LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

La desconfianza hacia el régimen de Ortega y el Covid desploman dos de los principales motores económicos

El economista Juan Sebastián Chamorro y el expresidente del Banco Central, Mario Arana explican por qué este año será difícil que miles de desempleados logren conseguir un puesto luego que el Banco Central revelara tres años de descalabro de dos de sus principales indicadores económicos: inversión y turismo.

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

La falta de confianza hacia el régimen de Daniel Ortega y el impacto de la pandemia acabaron con dos de los principales motores de la economía de Nicaragua en el 2020, al registrar saldos históricamente bajos en la Inversión Extranjera Directa (IED) y los ingresos por turismo, pese a que este último pudo haber sido oxigenado a partir de julio del año pasado cuando el Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino retomó operaciones, pero no pudo atraer a las aerolíneas, que es por donde llegan los turistas que gastan en promedio hasta 100 dólares por día.

Sobre la Inversión Extranjera Directa, los economistas advierten que el desplome no se debe exclusivamente al impacto de la pandemia, sino más bien a la falta de confianza en el régimen de Daniel Ortega, al recordar que la caída gradual de esta comenzó desde el 2018, cuando la dictadura desató una matanza contra civiles. Además, mantiene una agria relación con la empresa privada y se niega a realizar cambios institucionales, que sería la única forma de dar certidumbre económica en el futuro.

El desplome de la Inversión Extranjera Directa neta fue confirmado por el Banco Central de Nicaragua (BCN) en su Informe Anual, en el que revela que el país en 2020 solo captó por esta vía 182.3 millones de dólares (1.4 por ciento del PIB), siendo un desplome del 63.75 por ciento respecto a los ingresos de 503 millones de dólares percibidos en el 2019.

Si se compara con el 2017, un año previo a la crisis sociopolítica que estalló en el 2018, se puede observar un derrumbe del 82.39 por ciento, pues en ese año se captaron 1,035 millones de dólares en inversión extranjera neta.

El economista Juan Sebastián Chamorro manifestó que desde la crisis política, una serie de factores han incidido para que Nicaragua pierda su atractivo y confianza de inversión. “Hace dos semanas salió un artículo en ‘El Economista’ donde se señala que Nicaragua es el peor lugar para hacer negocios en América Latina, solamente después de Venezuela; estos reportes utilizan información acumulada. El abuso de las leyes, del poder judicial, la incapacidad del Estado y los abusos fiscales han tenido una repercusión enorme en la Inversión Extranjera Directa”, advirtió.

Lea además: Régimen admite que tiene grandes dificultades para atraer inversión extranjera en los próximos cuatro años

Mario Arana, expresidente del Banco Central, señaló que es urgente que se recupere la confianza para que volvamos a ver los flujos de IED del pasado. “Tanto en los flujos de recursos externos de la banca multilateral como en la Inversión Extranjera Directa hay un efecto de inercia desde la crisis del 2018, cosas que ya estaban planificadas, proyectadas no se hicieron y a raíz de la inestabilidad es difícil imaginar que los inversionistas tengan interés en el país, por eso es importante, urgente, recuperar la confianza y eso solo se dará con una salida a esta crisis (política)”, dijo Arana.

Los niveles de ingresos que tuvo la inversión extranjera el año pasado no se habían visto desde el registro del 2006. De hecho, desde el 2011 los ingresos brutos de inversión extranjera venían creciendo, llegando a su pico en el 2014, cuando se logró de inversión 1,449 millones de dólares, según informes del BCN.

Las inversiones externas prácticamente se fugaron del país a raíz de la crisis sociopolítica y después de eso no se ha logrado recuperar la confianza.

Es la construcción que más ha resentido la sequía de inversión tanto nacional como privada y por eso su mirada está puesta en los proyectos del sector público, su único salvavidas.

Leslie Martínez, presidenta de la Cámara Nicaragüense de la Construcción (CNC), recientemente señaló que la incertidumbre por la crisis económica, política y sanitaria tiene en el sótano al sector, que para este año la única esperanza que tiene son los proyectos del Estado, que espera sean por más de 480 millones de dólares en contrataciones de obras.

Menos empleos

Chamorro expresó que los datos indican que los inversionistas están poniendo en pausa la colocación de recursos en Nicaragua, mientras no se vislumbra con claridad una salida a la crisis política. En noviembre se celebrarán elecciones en el país, por las cuales hay fuerte presión de la comunidad internacional para que las mismas sean justas y transparentes; de lo contrario, el régimen de Daniel Ortega agravaría la crisis interna.

Lea también: Tormenta perfecta se asienta sobre el sector de la construcción en Nicaragua, en un año que solo depende del Estado

“Eso es bien importante porque sin Inversión Extranjera Directa no hay empleos; si el año pasado no hubo inversión, eso significa que no va a haber empleo en el 2021 y si a eso se le suma el cierre de empresas como de zonas francas, la tendencia te indica que este año tendremos menos empleo; más la pandemia, tenemos un problema serio”, dijo Chamorro.

Según las estadísticas oficiales, entre diciembre de 2017 y diciembre de 2020, el INSS acumula una pérdida de 190,990 empleos, una masa de desempleados que urgen de la llegada de inversión externa y que la interna vuelva a reactivarse para poder absorberlos, situación que se ve más agravada por el ingreso de nueva mano de obra al mercado laboral con las personas que están arribando a la edad de trabajar.

En enero los registros administrativos del INSS reportaron 736,751 afiliados y aunque en ese mes se logró captar 13,545 afiliados, aún hacen falta 5,859 trabajadores para recuperar los 19,404 que se perdieron como consecuencia  solo de la crisis sanitaria. Esto no incluiría al grueso de empleos destruidos por tres años de recesión económica, que tiene su origen en la inestabilidad política.

El economista Maykell Marenco sostuvo que la caída que sufrió la inversión fue abrupta y eso solo evidencia que la imagen de Nicaragua se ha deteriorado en el exterior. “Al final del día es la mera desconfianza cristalizada en el tema del riesgo de los inversionistas a invertir en el país, la manifestación de estas cifras refleja la pérdida de institucionalidad y se valora mucho, al igual que las reglas del juego, que estén claras, porque el día de mañana no van a temer que los expropien o que la tasa impositiva se dispare, por ende las utilidades se reduzcan, que haya otros mecanismos fiscales o que la inseguridad aumente”, dijo Marenco.

Puede interesarle:«La industria turística fue herida de muerte». Sector retrocede una década en generación de divisas

Se descalabra el sector turístico

A la caída de los ingresos provenientes de la inversión extranjera se sumó el descalabro total en el turismo, especialmente con lo relacionado a la captación de divisas. Según cifras del Banco Central de Nicaragua, en el 2020 solo se reportaron 198.5 millones de dólares, inferior a los 515 millones de dólares captados en el 2019, lo que equivale a una merma de 61.4 por ciento. Ya con esto se acumulan tres años de caída en este indicador, un desplome que confirmaría el fin de uno de los principales impulsores del crecimiento antes de 2018.

El máximo emisor bancario explica que esa caída en el turismo se debió al cierre generalizado de las fronteras a nivel mundial y las restricciones extensivas de los viajes como medidas para frenar la expansión de la pandemia.

“A nivel global, el turismo fue una de las actividades más afectadas, reduciéndose las llegadas internacionales en 74 por ciento a nivel mundial, según la Organización Internacional de Turismo. En este contexto, Nicaragua enfrentó una reducción en sus ingresos por turismo receptivo por tercer año consecutivo, al situarse en 198.5 millones de dólares en 2020, menores en 61.5 por ciento, respecto al 2019”, detalla.

En cuanto al turismo, Chamorro sostuvo que antes de la pandemia el turismo venía cayendo estrepitosamente, lo que indica que el sector ya estaba vulnerable.

“Esa caída no es toda atribuible a la pandemia, sino al impacto que tuvo durante tres años la crisis. Además, está el tema de cómo se ha manejado la pandemia, y se ha manejado muy mal y eso lo vemos con las aerolíneas que han venido postergando su retorno”, dijo Chamorro.

El régimen logró en julio del año pasado ser uno de los primeros en abrir el aeropuerto internacional, pero impuso medidas sanitarias alejadas del protocolo de bioseguridad de la región, lo que ha ocasionado que hasta el día de hoy la mayoría de las aerolíneas se nieguen a retomar conexiones con Nicaragua y las dos que sí decidieron someterse a las exigencias gubernamentales, afrontan serios problemas para operar con normalidad.

Al respecto, Arana manifestó que evidentemente el turismo se vio afectado por la pandemia, pero, al igual que Chamorro, considera que la crisis ha tenido la mayor incidencia.

El informe del BCN indica que en el primer trimestre del 2020 el sector logró captar 157.7 millones de dólares, mostrando un crecimiento de 39.4 por ciento con respecto a igual lapso del 2019. Sin embargo, en el segundo solo se captaron seis millones de dólares; en el tercer trimestre, también seis millones de dólares y en el cuarto trimestre, 29 millones de dólares.

“En lo que respecta a los indicadores de turismo, en el cuarto trimestre el gasto per cápita promedio diario fue de 13.5 dólares (43.3 dólares en el IV trimestre de 2019) y la estadía promedio de los turistas se ubicó en 36.8 días (9 días en el IV trimestre de 2019). Referente al número de turistas que ingresaron al país en 2020, este disminuyó 67.4 por ciento respecto a 2019”, añadió.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: