LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

Ortega insiste en las relaciones con Crimea, territorio en disputa entre Rusia y Ucrania, estos serían los motivos, según analistas

Analistas consideran que al reconocer como República un territorio en disputa Ortega tiene sus intenciones establecidas con Rusia. Ucrania sancionó a Nicaragua en febrero tras la apertura del consulado en el territorio en disputa

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

Mientras a nivel local la celebración del Bicentenario de la Independencia de Centroamérica pasó casi desapercibida y la semana concluye marcada por el enfrentamiento de Nicaragua con Argentina, en la VI Cumbre de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac); una delegación del régimen de Daniel Ortega realizaba una gira en la «República de Crimea», cuyas autoridades agradecieron que esta se haya realizado en tan emblemáticas fechas.

Un documento remitido por la vicepresidenta Rosario Murillo a los medios de comunicación, indica que en la gira se abordó el resultado de la visita que las autoridades de Crimea hicieron a Nicaragua en junio y el interés de ambas partes en fortalecer las relaciones comerciales. Interés que quedó plasmado en un acuerdo de cooperación económico-comercial que Nicaragua firmó con la que llama «República de Crimea». Con él, las partes pretenden afianzar la dinámica de sus relaciones, abrir el camino para incrementar el intercambio comercial y ejecutar proyectos académicos y culturales. Hasta ahora esas relaciones comerciales no arrancan.

Los analistas consideran que este intercambio de visitas y la firma de convenios comerciales que al final no causarán ningún impacto, reflejan que Daniel Ortega se quedó anclado en el pasado y que lo único que le interesa es profundizar sus relaciones con Rusia, que es uno de los pocos aliados que le quedan.

«Son relaciones que desde el punto de vista material o lo que llamamos tangible, no pueden dejar ningún beneficio. En primer lugar porque ese es un territorio en disputa donde no se ha consolidado una verdadera nación que se pueda llamar República. Recordemos que toda esta parte del oriente de Ucrania fue tomada por Rusia hace ya varios años y lo que está haciendo Ortega es más bien profundizar la relación que tiene con Rusia prestándose al juego de Moscú en esta disputa territorial», dice Antonio Barrios Oviedo, especialista costarricense en relaciones internacionales.

También puede leer: ¿Qué busca Ortega en Crimea, una zona en disputa entre Rusia y Ucrania?

Es territorio ocupado por Rusia desde 2014

En 2014, el presidente ruso Vladimir Putin y los dirigentes de la península de Crimea firmaron un tratado por el cual Crimea y Sebastópol pasaron a formar parte de la Federación Rusa.

Desde entonces ha sido un territorio en disputa y hace pocas semanas, es decir, siete años después, el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, reabrió la disputa.

El 23 de agosto pasado, durante una cumbre internacional denominada Plataforma de Crimea, Ucrania logró el apoyo de 46 países, incluidos todos los de la Unión Europea (UE) y Turquía, así como de organizaciones internacionales, entre ellas, la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) para recuperar la zona en disputa.

«Hoy iniciamos la cuenta atrás para el día en que Crimea será desocupada. No se puede perder ni un día más», aseguró Zelenski durante la cumbre realizada en Kiev, capital de Ucrania.

Lea también: Cómo la presencia del canciller de Abjasia en el acto del aniversario de la revolución muestra el aislamiento de Ortega

Representante de Putin ante Crimea ahora es cónsul de Nicaragua

La delegación de Nicaragua estaba integrada por varios funcionarios, entre ellos, la embajadora de Nicaragua en Rusia, Alba Azucena Torres Mejía y Oleg Beláventsev, cónsul honorario de Nicaragua en Crimea.

Los acercamientos de Ortega con Crimea comenzaron en 2015; después que el entonces embajador de Nicaragua en Rusia, Juan Ernesto Vásquez Araya, se convirtiera en el primer embajador extranjero en visitar oficialmente la península tras su anexión a Rusia.

En 2016 se anunció la visita de una delegación de la península a Nicaragua para firmar un acuerdo de cooperación, pero esta se concretó hasta en junio de este año. En 2016 se dijo que la delegación de Crimea podría ser encabezada por el representante plenipotenciario del presidente ruso en el distrito federal de Crimea, Oleg Beláventsev, funcionario que ahora ostenta el cargo de cónsul honorario de Nicaragua en Crimea. Esta fue la primera representación diplomática que abrió sus puertas en la península tras su anexión a Rusia.

Ucrania aprobó sanciones contra Nicaragua en febrero de este año, por su decisión de abrir un consulado en Crimea. Y en noviembre del 2020, había protestado por la inauguración de la sede diplomática en la península; también por el nombramiento de Oleg Beláventsev como cónsul honorario de Nicaragua en Crimea. Además, prometió tomar medidas al respecto por considerar ese paso como una «violación de la soberanía e integridad territorial» de Ucrania y un «paso abiertamente no amigable» por parte de Nicaragua.

Los medios oficialistas informaron que durante la gira, la embajadora Torres Mejía fue recibida por la alcalde de Evpatoria, Olesya Jaritónenko. Ambos mostraron interés en establecer hermanamientos con ciudades nicaragüenses; también desarrollar programas educativos para que los estudiantes de primaria y secundaria de Crimea aprendan español.

Embajadora de Nicaragua en Rusia, Alba Azucena Torres Mejía, durante la inauguración del Consulado y nombramiento de Oleg Beláventsev como cónsul honorario de Nicaragua en Crimea, en noviembre de 2020. Foto tomada del portal oficial El 19 Digital.

En medio de la disputa Ortega busca quedar bien con Rusia

En medio de los esfuerzos de Ucrania por recuperar su territorio, Ortega desconoce la disputa territorial y busca congraciarse con Rusia otorgándole esa parte del territorio en disputa un estatus de «República» que en realidad nadie reconoce.

El especialista que además es docente de la Universidad de Costa Rica, tampoco descarta que el espaldarazo de Ortega a Crimea sea en respuesta a la posición de Ucrania en el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU)

Mientras la delegación nicaragüense visitaba Crimea, durante la 48 sesión del Consejo de Derechos Humanos de ONU, Ucrania fue uno de los cincuenta países que firmó una declaración conjunta que entre otras cosas le demanda a Ortega la liberación inmediata de todos los presos políticos. En el país hay más de 150 presos políticos, entre ellos 34 que permanecen detenidos en el Chipote y según sus familiares enfrentan tortura.

«Los países reconocen violaciones a los derechos humanos cuando políticamente les conviene… Entonces no dudaría que Ucrania se está uniendo al concierto europeo para condenar las violaciones a los derechos humanos no solo en Nicaragua sino también en otras partes del mundo. Pero creo que estaría enfocado en el caso de Nicaragua porque el país está reconociendo como República un territorio en disputa; entonces la contraparte Ucrania, que se siente agredida, responde de esa manera», explica Barrios Oviedo.

Lea además: Cómo el capricho de Ortega con Putin hizo perder a Nicaragua a un socio comercial: Ucrania. Lo que hay detrás de las sanciones

Núñez: una visión en el pasado

Para el analista político Eliseo Núñez, el acercamiento de Ortega a Crimea refleja que Ortega se quedó anclado en los años sesenta, setenta y ochenta.

«Esas son las tres décadas que rigen su vida. Él mira el mundo con una división entre pronorteamericanos y prosoviéticos, a los que ahora sustituyó con los rusos y los chinos. Ortega sigue creyendo en la construcción de un mundo alternativo al capitalismo», señala Núñez.

Además, explica que a Ortega ni siquiera le importa contradecirse, ya que mientras ataca al neoliberalismo sus prácticas son más neoliberales que las de los gobiernos de Alemán y Bolaños.

«Lo escuchamos hablar de las reservas internacionales y de otras cosas propias del neoliberalismo y a la vez quejarse del capitalismo salvaje. Pero ahora tiene como modelo referente a la Rusia de Putin, que es neofascista, con un gobierno corporativista y una tónica de arreglo con los poderes fácticos, que son las armas y el capital y que a cambio de conseguir prebendas en los negocios le dejan la política solo a Putin», explica Núñez y añade que si ese es su modelo de referencia, no es extraño que defienda los intereses de Putin.

Garantizar el poder

El analista político considera que a Ortega lo define claramente la frase de un profesor especialista en peronismo que dice que «para sostenerse en el poder no importa ser contradictorio en tu discurso, no importa que hoy tengas un argumento y mañana otro, si la ley te sirve y la institucionalidad te sirve aplicala y si romperla te sirve también rompela porque lo importante es mantenerse en el poder» y eso es lo que está haciendo Ortega, mantenerse en el poder si importar lo que tenga que hacer.

También considera que otro error de Ortega es creer que todo se puede hacer desde el Estado, que desde el Estado se puede ordenar qué comprar y qué consumir; y en realidad el comercio no funciona así. El intercambio comercial depende de las necesidades de uno y la oferta del otro. Y realmente ni Rusia ni Crimea consumen lo que nosotros producimos; además, esos procesos de adaptación llevan años, por tanto, en el corto plazo no es posible sustituir un mercado por otro.

Y mucho menos por el mercado de Estados Unidos, que es el principal socio comercial de Nicaragua y por años Nicaragua ha adaptado su oferta a las necesidades de ese mercado. Además, esos son mercados muy lejanos y pequeños, por lo que incluso la logística de llevar productos desde aquí hace inviable hacer negocio con ellos.

Para Barrios Oviedo este tipo de relaciones ni tiene ningún futuro y son arrebatos de Ortega que está viendo con quién se alía y quién lo apoya. «Porque paradójicamente Ortega está más aislado en Europa y Estados Unidos que en América Latina, que por estar tan fragmentada y con la Organización de Estados Americanos (OEA) tan desprestigiada por la posición que ha tomado ante algunas situaciones que Ortega aprovecha esto, pero también trata de congraciarse con Rusia al reconocer a una República que solo existe en su mente», asegura el especialista en Relaciones Internacionales.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: