LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

LA PRENSA/ARCHIVO

Las instituciones de microfinanzas comienzan a generar utilidades, según Conami. Esto dice Asomif

La presidenta de la Comisión  Nacional de Microfinanzas (Conami), Jim Madriz, declaró  que en el 2018 las instituciones microfinancieras tuvieron pérdidas de 20.97 millones de dólares; en 2019 fueron 5.98 millones de dólares menos, pero en 2020 las  utilidades fueron positivas, con 9.98 millones de dólares.

Las instituciones de microfinanzas están comenzando a ganar utilidades, luego de dos años consecutivos de pérdidas. Al menos eso es lo que muestran las cifras de la Comisión Nacional de Microfinanzas (Conami), que reflejan que en ese año estas entidades ganaron 9.98 millones de dólares. La Cámara de Microfinanzas (Asomif) admite que la industria está en vía de recuperación desde el último tramo del año pasado, pero señala que todavía siguen en negativo.

El Informe Anual  del  Banco Central de Nicaragua del año pasado muestra que pese a la pandemia del coronavirus, el microcrédito otorgado exhibió  una dinámica positiva en el 2020. A diciembre de ese año, el saldo de cartera de crédito bruta totalizó 7,462 millones de córdobas, un incremento de 177.4 millones (2.4 por ciento) con respecto al cierre de 2019.

La presidenta de la Conami, Jim Madriz, declaró  que en el 2018 las instituciones microfinancieras tuvieron pérdidas de 20.97 millones de dólares; en 2019 fueron 5.98 millones de dólares menos, pero en 2020 las  utilidades fueron positivas, con 9.98 millones de dólares.

Las declaraciones las dio  mientras presentaba el  Informe de Gestión 2020 ante la  Asamblea Nacional el recién pasado  jueves. Son  49 instituciones las registradas en este órgano al 2020, de las cuales el 17 se registraron de manera voluntaria y  en lista tienen 76 instituciones a las que les dan seguimiento para poderlas regular.

«Por la buena gestión  que han  hecho estas instituciones y  por la buena gestión que hacemos en equipo,  tuvieron  utilidades de 9.98 millones  de dólares», reveló Madriz.  «La evolución de índice de rentabilidad demuestra que tenemos  resultados positivos», agregó.

«Nosotros nos medimos con el   Índice de Centroamérica y  de Latinoamérica en lo  que hace a  microfinanzas,  y  Nicaragua está dentro de los niveles normales, a pesar de las  adversidades, de las cosas que hemos vivido como  país,  las instituciones reguladas están operando, muy, pero muy bien», remarcó la funcionaria de gobierno.

Entidades cumplen sus pagos externos

Las microfinancieras están cumpliendo sus pagos con  los fondeadores internacionales y, a  su  vez, están  colocando créditos, no tanto como acostumbraban. Lo que ha ocurrido es que los fondeadores externos están enfocados en apoyar a los países a  detener la  pandemia y ayudar a la población, pero lo otro que incide es el  shock  vivido  en 2018,  dijo.

No obstante, Madriz reconoció que los fondeadores internacionales están siendo cautelosos.    «Ahorita, los fondeadores,  cuando  están  prestando, hay  un  pago, el repago no  está viniendo en un ciento por ciento, ni siquiera en  el  60 por ciento,  sino que están siendo  cautelosos con las instituciones reguladas por la Conami»,  precisó.

Puede interesarle: Así es como más de 237 mil nicaragüenses quedaron sin préstamos en tres años

Al 31 de diciembre de 2020 los ingresos totales de las instituciones reguladas por la Conami ascendían a 4,424.38 millones de córdobas, equivalentes a 127.05 millones de dólares, los cuales aumentaron en 4.35 millones de dólares con relación al año anterior, lo que representa un cuatro por ciento  de crecimiento, asegura el Informe  Anual de Gestión 2020 de esa  institución.

«Les mencionaba que tenemos 49 instituciones registradas al  cierre de 2020 (…) hay  dos instituciones que tienen  37.22 millones de dólares, estas se registraron  en la Conami, eran financieras, pero se registraron en la Conami,  y  su  regulación con este regulador inició  hasta  enero de 2021», dijo.

Esta adición de dos empresas que estaban  adscritas a la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Siboif), elevó la cartera  bruta de las microfinancieras miembros de Conami.

El informe del Banco Central apunta que el crédito de las microfinancieras dio buenas señales. «Presentó una recuperación a partir del tercer trimestre del año, reflejando una tasa de variación positiva de 2.4 por ciento en 2020 con respecto a 2019, así como una reducción en la mora», señala. (Véase en la infografía).

Mejora la cartera de créditos y clientes

A partir de marzo de 2018  hubo  una caída de   las créditos y  los clientes, pero esa caída se ha detenido desde agosto del 2020,  aseguró la funcionaria.

Al 31 de diciembre de 2020, las Instituciones Financieras Intermediarias de Microfinanzas (IFIM) registran 380,527 clientes atendidos, los que tienen en sus manos 449,550 créditos activos, con un saldo de 8,922 millones de córdobas.

El 54 por ciento de los clientes atendidos son mujeres, equivalentes a 203,701. En cuanto al monto recibido por financiamiento, las mujeres adquieren el 45 por ciento de lo desembolsado por las IFIM, los hombres el 54 por ciento  y el uno por ciento son créditos a personas jurídicas.

Lea además: FINCA se renueva y ahora es FINCA Microfinanzas Nicaragua

Impacta incorporación de financieras

El  presidente de la Cámara de Microfinanzas (Asomif), Julio Flores, explicó a  LA PRENSA que Conami  reporta crecimiento  de la cartera porque agregó, en  2020, dos instituciones que estaban  muy sólidas.

«Ellos están  sumando  instituciones nuevas pequeñas y además incorporaron a la Financiera Fundeser y  a la Financiera Finca, que entre noviembre y  diciembre pasado  se registraron en la Conami y  dejaron  de ser supervisadas por la Siboif, en el caso de ambas la cartera es importante, solo  Finca tiene  una cartera de casi ocho millones de dólares», explicó.

Asomif aglomera 20 instituciones, que son  las más representativas del  mercado.

Lo que registra Asomif

En 2020 la  cartera de microfinanzas disminuyó, pero  en menos proporción que en 2018 y 2019.  «Fue una disminución desacelerada a pesar  de la pandemia y  le puedo   decir con toda propiedad que el  efecto   de la Covid-19  en 2020, para efectos de cartera y de morosidad, la parte más fuerte fue  en el  segundo trimestre del  año, pero a partir de agosto se observó una  dinámica  económica  mayor y  más actividad en colocaciones,  de tal manera que el último  trimestre del año  fue el mejor para el  sector bancario  y de microfinanzas,  lo que hizo  que la cifra que  se acumulaba hasta agosto y septiembre  se revirtiera un poco», refirió Flores.

Para  Flores, lo  más importante no  es que la mora haya sido menor en 2020 que en 2019,  sino  evaluar cómo quedó la cartera en riesgo de  las instituciones de microfinanzas, porque es la  que da el elemento sobre el impacto de una crisis en la  cartera,  en la morosidad.  Explicó que la mora solo es cuando una persona se atrasa por una cuota,  pero la cartera en riesgo es cuando se tienen que reestructurar los plazos y hasta conceder meses de gracia para poder restablecer los pagos.

Lea también: ¿Es buen momento para ahorrar en los bancos? Lo que debe saber sobre la situación de las tasas de interés

«En el  segundo trimestre del  año la cartera en riesgo subió, y en el tercer trimestre  también,  pero después vino disminuyendo la cartera en riesgo. Pero  hay que decir algo que  muchas veces  los medios no lo  dicen  o  la gente no lo  comparte, el hecho de que la economía nacional  no  la cerraron  como  en otros países hizo que la actividad económica se mantuviera, aún en años de  pandemia», acotó el representante de Asomif.

En el último tramo del año, hubo mayor normalidad

Señaló que  el impacto  en la  actividad económica se vio  más en el segundo  trimestre porque los negocios y la gente por  su cuenta, sin que el Gobierno se los dijera, cerraron parcialmente los negocios, o los cerraron por algunos  días como  en  el  caso  del mercado Oriental, pero a partir de julio que pasó  la primera ola de la pandemia,  ya la gente comenzó a abrir sus negocias  y  ya el   último  trimestre del año fue casi normal.

El presidente de Asomif además declaró  que  cuando las personas tuvieron  afectaciones en  sus negocios y  se les disminuyó su capacidad de pago,  se les  dieron  plazos más amplios  y  se les adecuaron  los préstamos a las condiciones de los clientes.

De acuerdo con Flores,  el  desempleo en Nicaragua,  que se agravó desde 2018,    lo que ocasionó  fue más personas en la informalidad y menores ventas, pero  al  final las personas trataban  de cumplir con sus cuotas  en las financieras y  eso  ayudó a que no  fuera  un  año  drástico  como  lo  fue el 2018 por razones de  la crisis sociopolítica  y  2019 por las reformas fiscales.

Además, dijo que las remesas ayudaron a que las personas mantuvieran el  consumo  y  al final  apoyaran a los pequeños negocios.

En 2020, el saldo de cartera de Asomif  fue de  274.4 millones de dólares, colocados en 308 mil clientes. Eso los dejó 41.7 millones por debajo  de lo  logrado  en  2019, cuando a su  vez sumaban  360,624 clientes,  expuso Flores.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: