentas de ahorro, unos 1,491 millones de córdobas en préstamos y 4,433 millones de córdobas en participaciones.

“Otra sorpresa la podemos ver en las inversiones, que cayeron fuertemente, y eso significa que ya se comieron la reserva técnica. Un ejemplo de las malas inversiones que ha hecho el INSS es el préstamo que le hizo a Enatrel, por ese financiamiento solo le reconocen el uno por ciento de interés, mientras que al Issdhu le da el 6.5 por ciento. ¿Cómo al INSS se le ocurre dar un préstamo al uno por ciento de 4.5 millones de dólares?”, añadió Gómez.

El Presupuesto General de la República 2021 proyectó que el instituto cerrará este año con un déficit global por 8,050 millones de córdobas (equivalentes a unos 229.1 millones de dólares).

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: