LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

Max Jerez y su mamá, Heidi Meza Torres (QEPD). Foto cortesía

Fallece mamá de Max Jerez sin despedirse de su hijo, preso político del orteguismo

Heidi Meza Torres, de 67 años, no pudo visitar a su hijo en la cárcel el pasado 31 de agosto por estar hospitalizada y las autoridades le negaron a Max visitarla en el hospital

La Alianza Universitaria Nicaragüense (AUN) anunció la tarde de este viernes el fallecimiento de doña Heidi Meza Torres —mamá del líder universitario encarcelado Max Jerez—, luego de haber estado interna desde hace más de un mes debido a derrame pleural y neumonía.

AUN informó por la tarde en un comunicado que familiares, amigos y el abogado de Jerez «realizaron las gestiones en la Dirección de Auxilio Judicial para que el líder estudiantil pueda ver a su mamá y despedirse de ella», pero la solicitud fue denegada.

El abogado de Jerez —quien habló con LA PRENSA bajo condición de anonimato—, dijo que hicieron las gestiones que el Código Penal indica, entre ello, hacer la solicitud a través de un escrito dirigido al jefe de la Dirección de Auxilio Judicial, comisionado general Luis Alberto Pérez Oliva, e igualmente a la jueza Gloria Saavedra, del Juzgado Décimo de Distrito Penal de Audiencias de Managua.

En el escrito, el abogado solicitó de «urgencia» llevar a Jerez ante su mamá para que tuviera la oportunidad de verla antes de morir.

Dolly Mora, integrante de AUN, informó en conferencia de prensa virtual el deceso de doña Heidi, e indicó que se hicieron las gestiones para tramitar el permiso para Jerez ante la jueza Saavedra, pero no se obtuvo respuesta.

Mora relató que en el despacho de la jueza Saavedra tuvieron que insistir para que recibieran el escrito.

«Hicimos todas las gestiones para que pudieran darle permiso a Max de despedirse de ella. Fuimos a Auxilio Judicial con el doctor y la sobrina, pero dijeron que no podían hacer nada, que es vía legal. Se fue a introducir el recurso legal ante el Distrito, con la jueza Gloria Saavedra, que lleva el caso de Max, no lo quería recibir, pero al final lo recibieron, pero la señora falleció a las 2:20 p.m.», dijo Mora.

La conferencia de prensa de las 2:30 p.m. que convocaron los miembros de AUN era para informar las gestiones que estaban haciendo para que Jerez pudiera ver a su mamá, pero cuando estaban mandando los enlaces para conectar a los periodistas, recibieron la fatídica noticia.

Mora dijo que ahora van a gestionar que Jerez sea llevado al funeral de su mamá, aunque saben que es poco probable.

Meza, de 67 años, estaba interna en la Clínica San José Sermesa en Managua. La valoración de los médicos declaró desde la mañana que había «alto riesgo de muerte en las próximas horas», por eso los jóvenes de AUN demandaban «al Gobierno de Nicaragua, en un acto de humanidad, que el líder juvenil e hijo único, Max Jerez, pueda ver a su madre, en su lecho, en un mínimo momento para que pueda despedirse del ser que le dio la vida y que ha luchado incansablemente con sus últimas fuerzas por su libertad».

Vilma Núñez: «Es un derecho»

La defensora de derechos humanos y presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Vilma Núñez, afirmó que es obligación del sistema judicial permitir al reo despedirse de un ser querido moribundo o asistir a su funeral, para lo cual podrá ser llevado bajo custodia policial.

«Esta es una posibilidad que tiene todo reo, es una norma humanitaria que no se le niega ni a la peor persona del mundo, mucho menos a un inocente como es Max Jerez», expresó la defensora de derechos humanos.

Núñez recordó que Nicaragua es signataria de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y otros tratados internacionales, estipulados en el artículo 46 de la Constitución Política, los que establecen que «todos los reclusos deben ser tratados con respeto por su dignidad y valor propio como seres humanos».

«El sistema judicial tiene la obligación de informarle al recluso sobre el fallecimiento o estado de salud de un familiar, pero tiene además el deber de permitirle que vaya a su lecho de enfermo, para que la vea viva en el caso de la mamá de Max, y lo puede hacer solo o acompañado, eso ya queda a discreción de los carceleros, pero sí es es obligatorio, no es una concesión ni una facultar, es obligatorio», dijo Núñez.

La defensora de derechos humanos aseguró que el mismo derecho aplica en el caso de asistir a los funerales de un ser querido, lo que solo depende de una gestión legal que precisamente hizo el abogado de Jerez para que poder ver a su mamá antes de morir, pero le fue negada.

«La Policía convertida en carcelera tiene que dejar salir a Max Jerez a las honras fúnebres de su madre. Max Jerez tiene que despedirse de su madre, aunque sea viéndola ya en un caja o viéndola a punto de entrar en una caja», agregó Núñez.

La mañana de este viernes, Amalia Barrios, comunicadora y encargada de prensa de AUN, divulgó la noticia en su página de Facebook, donde escribió lo siguiente:

«SOS por Heidi Meza Torres. Heidi Meza Torres, mamá de Max Jerez Meza, está muy grave en el hospital, tiene derrame pleural y neumonía. Su salud se quebrantó por la situación de su hijo. Doña Heidi pide ver a su hijo. Espero puedan verse, porque Max es hijo único y porque es inocente».

«Lo que nos avisaron sus familiares, sus sobrinas, es que ella ya está agonizando, es lo que hemos transmitido, es lo que manejamos», dijo Mora.

Debido a la gravedad de su enfermedad, Meza no pudo llegar a la visita que le permitió la Policía a los familiares de los presos políticos el pasado 31 de agosto, en las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial, conocidas como el nuevo Chipote, donde están presos más de 30 opositores, entre ellos aspirantes presidenciales.

Jerez, de 27 años, fue detenido el pasado 5 de julio, el mismo día que fue arrestado el también universitario opositor Lesther Alemán y los líderes campesinos Medardo Mairena, Freddy Navas, Pedro Mena y Pablo Morales. Este último fue liberado horas después.

A todos ellos se les impuso detención de 90 días, bajo investigación «por la posible comisión de actos ilícitos al contar con fuertes indicios de que han atentado contra la sociedad nicaragüense y los derechos del pueblo, de conformidad con la Ley 1055 y el Código Penal», informó la Fiscalía en ese momento.

Al menos dos meses después de la detención, Jerez, Alemán y los líderes campesinos Mairena y Navas fueron acusados por el delito de «conspiración para cometer menoscabo a la integridad nacional».

Jerez es miembro de la Alianza Universitaria Nicaragüense (AUN).

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: