LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

Ya están en las arcas del BCN los más de US$353 millones entregados por el FMI; por ello, reservas alcanzan nivel récord

Una mayor solidez en las reservas internacionales, permite entre otras cosas, que haya estabilidad macroeconómica y de desenvolvimiento en el régimen cambiario, es decir se reduce el riesgo de que haya una devaluación descontrolada del córdoba frente al dólar.

Las Reservas Internacionales Brutas de Nicaragua rebasaron en agosto los 4,000 millones de dólares, luego que ingresaran los fondos millonarios entregados por el Fondo Monetario Internacional (FMI), así como préstamos y donaciones desde el exterior, según datos publicados por el Banco Central de Nicaragua (BCN).

En concreto, en poder del Banco Central al cierre de agosto se encontraban 4,052.7 millones de dólares, 414 millones de dólares más con relación al mes anterior, debido principalmente al ingreso a las cuentas del banco de un flujo equivalente a 353.5 millones de dólares que entregó el mes pasado el FMI para atender la emergencia de la covid-19 y fortalecer las reservas monetarias del país.

Los flujos del FMI forman parte del programa de asignación de Derechos Especiales de Giro (DEG), que el año pasado lanzó el organismo para ayudar a los países socios a afrontar el impacto de la pandemia, por un monto equivalente a 650,000 millones de dólares. La idea del programa y del cual se benefició Nicaragua es que cada país reciba un monto proporcional de su cuota DEG, el cual puede ser cambiado en divisas con otros países.

En una gráfica explicativa, el Fondo señala que los gobiernos al cambiar sus DGE —que es el instrumento financiero de reserva del organismo—por divisas, pueden por ejemplo utilizar esos flujos para comprar vacunas.

Hasta ahora el Gobierno de Nicaragua no ha dicho en qué invertirá esos más de 350 millones de dólares que le entregó el FMI en el contexto del programa antes explicado o qué porcentaje del mismo lo destinará para invertir para atender la pandemia y otra parte para reservas. A este fondo se suman los 186 millones que aprobó el Fondo en diciembre del año pasado, para un total de entrada de recursos de la entidad en menos de un año de 539.5 millones de dólares.

Otros factores de incremento

Más allá de eso, otro factor que incidió en el aumento de más de 400 millones de dólares de las reservas internacionales de Nicaragua fue el ingreso de 57.7 millones de dólares en concepto de donaciones y préstamos para proyectos del Sector Público No Financiero (SPNF), así como la colocación neta de depósitos monetarios por 38 millones de dólares. Igualmente, el Banco Central hizo compras netas de divisas por 15.1 millones de dólares.

Según el reporte del máximo emisor bancario, las reservas se vieron levemente mermadas por el pago de servicio de la deuda del sistema público no financiero por 27.8 millones de dólares, así como por operaciones de redención neta de Letras estructurales en moneda extranjera por 11.4 millones de dólares, entre otras operaciones.

«La cobertura de las RIB a base monetaria se situó en 3.63 veces, superior al indicador del mes anterior (3.28 veces)», dijo el Banco Central de Nicaragua. Cabe mencionar que esta es la primera en la historia económica de Nicaragua que las reservas rebasan los 4,000 millones de dólares.

Una mayor solidez en las reservas internacionales permite, entre otras cosas, que haya estabilidad macroeconómica y de desenvolvimiento en el régimen cambiario, es decir, se reduce el riesgo de que haya una devaluación descontrolada del córdoba frente al dólar.

Esperan más crecimiento

El nivel récord de las reservas internacionales coincide con la reciente decisión del Banco Central de Nicaragua de incrementar la meta de crecimiento para la economía del país este año, luego de un 2020 en caída.

En una reciente entrevista en un medio de propaganda del orteguismo, el presidente del BCN, Ovidio Reyes, dijo: “Si nos vamos a la tendencia que nosotros creemos que podría tomar la economía a los siguientes trimestres de un 4 por ciento, finalizaría la economía este año creciendo un 7 por ciento. Es decir, podríamos finalizar el año creciendo, en lugar de un 4 o 6 por ciento que habíamos previsto, entre un 5 y un 7 por ciento del crecimiento”.

Tras resaltar el crecimiento que las diferentes actividades económicas han exhibido en lo que va del año y pese al aumento de la incertidumbre política, Reyes afirmó: “Nuestro país se encuentra bien en términos económicos, se encuentra sano financieramente y además de eso se encuentra con generación de empleos y con inflación baja y moderada. Eso es bueno, porque entonces las expectativas de las empresas, de los empresarios, de los dueños de negocio, son positivas en ese escenario, y significa también que podemos tener entonces esta misma dinámica hacia este y el próximo año, manteniéndose constante y recuperando el terreno que se había perdido en estos tres años precedentes de crecimiento negativo”.

Distintos economistas han advertido que detrás de la fuerte tasa de crecimiento económico pronosticada para este año, hay un efecto base, porque el año pasado el PIB se redujo 2 por ciento. Además el país acumula tres años de recesión y más de 150 mil siguen sin recuperar su empleo destruido desde el 2018.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: