LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

El CSE informó que más del 95 por ciento de los ciudadanos nicaragüenses están cedulados. LA PRENSA/ARCHIVO

Proceso de cedulación provoca interrogantes sobre padrón electoral. Esto dicen los analistas

Analistas en temas electorales señalan que los datos de cedulación plantean interrogantes sobre el Padrón Electoral, específicamente en la cantidad oficial de ciudadanos registrados

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

La cedulación de más del 95 por ciento de nicaragüenses que reporta el Consejo Supremo Electoral (CSE) en el boletín informativo número 14, generó interrogantes en expertos en temas electorales que valoraron que ese dato no aclara el porcentaje ni el número total de ciudadanos registrados para votar en las elecciones del próximo 7 de noviembre.

Todos los nicaragüenses mayores de 16 años que tramitan su documento de identidad son incluidos en el denominado Padrón Electoral, que es la lista de ciudadanos aptos para votar en las elecciones municipales, regionales y nacionales. Sin embargo, en procesos electorales anteriores, los analistas y opositores se han quejado de que este documento no ha sido depurado de personas fallecidas y, en cambio, en las elecciones de 2016 el CSE aplicó un sistema para excluir a las personas que no han votado en las últimas elecciones, argumentando que era para depurar el padrón.

Para los críticos, ese sistema de apartar a los que no han votado se convirtió en un sistema de exclusión de opositores y personas que no votan por desconfiar en el sistema electoral.

Lea además: Padrón pasivo está diseñado para excluir

Además, en 2016 ese «sistema de depuración» oficializó varios tipos de padrón: padrón total, padrón pasivo, padrón activo y padrón definitivo o real, que generó confusión sobre cuál era el número con el que se iba a medir la participación ciudadana.

Desde el regreso de Daniel Ortega al poder en 2007, los procesos electorales de Nicaragua han sido criticados por la falta de transparencia y el ocultamiento de información de los resultados, además de irregularidades reportadas en los informes de organismos de observación electoral nacionales e internacionales.

Brenda Rocha en primer plano, magistrada presidenta del poder electoral, y Mayra Salinas, magistrada electoral. LA PRENSA/Foto tomada de El 19 Digital

En el actual proceso electoral en marcha en Nicaragua, lo único que se sabe oficialmente del Padrón Electoral es que 4,347,340 son los ciudadanos registrados para votar, según el dato citado por la presidenta del CSE, Brenda Rocha, el pasado 12 de junio en una conferencia de prensa con medios de comunicación oficiales, pero según los expertos electorales ese número no se corresponde con el ritmo de crecimiento que tenía el padrón antes de 2011.

Un experto en temas electorales, quien habló con LA PRENSA bajo condición de anonimato, valoró que si se toma en cuenta el crecimiento sostenido que ha tenido el Padrón Electoral desde 1984, se puede calcular que actualmente debería andar aproximadamente por 5.5 millones de nicaragüenses con cédula de identidad.

Lea además: CSE anuncia otra reducción de Centros de Votación, debido a «solicitudes de los partidos y alianzas políticas»

¿Qué padrón se usó?

Para el especialista consultado, es importante saber de qué padrón se sacó ese 95 por ciento de cedulados, para conocer cuántos ciudadanos no tienen su cédula. En ese sentido explicó que si se asume que es el 95 por ciento del padrón bruto de las elecciones municipales de 2017, equivalente a 5,095,747 ciudadanos —y que para la fuente «es la última referencia de padrón más real»—, resulta que 254,787 ciudadanos sería el 5 por ciento que no han sido cedulados. Pero si se usa como referencia el Padrón Electoral de 2021 publicado antes de la verificación del 24 y 25 de julio y que se redujo a 4,347,340 ciudadanos, el 5 por ciento no cedulado representa 217,367 personas sin cédula de identidad.

La fuente aseguró que según las estadísticas electorales, «desde 1984 a 2017 el padrón crece proporcionalmente a la población que llega a los 16 años y nunca decrece».

En ese sentido, valoró que según datos del mismo CSE, la población electoral crece al menos en 100,000 electores cada año, como se puede comprobar con el número de electores en los padrones desde 1984 hasta 2017, entonces, «por lógica el padrón de 2021 debería aumentar al menos en 400,000 nuevos electores en comparación con 2017 (hace cuatro años), sin embargo, más bien se redujo en 748,407, al compararlo con las últimas cifras divulgadas por el mismo CSE», indicó.

«El padrón debería ser de al menos 5.5 millones. Si sumamos los casi 750,000 menos respecto al padrón de 2017, más los 400,000 no incorporados de los cuatro años de crecimiento de electores, tenemos un déficit aproximado de 1,150,000 nicaragüenses en el registro electoral», manifestó la fuente.

Lea además: Cedulación nica es «inauditable»

¿Dónde está más de un millón de nicas?

El experto en temas electorales manifestó que lo único que se puede afirmar con certeza sobre los datos oficiales de cedulación es que «definitivamente más de un millón de electores desapareció sin explicación alguna» del Padrón Electoral.

«Es obligación del poder electoral aclarar donde están. ¿Qué se hicieron los 748,497 ciudadanos que restaron del Padrón Electoral de 2017, están fallecidos? ¿Migraron de forma legal e ilegal? Migración debe tener algún registro, pero alguien debe explicar dónde están más de un millón de nicas?», expresó la fuente.

«Definitivamente se necesita una auditoría externa del Padrón Electoral para tener cierto nivel de credibilidad en estos datos oficiales que no cuadran por ningún lado», agregó.

Otro experto en temas electorales que también solicitó ser citado bajo anonimato, dijo que si el CSE reporta menos cedulados en el Padrón Electoral, es porque así tiene un universo más pequeño para medir la abstención y la participación ciudadana el día de las elecciones.

En ese sentido, explicó que reportar menos cedulados en el padrón es «una manera de inflar la participación porcentual».

«No es lo mismo que voten 3 de 10, que 3 de 7. Además, tal vez ahora publican resultados por Juntas Receptoras de Votos, ahora que no tienen riesgo y entonces cualquiera puede ver el número total de votantes. Por eso reducir el denominador, que nadie lo tiene ni lo puede cuestionar con datos», manifestó la otra fuente anónima.

Críticas al proceso

El primer experto electoral consideró que el CSE, por el control que ha mostrado el partido gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en la institución, podría haber sacado del Padrón Electoral a ciudadanos opositores o de regiones del país donde la población se caracteriza por no apoyar al FSLN y donde ha perdido históricamente las elecciones.

«Cabe preguntarse si estos 400,000 que deberían haber ingresado al nuevo padrón no lo hicieron porque no están cedulados o no han realizado trámite alguno en el Registro Civil ni solicitado documento supletorio al CSE. O es población de territorios rurales del centro norte y regiones autónomas del país que no interesa a las autoridades cedular por estar en zonas históricamente adversas al partido en el poder», agregó la fuente.

El opositor y aspirante presidencial ahora en el exilio, Luis Fley, quien además es originario de Matagalpa (al norte del país), confirmó que en las zonas rurales del norte del país a los jóvenes se les exige una carta del partido sandinista, para que el CSE local les pueda extender su cédula de identidad, que por derecho es gratis cuando los nicaragüenses cumplen los 16 años.

«En la zona de Matiguás, Río Blanco, Waslala, todos los municipios del norte de Nicaragua no están siendo cedulados», afirmó Fley.

El opositor también señaló la dificultad que tienen en general los nicaragüenses de bajos recursos para pagar la renovación de su cédula a un costo de 300 córdobas. Fley aseguró que existe una cantidad numerosa de ciudadanos que tienen su documento de identidad con fecha vencida y no la han renovado porque prefieren comprar comida.

«Para el pueblo que está sin trabajo, 300 córdobas es una cantidad considerable de dinero, prefiere comprar su comida, sus quince libras de frijoles que sacar la cédula, porque con la cédula no va a comer. Si realmente el Gobierno quisiera cedular a toda la población no debería de poner obstáculo y la renovación debería ser gratuita», agregó el opositor.

Datos del CSE

El CSE asegura que ha realizado más de 600 mil trámites de cedulación en 2021. En el último boletín informativo reportó que entre enero y agosto se cedularon 621,760 nicaragüenses.

También afirmó que durante la semana del 2o al 26 de agosto «se ha desarrollado un amplio proceso de cedulación, atendiendo durante este período 20,863 trámites», que corresponden a: 6,976 nuevos ingresos; 8,403 renovaciones y 5,484 reposiciones.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: