LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

De izquierda a derecha. Daniel Ortega saludando a su único invitado, Kove Daur, ministro de Relaciones Exteriores de la República de Abjasia. LA PRENSA / TOMADO DEL 19 DIGITAL

De izquierda a derecha. Daniel Ortega saludando a su único invitado, Kove Daur, ministro de Relaciones Exteriores de la República de Abjasia. LA PRENSA / TOMADO DEL 19 DIGITAL

Cómo la presencia del canciller de Abjasia en el acto del aniversario de la revolución muestra el aislamiento de Ortega

Kove Daur fue el único invitado internacional al acto del 42 aniversario de la Revolución Sandinista. Abjasia no cuenta con el reconocimiento de la Organización de Naciones Unidas

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

La presencia de Kove Daur, ministro de Relaciones Exteriores de la República de Abjasia, como el único invitado internacional que tuvieron Daniel Ortega y Rosario Murillo en la celebración del 42 aniversario de la Revolución Popular Sandinista, evidencia, según la lectura de dos expertos en Derecho y Relaciones Internacionales y un sociólogo consultados por LA PRENSA, el «profundo aislamiento diplomático» de la comunidad internacional hacia el régimen.

«La delegación de Abjasia llegó para confirmar una vez más nuestra amistad incondicional con el hermano pueblo de Nicaragua y su líder, el comandante Daniel Ortega Saavedra», fueron parte de las palabras compartidas en el discurso del canciller Daur, quien se sentó a la izquierda de Ortega durante la actividad.

Lea además: «El pueblo armado jamás será aplastado». Daniel Ortega reafirma su control sobre el Ejército y la Policía

A criterio de Carlos Murillo, experto en Derecho Internacional y catedrático en la Universidad de Costa Rica (UCR), el único acompañante de Ortega en su acto demuestra el «aislamiento de Nicaragua en el mundo diplomático», y por otro lado, subrayó que evidencia «la necesidad de Abjasia de mantener el reconocimiento y agradecer a los cinco países que lo reconocen. Es parte de un compromiso con Rusia, de crear este Estado separado de Georgia».

En esa misma línea, el especialista en Relaciones Internacionales en condición de anonimato, apuntó que el hecho de que «haya sido el único representante extranjero en las celebraciones del 19 de julio, se presta a interpretaciones de profundo aislamiento diplomático del Frente Sandinista y del actual gobierno de Nicaragua».

De izquierda a derecha: el presidente de la Asamblea Nacional, Gustavo Porras; la vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo; el dictador Daniel Ortega y el ministro de Abjasia. LA PRENSA / TOMADA DE INTERNET
De izquierda a derecha: el presidente de la Asamblea Nacional, Gustavo Porras; la vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo; el dictador Daniel Ortega y el ministro de Abjasia, Kove Daur. LA PRENSA / TOMADA DE EL 19 DIGITAL 

El sociólogo y analista político Óscar René Vargas coincide con lo mencionado por ambos especialistas e insiste en subrayar que a nivel internacional lo que se mostró fue un «aislamiento profundo» hacia Ortega. «La llegada de solo ese diplomático muestra que Nicaragua sigue aislada a nivel internacional. Abjasia es un país dependiente de Rusia, entonces hay que verlo como una presencia de un subordinado de Rusia».

Sus aliados tienen problemas mayores 

Los tres especialistas consultados por LA PRENSA coinciden en remarcar que la ausencia de los «viejos aliados» de Ortega, como Cuba y Venezuela, representa que cada país tiene «problemas internos más importantes y mayores». Sobre la ausencia del representante de Rusia, a criterio de los expertos, determina de que sus aliados prefieren mantenerse al «margen».

Murillo reconoce, por ejemplo, que la ausencia de Cuba «representa los problemas internos que tienen y el reconocimiento del régimen castrista de que no atraviesa un buen momento y que tampoco es propicio para relacionarse con un gobierno cuestionado por la comunidad internacional como el de Ortega-Murillo».

Analista internacional Carlos Murillo Zamora. LA PRENSA / CORTESÍA
Analista internacional Carlos Murillo Zamora. LA PRENSA / CORTESÍA

Enseguida, señala que de la misma manera Venezuela, de Nicolás Maduro, atraviesa «momentos difíciles» y comenta sobre la situación actual de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos (Alba-TCP). «Alba es un proceso de total decadencia, en el que ya solo existe de nombre y no opera realmente, porque Alba no existe y no funciona sin los petrodólares de Venezuela».

Lea también: Rusia «analiza» la solicitud del orteguismo de producir vacunas anticovid en Managua

El especialista insiste en remarcar que los otros aliados de Ortega «prefieren no tener presencia en un evento que refleja otro momento muy distinto a la historia de Nicaragua a la de hoy, una cosa es la Revolución sandinista y los triunfos, y otra cosa el régimen orteguista de lo que hay hoy, que se adueñó de la lucha de Augusto C. Sandino».

Por su parte, el experto que pidió no mencionar su nombre dijo que «ni siquiera los amigos más cercanos hicieron acto de presencia. No hubo acompañamiento de ningún jefe de Estado. Ni de los aliados más cercanos, ni de los otros países de la región centroamericana».

Oscar Rene Vargas, Nicaragua, Daniel Ortega, protestas
Óscar René Vargas es sociólogo y economista, tiene 35 libros publicados, y actualmente se encuentra en el exilio. LA PRENSA/Uriel Molina

Vargas refuerza lo mencionado por Murillo y precisa que «los problemas de Venezuela y Cuba son tan importantes que no le dieron la importancia del caso, de mandar una delegación a Nicaragua. Tienen tantos problemas internos que el hecho de mandar a alguien a Managua no era prioridad».

Combatientes históricos en la cárcel 

De la misma manera, los especialistas reconocen el impacto que tres de las figuras históricas de la Revolución sandinista estén en prisión por orden de su otrora compañero de lucha.

La excomandante guerrillera Dora María Téllez; el exguerrillero y general en retiro del Ejército, Hugo Torres, y el exguerrillero y exvicecanciller Víctor Hugo Tinoco. Los tres son acusados de ser «traidores de la patria». Hace 42 años dirigieron columnas guerrilleras durante la insurrección contra Anastasio Somoza Debayle.

Lea además: Dirigentes de Unamos y exguerrilleros sandinistas cumplen un mes de prisión en El Chipote

«La prensa internacional notó en sus reportajes que tres de las figuras históricas de la revolución cuyo aniversario se conmemoró, están en prisión por orden de su otrora compañero de lucha. Escritores que también integraron el primer gobierno sandinista, hacen ver una y otra vez que de esa revolución no queda nada. Intelectuales extranjeros que apoyaron en otros tiempos, hoy toman distancia y condenan las actuaciones del régimen», indicó el experto en Derecho Internacional.

La demanda de la comunidad internacional

En contraste al nulo «acompañamiento» de los aliados de Ortega, la comunidad internacional durante los últimos meses en que el régimen ha desatado una cacería contra opositores en el marco del conteo regresivo para las elecciones presidenciales del 7 de noviembre próximo, unánimemente le ha demandado tanto la liberación de los más de 26 opositores recién detenidos, incluidos, seis precandidatos presidenciales y la adopción de recomendaciones para propiciar unos comicios observados y transparentes.

Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea han encabezado las principales acciones contra el régimen orteguista para que ceda a las demandas. Los dos primeros países interpusieron recientemente sanciones y restricciones para los funcionarios orteguistas acusados de ser cómplices de «socavar la democracia» en Nicaragua.

El pasado jueves 8 de julio, un total de 629, de los 705 miembros del Parlamento Europeo (PE), aprobaron y respaldaron una nueva resolución de cara a presionar al régimen de Daniel Ortega para que cambie el rumbo del país, que ya se encamina a su cuarto año consecutivo de crisis, y dé paso a elecciones libres, justas y transparentes bajo los estándares interrelaciones, como única salida cívica y pacífica.

Lo que se conoce de Abjasia

Daur es un diplomático abjasio de 42 años, y su país es un pequeño territorio de 8,600 kilómetros cuadrados que se ubica al noreste del mar Negro y cuenta con al menos 300,000 habitantes. Para el mundo, esa nación es parte de la República de Georgia y actualmente no cuenta con el reconocimiento internacional de la Organización de Naciones Unidas como Estado independiente. Solo la Federación Rusa, Siria, Nicaragua, Venezuela y Naurú, un pequeño Estado de Micronesia en el océano Pacífico, lo reconocen.

La delegación de Abjasia que arribó el 17 de julio a Nicaragua. LA PRENSA / TOMADO DEL 19 DIGITAL
La delegación de Abjasia que arribó el 17 de julio a Nicaragua. LA PRENSA / TOMADO DE EL 19 DIGITAL

El ministro Kove arribó a Nicaragua el pasado 17 de julio, junto a dos diplomáticos Tuzhba Irakluii, viceministro de Relaciones Exteriores y Tania Laura, responsable de prensa del Ministerio de Relaciones de Exteriores de Abjasia. Fue la única «delegación» que llegó a Nicaragua a acompañar a Ortega en su acto. Los ministros o representantes de Nicolás Maduro y Raúl Castro no comparecieron.

En 2008, Ortega suscribió relaciones diplomática con Abjasia y tres años más tarde designó representación diplomática en ese país.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: