LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

Stalin

Entre los personajes de la historia reciente, a partir del siglo XX, más recordados por su crueldad, está quien sucedió a Lenin en el gobierno soviético: Iósif Stalin, nacido en 1878 en Georgia, que después sería parte de la Unión Soviética (URSS); hijo de un zapatero alcohólico y de una sirvienta acusada de promiscua. Su nombre era Iósif Vissariónovich Dzhugashvili, pero adoptó el sobrenombre de Stalin (en ruso, hecho de acero). Tenía una salud frágil; nació con sindactilia (dedos unidos por una membrana) en dos dedos del pie; a los dos años tuvo sarampión y escarlatina; a los 14 sobrevivió a la viruela que le dejó marcas en el rostro; también fue atropellado por un coche quedando con un defecto al caminar.

Stalin estudió en una escuela de la Iglesia ortodoxa de Georgia y luego ingresó en el Seminario. Pero antes de ordenarse Stalin renunció y se dedicó a la política. Se casó con Yekaterina Svanidze, quien murió solo cuatro años después. Tuvieron un hijo, Yákov Dzhugashvili, con el que Stalin no tuvo contacto desde la muerte de su madre. Yákov intentó suicidarse disparándose sin éxito, pero sufriendo graves heridas. Stalin comentó: “Ni siquiera pudo dispararse bien”. Su segunda esposa fue Nadezhda Allilúyeva, quien se suicidó después de una discusión con él. Tuvieron dos hijos, Vasili, quien murió a causa del alcohol en 1962, y Svetlana, que abandonó la URSS viviendo en Estados Unidos donde murió en 2011. Stalin tuvo como amante a Lidia Pereprygina, pero nunca reconoció posibles hijos con ella.

Después de estudiar el marxismo en su paso por el movimiento socialista georgiano se adhirió al Partido Bolchevique de Lenin (después Partido Comunista de Rusia y luego de la URSS) y lideró los “escuadrones de lucha” en asaltos a bancos. Al triunfar la Revolución Bolchevique bajo Lenin, ocupó varios cargos, incluyendo miembro del Comité Central Ejecutivo del Congreso de los Sóviets. La acumulación de poder por parte de Stalin tomó al moribundo Lenin por sorpresa, quien en su testamento político hizo llamamientos para que el partido lo apartara.

 Stalin se encargó de eliminar al probable sucesor de Lenin, León Trotsky, obligándolo a exiliarse y mandándolo a asesinar en México. Al morir Lenin, Stalin presidió un liderazgo colectivo con Kameniev y Zinoyev, a quienes posteriormente los mandó a matar. Se había convertido en el dictador de la URSS desde 1922. Aunque la colectivización de la producción agrícola que impulsó fue un desastre económico y humanitario, fortaleció y estabilizó la Unión Soviética; y la participación de la URSS bajo su mando fue decisiva para derrotar al nazismo en la Segunda Guerra Mundial. Pero, lo que la historia recuerda más sobre Stalin son sus numerosos crímenes. Gobernó imponiendo el terror con crueldad eliminando a sus más cercanos camaradas considerándolos posibles rivales y eliminando a cualquier persona por la mínima sospecha de oponerse o disentir de su régimen.

Durante la dictadura de Stalin cerca de cinco millones de personas fueron encarceladas y obligadas a trabajos forzados, un millón fueron ejecutadas y dos millones perecieron en el brutal cautiverio. Sin embargo, algunos historiadores creen que los archivos contienen cifras incompletas. Hay autores para los que al menos 10 millones de muertes son atribuibles a Stalin.

 El sábado 28 de febrero de 1953 Iósif Stalin cenó con su círculo político más cercano. Cuando se fueron, se retiró a dormir. Al día siguiente no salió de su cuarto. A las diez de la noche del domingo 1 de marzo, su mayordomo lo encontró tendido en el suelo vestido tal como se había retirado de la cena. Tuvo un ataque cerebrovascular y estuvo noche y día inmovilizado en el suelo sin ayuda. En su larga agonía de cinco días estuvo rodeado por sus más cercanos camaradas, que se expresaban —apenas disimuladamente— deseándole la muerte, mientras disputaban quién sería su sucesor. Finalmente murió. Tenía 74 años.

El autor es abogado y comentarista de temas políticos y religiosos

www.adolfomirandasaenz.blogspot.com

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: