LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

Corn Island y el paraíso perdido

Siempre que se habla o escribe de Corn Island se habla de un paraíso o del pequeño Edén nicaragüense. Este archipiélago se ubica en el mar Caribe nicaragüense a 83.3 km de Bluefields (Minsk, 2008) y a 463.3 km de Managua.

La carretera costanera conectó toda la isla, dio una vista panorámica a locales y turistas de sus bellas aguas color verde turquesa, representó un avance para el sector turístico, pero al poco tiempo de su construcción se empezó a notar variaciones en las playas y la calidad del agua; se había abierto una caja de pandora marina de donde apareció un fenómeno conocido como “intrusión salina”, donde un acuífero pequeño y sujeto a los efectos del cambio climático (Cashman, 2014), hace que la situación sea compleja, pasarían décadas antes de mejorar la calidad de agua del acuífero.

Great Corn Island tiene 9 km2, no 10 km2 como aseveró la revista Magazine del Diario LA PRENSA, la confusión es precisamente producto de la pérdida de superficie, la isla tiene nueve mil habitantes según la Alcaldía de Corn Island; comprobar el dato de población requiere solicitud al presidente del Banco Central de Nicaragua, lo cual hicimos el año pasado sin obtener respuesta hasta hoy que se escribe este artículo de opinión, el artículo científico será publicado en colaboración con la Universidad Alemana TU-Darmstadt.

El agua de Great Corn Island supera los indicadores de salinidad permisibles, esto se corroboró en 17 visitas de campo en un período de dos años, mediante el uso de equipos multiparamétricos y mediante dos muestras de laboratorio hechas en época seca y en época lluviosa en el laboratorio CIRA-UNAN y los resultados fueron los mismos, la calidad del agua que se extrae, distribuye y consume en Great Corn Island no cumple con las guías de la Organización Mundial de la Salud (WHO, 2017), con las normas CAPRE, ni con la norma técnica nicaragüense (NTON 09 003-99, 1999).

La salinidad del agua en la isla supera en algunos pozos hasta 17 veces el límite de salinidad (medido a través de la conductividad eléctrica) y en general la salinidad total del agua de consumo supera cinco veces los valores permisibles en cualquier guía o norma, por lo que el agua de la isla puede tipificarse como “salobre” (Hernández-Terrones et al., 2015; Krishna kumar, Logeshkumaran, Magesh, Godson, & Chandrasekar, 2015), además hay presencia de coliformes fecales en tres pozos de 15, todos los pozos bombean el agua a cuatro grandes tanques y ahí se mezclan todas las aguas provocando una contaminación bacteriana generalizada sumado al hecho de que no reduce las concentraciones de sal en el agua a ser distribuida. Es de destacar que estas visitas de campo fueron hechas por otros colegas y el autor como funcionarios de la Autoridad Nacional del Agua (ANA).

En la isla no existe presencia de instituciones nacionales relacionadas al agua, es importante mencionar que tanto la municipalidad de Corn Island, y la empresa municipal de agua (Emaci) han hecho grandes esfuerzos en brindar un excelente servicio de agua, tienen una continuidad de 24 horas, 7 días a la semana y tienen una tarifa de 55 centavos de dólar por cada m3, en una tarifa uniforme para toda población.

En el caso de Great Corn Island, no se está proveyendo Agua Segura y por ende, se está violando el derecho humano al agua aprobado por Naciones Unidas mediante resolución Número A/RES/64/292 del día 28 de julio del año 2010.

Se debe crear de inmediato una comisión ad-hoc y crear un renglón de “gasto con destino específico” para que los nueve mil ciudadanos nicaragüenses que habitan la isla puedan acceder al Derecho Humano al Agua Segura tal como lo plantea el ODS 6.

La mala calidad de agua de Great Corn Island incide negativamente en la salud de los habitantes de la isla, especialmente en poblaciones etáreas vulnerables como son los niños menores de cinco años y en general toda la población porque causa insuficiencia renal crónica en los adultos por consumir agua con elevadas concentraciones de sal.

Se ejecutó un proyecto llamado PACCAS, habiendo invertido más de un millón de dólares entre fondos extranjeros y la contrapartida nacional, en estudios (mayormente) y algunas obras de infraestructura, que en nada mejoraron la calidad de agua de la isla, ni los estudios dijeron algo que la Alcaldía, la empresa de agua o la población no supieran: ¡que el agua tiene altas concentraciones de sales!

La desalinización es la alternativa más viable para obtener agua segura. La inversión total de instalar una desaladora y reestructurar el sistema de agua de Great Corn Island puede estar entre los 100 mil dólares hasta un máximo de 500 mil dólares en dependencia del objetivo.

La industria hotelera es de uso intensivo de agua, pero no por eso hay que desincentivar el turismo, ya que genera empleos de calidad, no solo en la isla sino en toda Nicaragua.

¡Sin Agua Segura no hay paraíso!

El autor es candidato a doctor en Recursos Naturales en la Universidad TU-DARMSTADT, Alemania y director ejecutivo de la Fundación Costa Rica de Ciencias y Academia.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: