LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

Mechnikov, vacunas, Rusia, Nicaragua

La planta de vacunas Mechnikov. LA PRENSA/Archivo

Se le esfuma al régimen de Ortega el negocio de fabricar vacuna rusa en la planta Mechnikov. Rusia mira a América del Sur

“Pronto, Dios mediante, van a estar produciéndose aquí en Nicaragua, en el Instituto Latinoamericano de Biotecnología Méchnikov (ILBM, de Managua), distintas vacunas para protegernos frente a covid-19”, dijo Rosario Murillo el 4 de junio de este año. Pero Rusia está mirando para América del Sur

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

Rusia está buscando en América Latina un país para producir su vacuna Sputnik V, a medida que el uso de esta es cada vez más popular en la región. Aunque en Nicaragua tiene la planta Mechnikov, donde el régimen de Daniel Ortega aseguró que se iba a producir esa vacuna, al parecer esto no está en los planes del gobierno de Vladimir Putin, quien está en conversaciones con su homólogo de Ecuador para fabricarla y distribuirla desde ese país.

Fue el propio presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, quien reveló en su discurso en ocasión de la 76 Asamblea General de las Naciones Unidas el mutuo interés de ambos gobiernos en construir un laboratorio latinoamericano para producir las vacunas rusas.

“Hemos entablado conversaciones con Rusia, que si siguen prosperando podrían conducir a la construcción en suelo ecuatoriano del primer laboratorio latinoamericano de producción de vacunas Sputnik”, expresó, lo que echaría por tierra las expectativas del régimen de Ortega de producir la vacuna en Nicaragua y exportarla desde aquí.

Lea también: El uso de la Sputnik V, no es el único obstáculo que afrontarían los nicas para viajar EE. UU. a partir de noviembre

El jueves 5 de agosto, Lasso, quien asumió el poder en mayo, anunció que mantuvo una conversación telefónica con su homólogo ruso, Vladimir Putin, donde se marcó una “hoja de ruta que incluye la fabricación de vacunas, proyectos ferroviarios, de energía y petróleo, y acuerdos de libre comercio”, mencionó a través de la red social Twitter.

En paralelo, Argentina también entró al negocio de fabricar la vacuna rusa. El 12 de agosto, el laboratorio argentino Richmond anunció la fabricación de más de un millón de dosis de la vacuna Sputnik V, producida localmente a partir del antígeno provisto por el Instituto Gamaleya, el Fondo de Inversión Directa de Rusia (FIDR), encargado de la distribución del fármaco anticovid ruso en el mundo.

Solo en ese mes, se tenía planeado producir tres millones de la vacuna rusa en Argentina, las cuales fueron entregadas al Ministerio de Salud de esa nación.

Las aspiraciones del régimen

En ese contexto, ¿por qué Rusia no tiene a Nicaragua en sus planes para producir la Sputnik V, si en Nicaragua tiene la planta Mechnikov, que opera desde octubre del 2016? ¿Por qué Rusia está buscando alternativa en América del Sur?

“Pronto, Dios mediante, van a estar produciéndose aquí en Nicaragua, en el Instituto Latinoamericano de Biotecnología Mechnikov (ILBM, de Managua), distintas vacunas para protegernos frente a covid-19”, declaró Rosario Murillo el 4 de junio de este año.

En ese momento, Murillo dijo que Stanislav Uiba, director de ILBM, estaba “haciendo los contactos para empezar a producir la vacuna rusa CoviVac, elaborada por el Centro (Científico Federal de Investigaciones y Desarrollo de Fármacos Inmunobiológicos M.P.) Chumakov”.

“Otro producto ruso es la vacuna Sputnik Light. Con todos estos institutos científicos y empresas fabricantes está haciendo contacto el instituto Mechnikov, negociaciones, para empezar a desarrollar estos productos en el Instituto de Nicaragua, por supuesto, bajo la dirección del Instituto de Investigación Científica de Vacunas y Sueros San Petersburgo, que es la casa matriz de Mechnikov”, agregó Murillo.

El 11 de agosto de este año, Murillo volvió a insistir en el tema. “En nuestra Nicaragua de paz y bien, estaremos en capacidad de fabricar estas vacunas, así lo ha dicho el director de Mechnikov (Stanislav Uiba) en nuestro país, para además de consumir localmente y proteger a las familias nicaragüenses, también poder exportar, por lo menos a Mesoamérica, a la región centroamericana”.

Cuando se fundó la Mechnikov, las autoridades de ambos países aseguraron que sería la mejor en el campo de producción e investigación inmunobiológica y epidemiológica de toda Latinoamérica y el Caribe. También, que permitiría potenciar las tecnologías de la biomedicina para eliminar enfermedades como el dengue, chikungunya, fiebre amarilla, entre otras.

“Estamos seguros que el desarrollo de esta producción va a aportar mucho en la salud no solo de la población de Nicaragua, sino de las familias de otros países centroamericanos y latinoamericanos”, informó ese día la ministra de Salud de Rusia, Veronika Skvortsova.

Guillermo Lasso, presidente de Ecuador. Archivo/LA PRENSA

Pero, a criterio de especialistas consultados por LA PRENSA, Nicaragua no cuenta con las condiciones necesarias para la fabricación de estas vacunas. “No creo que sea solamente un problema de confianza entre Rusia y Nicaragua”, al decidir llevarse el negocio de esta producción de vacunas a América del Sur, aseguró el economista y sociólogo, Óscar René Vargas.

Siguiendo esta línea, considera que “en Nicaragua no hay el capital humano ni los instrumentos adecuados para producir la vacuna Sputnik V”, mencionó al respecto.

Dicha vacuna fue desarrollada por el Centro de Epidemiología y Microbiología Nikolái Gamaleya, donde también producen la Sputnik Light, que es de una sola dosis. Fue el 11 de agosto de 2020 cuando Rusia anunció que había desarrollado la primera vacuna contra la covid-19, noticia que generó, en grandes potencias del mundo y en especialistas en la materia, dudas sobre su eficacia y seguridad, debido a la velocidad en que fue desarrollada y por la poca información oficial con que se realizó.

Desde entonces, Rosario Murillo empezó a crear expectativas en Nicaragua que la vacuna rusa se iba a producir en la polémica planta en Managua, desde donde asegura exportan otros antídotos en la región, pero no está claro si las mismas son envasadas o fabricadas con todos su componentes en este laboratorio.

Le puede interesar: Estas son las vacunas aceptadas por la FDA y la OMS que EE. UU. podría validar para entrar a ese país a partir del 1 de noviembre

El epidemiólogo Álvaro Ramírez coincide con Vargas en que, para que Rusia optara por fabricar el antídoto en territorio nacional, “dependería de las instalaciones, capacidades de producción y de las negociaciones”.

El también epidemiólogo Leonel Argüello sostuvo que “desconozco la situación de la fábrica de vacunas de Nicaragua, nunca se ha presentado públicamente. Siempre hablan de producir vacunas, pero no sabemos si produjeron o no, no sabemos qué hay dentro”.

Pero al parecer a los Ortega-Murillo el Gobierno de Rusia ya les había echado por tierra sus expectativas de entrar al negocio. Pese a que en agosto Murillo insistió en que estaban en conversaciones para producir una de las vacunas rusas en la planta en Managua.

El 17 de julio, el medio digital ruso Sputnik reveló que una delegación nicaragüense viajó a Moscú para sostener negociaciones diversas y reuniones con el canciller ruso, Serguéi Lavrov.

Durante una conferencia de prensa, se le consultó sobre esa posibilidad de producir una de las vacunas en Nicaragua, Lavrov vio esa posibilidad como muy difícil, pues la planta está encargada actualmente de producir las vacunas contra la influenza para el mercado interno, así como para Venezuela, Cuba y Ecuador, y, además, el propio Centro Chumakov todavía no ha suplido la demanda en Rusia.

En vista de estas circunstancias, Rusia está analizando «la posibilidad de producir cualquier vacuna rusa en Nicaragua», afirmó Lavrov y supuso que en breve habrá más claridad al respecto. «Políticamente, por supuesto, estamos a favor», dijo el funcionario ruso, pero no dio certeza de esa posibilidad, lo que contrasta con las expectativas de la dictadura orteguista.

“Ecuador cuenta con mejor estabilidad económica que Nicaragua”

Un economista y especialista en políticas públicas, que pidió no ser citado por temor a represalias, compartió que “Ecuador es un país que salió de las manos del grupo Alba y entró a un proceso que se aleja de toda esa influencia. Si no es por razones políticas, es por razones tecnológicas; puede que haya mejor capacidad de instalaciones, mejores cientistas o investigadores de tecnología de vacuna”.

Lea además: OMS suspende temporalmente la aprobación de la vacuna Sputnik V

Otros factores, según el especialista, es que en ese país existe más capacidad tecnológica, mayor número de universidades y mejor estabilidad económica que en Nicaragua.

“Las universidades en Ecuador tienen muchos más años y más diversidad científica. Es un país que tuvo problemas económicos serios por su manejo político en administración pública, pero al final es uno de los mayores productores de plátanos, cacao, entre otras cosas. También tiene petróleo. Posee condiciones muy diferentes a las de Nicaragua”, señaló.

El economista indicó que luego que el expresidente Rafael Correa abandonó el poder y fue sustituido por Lenín Moreno y después por Guillermo Lasso, Ecuador está en un proceso de institucionalización y rescate de la democracia.

“Con los dos últimos periodos, después que se fue Correa, el país está progresando, hay mayor desarrollo, está ordenando sus instituciones que habían sido avasalladas o suplantadas por políticos de Correa, que eran del grupo del Alba, pero Moreno hizo una buena sacudida de todos esos funcionarios corruptos”, agregó.

Asimismo, compartió que “Ecuador es un país que, aunque ha pasado niveles de pobreza por el caos político, está recuperándose. Hay más estabilidad institucional. En ese país ahora hay un nuevo periodo con una mayor estabilidad política, y en Nicaragua es todo lo contrario, seguimos en incertidumbre”, concluyó.

Aumentan exportaciones nicaragüenses de productos farmacéuticos

Y mientras se define si finalmente Rusia le dará un voto de confianza al régimen de Daniel Ortega y el negocio de las vacunas, los productos farmacéuticos se perfilan como una de las mercancías que más están creciendo dentro de la cesta exportadora, no está claro si está vinculado a la producción en la planta Mechnikov.

El Centro de Trámites de las Exportaciones (Cetrex) no desglosa lo que está incluido en estos bienes, es decir que se desconoce qué tipo de medicina le puede estar vendiendo el país a sus principales destinos.

Lea también: Venezuela se convierte en el principal destino de los productos farmacéuticos nicaragüenses

Según datos del Cetrex, el crecimiento interanual de las exportaciones de productos farmacéuticos en cuanto a valor es de 15.03 millones de dólares. Específicamente, entre enero y agosto de 2021 Nicaragua exportó un total de 22.18 millones de dólares de estos productos, 210.2 por ciento más que lo obtenido en el mismo lapso del año pasado, cuando la cifra se situó en 7.15 millones de dólares.

En este mismo lapso, el volumen exportado de productos farmacéuticos pasó de 117,924 kilogramos en 2020 a 140,542.9 kilogramos en 2021, es decir, hay una diferencia de 22,618.9 kilogramos en ambos periodos, lo que se traduce en un aumento del 19.1 por ciento.

El precio promedio pagado por estos bienes en mercados internacionales también ha registrado un significativo incremento. Hasta agosto de 2021 por estos productos se pagó en promedio a 157.8 dólares el kilogramo, frente a los 60.7 dólares en el mismo lapso de 2020. La diferencia equivale al 160 por ciento. Venezuela es el principal receptor de estos productos.

COMENTARIOS

  1. Hace 2 semanas

    Esa planta ha sido otro elefante blanco creado por el gobierno; no sería raro que esté recibiendo fondos del gobierno bajo supuestas compras de productos que no producen ni existen, con tal de mantenerla abierta. Quiénes se siguen beneficiando de esto, es la gran pregunta, aunque ya muchos saben la respuesta.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: