LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

Nicaragua ingresa a organismo donde podrá acceder a nuevos financiamientos ligados al tema ambiental, esto opinan especialistas

A juicio de especialistas en medioambiente, lo que el régimen busca son espacios en los que pueda obtener recursos frescos

Este 16 de septiembre Nicaragua oficializó su ingreso al Global Green Growth Institute (GGGI por su sigla en inglés). Dicha institución ofrece asistencia técnica y financiamiento para la ejecución de proyectos que garanticen el crecimiento económico verde.

Especialistas en temas ambientales consideran que esta es una «buena plataforma». Pero están seguros que el interés de Nicaragua no es ambiental sino económico, pues con su ingreso lo que busca en llenar un requisito para conseguir financiamiento fresco en esta y otras instancias. Ya que al estar enfocadas en temas ambientales estas organizaciones le pueden financiar proyectos al régimen de Daniel Ortega, sin que la condena internacional por las violaciones a los derechos humanos pueda impedirlo.

El GGIE tiene su sede en Seúl, capital de Corea del Sur y se define como una organización intergubernamental internacional basada en tratados, «dedicada a apoyar y promover el crecimiento económico fuerte, inclusivo y sostenible en países en desarrollo y economías emergentes». Con Nicaragua la lista de miembros se elevó a cuarenta, la mayoría son de África y Asia, y de Latinoamericana son parte: Costa Rica, Colombia, Ecuador, México, Paraguay, Perú y ahora Nicaragua.

Medios oficialistas informaron que el embajador de Nicaragua en Corea, Rodrigo Coronel, entregó al director general del GGGI, Frank Rijsberman, el decreto de adhesión que oficializa el ingreso del país a la organización. Pero no dieron detalles de los proyectos que podría financiar dicha organización.

«Las acciones concretas de nuestro Buen Gobierno en la rama de protección al Medio Ambiente hacen de Nicaragua un ejemplo a nivel mundial. GGGI será un socio invaluable para apoyar a nuestra bella Patria a seguir luchando por este importante objetivo y juntos brindar a las generaciones futuras la calidad de vida y el mundo prístino que se merecen», señala la nota publicada en el medio oficialista El 19 Digital.

Amplias áreas en las que se puede conseguir financiamiento

De acuerdo con información publicada en el sitio web del GGGI, «su agenda 2030 marca el rumbo de sus esfuerzos para respaldar eficazmente las necesidades de sus miembros en la transformación de sus economías, hacia un crecimiento verde, ambientalmente sostenible y socialmente inclusivo».

Esto, en respuesta a la exigencia del Acuerdo de París de 2015, de una respuesta global reforzada a la amenaza de la crisis climática y el deterioro de las condiciones ambientales; también de fortalecer las capacidades de los países para hacer frente al impacto del cambio climático, para promover el desarrollo sostenible e inclusivo. Las áreas en las que trabaja el GGGI son:

  • Manejo de desechos
  • Energía solar
  • Transporte sostenible
  • Edificios e industrias ecológicos
  • Paisajes forestales
  • Género y desarrollo inclusivo.

A criterio de especialistas en temas ambientales, el GGGI es una gran plataforma, en la que varios países han conseguido apoyo para enfrentar el impacto del cambio climático. Pero en el caso de Nicaragua, consideran que la amplitud de las áreas que cubre, le proporcionarán a Ortega un abanico de oportunidades para sustituir algunas fuentes de financiamiento que se han cerrado a raíz de la condena mundial que provocó la represión con la que sofocó las protestas de 2018 y las denuncias de constantes violaciones a los derechos humanos.

Estas organizaciones no ponen condicionamientos políticos

Señalan como prueba de que el interés de Nicaragua por el GGGI es económico y no ambiental, que fue creado en 2012, a raíz de la Cumbre de Río. Sin embargo, hasta ahora que enfrenta una crisis política que le ha cerrado varias fuentes de financiamiento es que Nicaragua se interesa en ser parte de él.

«Ojalá Nicaragua aprovechara este apoyo para impulsar un crecimiento verde inclusivo, pero esto es igual que la firma del Acuerdo de Escazú que nunca se ha cumplido, pero se firmó para llenar una lista de requisitos; ya que estos le permiten al país acceder al financiamiento que entregan diversas instituciones vinculadas al ambiente, particularmente al clima… Porque ahí no interfieren las decisiones políticas», dice el dirigente de una organización ambientalista que prefiere omitir su nombre para evitar represalias.

Y pone como ejemplo a Canadá y Reino Unido. Ambos países han sido muy beligerantes al momento de condenar las violaciones a los derechos humanos e incluso las han castigado con sanciones. Pero paralelamente han apoyado la entrega de recursos de instancias verdes a Nicaragua. Porque estas organizaciones solo se enfocan en la transparencia en el manejo de los recursos.

«En otras palabras lo que a estas organizaciones que manejan los fondos verdes les interesa es que el beneficiario de los recursos no sea ladrón y no les importa si es asesino», dice otro dirigente ambientalistas que también prefiere no revelar su nombre.

Economía verde afianzaría modelo extractivista actual

Amaru Ruiz, presidente de la extinta Fundación del Río, coincide en que el interés de Nicaragua de adherirse a esta organización es estrictamente económico. Porque además de asegurarle recursos frescos, le ayudaría al régimen a consolidar su modelo económico extractivista, que ha mercantilizado los recursos en naturales en beneficio de unos pocos.

«Este instituto promueve el crecimiento verde y todos estos conceptos como crecimiento, economía y negocios verdes parten de un concepto que nosotros hemos cuestionado. Porque trata de mercantilizar los bienes que vienen de la naturaleza; por tanto, es un modelo que no cambia la insostenibilidad ambiental y social del modelo de producción y consumo que se ha instalado en nuestros países», asegura Ruiz.

Al apostarle al crecimiento verde, Nicaragua le pondría un parche a la insostenibilidad del modelo de producción y consumo que tiene actualmente. Cuando lo que debería hacer es buscar un nuevo modelo acorde a las capacidades y potencialidades del país que satisfaga a todos.

«Sobre todo en estos últimos años, el interés del régimen ha sido entrar en espacios internacionales que le permitan acceder a recursos frescos para mantener su modelo; sin necesidad de cambiar el deterioro ambiental que enfrenta el país… Eso lo vimos cuando se acercó al Fondo de Carbono y al Fondo Verde del Clima… Pero ya está demostrado que se acercaron por un interés estrictamente económico y no ambiental», asegura Ruiz.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: