LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

La semana pasada se viralizaron imágenes de pobladores de Estelí y sus alrededores haciendo fila con tanques de oxígeno para poder rellenarlos frente a una empresa que distribuye el producto en la ciudad. LA PRENSA/Tomada de Facebook

Pequeños distribuidores también confirman que no venderán más tanques de oxígeno

Alegaron que será hasta nuevo aviso, la mayoría trabajaba de la mano con Productos del Aire, empresa que cerró operaciones a pobladores desde hoy

Tras el anuncio que hizo la principal empresa distribuidora de tanques de oxígeno en el país, Productos del Aire, de no continuar prestando atención a la población y solo quedarse trabajando con el «sector salud», otros comercios más pequeños han confirmado a LA PRENSA que tampoco ellos ofrecerán más dicho servicio, lo que hace indicar que aquellos ciudadanos que se contagien de covid-19 y requieran oxígeno complementario no podrán sobrellevar la enfermedad en casa, sino que se verán obligados a asistir a un centro hospitalario.

Ante esta noticia de la empresa que los pobladores calificaron de «trágica» en las redes sociales, la mayoría ha manifestado su preocupación, sobre todo porque Nicaragua está viviendo el pico más alto de la pandemia, y los diferentes hospitales se encuentran saturados de pacientes.

«La desesperación de los pobladores por conseguir un tanque de oxígeno era notoria, todos los días se hacían las largas filas en las afueras de la empresa Productos del Aire, tanto en Managua como en Estelí; el Gobierno lo que quiere es tapar el sol con un dedo, no le importa perjudicar a la gente, ahora será más complicado tratarse en casa, por ley tendremos que ir a los hospitales donde la carga viral es más alta», escribió una usuaria en Facebook.

Lea además: Empresa que distribuye oxígeno medicinal dejará de atender a la población y solo atenderá al «sector salud»

Las publicaciones solicitando un tanque de oxígeno también abundan en las redes sociales, tal es el caso de la usuaria Adilia Ríos Rodríguez, quien escribió: «Pido ayuda a todas las personas, que puedan apoyarme para conseguir oxígeno para mi hijo, se los suplico. Los lugares están cerrados y no tenemos dónde comprarlos. O alguna persona que no vaya a ocupar el que tiene», refirió.

«Dios mío, que nadie, que nadie muera por el desabastecimiento de oxígeno. Te lo suplico Señor», escribió la periodista Letzira Sevilla.

«Hasta nuevo aviso»

LA PRENSA contactó a varias empresas distribuidoras de tanques de oxígeno para conocer si estaban ofreciendo y refirieron que no tenían disponible ninguno, y que tampoco iban a ofrecer más. «Será hasta nuevo aviso», expresó Invinic.

Mientras la empresa Gaspro Nicaragua respondió: «Estimado cliente para información únicamente estamos rellenando cilindros en contrato con nosotros».

Pobladores que trabajaban también como abastecedores, en las redes sociales expresaron que al cerrar Productos del Aire ellos se quedan también sin suministros.

«No vamos a continuar supliendo, es un duro golpe, tanto para la población como para quienes nos ganábamos el pan de cada día de esta forma, es lamentable, desconocemos el porqué esta decisión», manifestó Ronald Padilla, quien además vendía oxímetros, manómetros y otros accesorios en redes sociales.

Lea también: Vuelven entierros exprés a la zona de Las Segovias

Por su parte, un médico general que también abastecía a la población con tanques de oxígeno, explicó que la única alternativa que tendrán ahora los pacientes que no logren conseguir lo necesario para tratarse en casa, será visitar los hospitales, lo que «hasta cierto punto es lo indicado, sin embargo hay mucho temor, por el mal manejo que ha habido hasta este momento y la poca información que las autoridades transmiten, no hay confianza, pero lo mejor debería ser tratarse con especialistas y aunque hay mucha incertidumbre, no hay opción, porque las puertas ahora están más cerradas».

Algunas farmacias capitalinas que también vendían tanques de oxígeno explicaron que ahora solo lo harán a los hospitales.

«No dudo que es una presión del Gobierno a las empresas distribuidoras, saben que la gente no es tonta, pero a como sea quieren hacer creer que todo está normal, es inhumano lo que hacen en un momento tan crucial como el actual», dijo otro médico consultado por este medio, que por temor a represalia pidió se omitiera su nombre.

Ganaron la batalla en casa

Aunque es complicado atender a un paciente con covid en casa, pues hay que tener facilidad económica y tiempo, además que se requiere de una inversión fuerte en medicamento, alimentación y sanitización de las áreas, así como familiares disponibles las 24 horas, muchos pobladores prefieren asumir todo lo que implica, antes que ir a los hospitales, de ahí la urgencia de conseguir todo lo necesario para sobrellevar la emergencia.

«Carlos», en condición de anonimato, explicó que de julio para septiembre seis de sus familiares se han enfermado. Los primeros dos en consenso con su médico de cabecera decidieron no ir al hospital, pues estaban conscientes que la carga viral en los centros es mayor y la recuperación más lenta. Así que cuando uno de ellos, de 38 años de edad, necesitó oxígeno acudieron a Gaspro, una empresa que está en el parque industrial Portezuelo.

«Ahí adquirimos el tanque con un depósito de 200 dólares, bajo un contrato de un mes. Adicional se pagó 150 dólares por el kit que se usa para la parte superior del tanque y 1,125 córdobas cada relleno de gas», comenta.

Puede interesarle: Nicaragua recibe 199,200 dosis más de vacuna contra la covid-19

A las semanas una de sus tías también se vio delicada y tras la baja de su saturación, «lo que hicimos fue retomar la misma experiencia de atenderla en casa con un médico de cabecera que día de por medio revisaba sus signos como: PCR, ferritina y hemoglobina, entre otros».

Carlos relata que en primer instancia sus primas pensaron llevarla al Hospital Alemán, pero la paciente dijo que no, que le daba miedo, «razón por la que buscamos una segunda opinión y por eso se le atendió en casa con supervisión médica y un extensivo tratamiento según las cardiopatías que desarrollaba».

En ese momento al ir a Gaspro ya no tenían tanques disponibles, ni los de alquiler ni de venta que en ese entonces valían 500 dólares. Solo había para relleno, así que uno de los familiares nos prestó uno de dos que tenía en contrato con dicha empresa.

«En este sentido, fue un poco preocupante en los primeros casos atender desde casa, pero nos dimos cuenta que sí era posible siguiendo al pie de la letra cada recomendación tanto del médico de cabecera como del personal médico del Silais que en su momento llegaron a visitar para conocer la situación», señala.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: