LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

Wang Jing y el cuento chino del Gran Canal

LA PRENSA informó el lunes 27 de septiembre que el misterioso y célebre empresario chino Wang Jing ha sido echado de la Bolsa de Valores de Shanghai debido a movimientos financieros irregulares  en los que estaría de por medio una estafa de 31 mil millones de dólares y el ocultamiento de enormes deudas de su empresa Xinwei Group.

       La información fue tomada de The Epoch Times, un medio de  Nueva York que investiga temas relacionados con China, de esos que el régimen comunista los oculta como es característico de todos los regímenes totalitarios.

       Wang Jing, de quien no se conoce su paradero, se hizo famoso en Nicaragua desde que en 2012 se supo que había hecho un acuerdo con el régimen de Daniel Ortega, para construir aquí un Canal Interoceánico mejor que el de Panamá. La construcción de la megaobra costaría unos 50 mil millones de dólares y daría empleo a más o menos 400 mil nicaragüenses, estaría terminada en 5 años y sacaría al pueblo nicaragüense de la pobreza para siempre. Era la promesa de convertir por fin en realidad el sueño de siglos de muchos nicaragüenses.

       Con ese supuesto fin el régimen de Ortega aprobó una concesión canalera a favor de Wang Jing, con condiciones que historiadores y otros expertos nicaragüenses calificaron como más onerosas y lesivas para Nicaragua, que las del Tratado Chamorro Bryan de 1914 por el cual el general Sandino acusó de “vende patria” a los gobernantes nicaragüenses que lo pactaron con Estados Unidos.

       Muchos nicaragüenses creyeron en el gran proyecto del Canal Interoceánico en Nicaragua. Pero también otros tantos lo consideraron fantasioso y rechazaron sus términos por ser gravemente lesivos y ofensivos a la soberanía nacional. Y además lo denunciaron como una posible gran estafa que afectaría en primer lugar a los campesinos propietarios en la supuesta ruta canalera, cuyas tierras serían expropiadas.

       En diciembre de 2014 las autoridades de Nicaragua y el chino Wang Jing inauguraron oficialmente la construcción del Gran Canal y pomposamente anunciaron el comienzo de las obras físicas en Rivas. Pero no pasaron de allí. El 14 de junio de 2019 se venció el plazo de 72 meses establecido en la Ley 840 (que es la de la concesión canalera) para que hubieran y se vieran las inversiones de capital necesarias para la construcción del Canal. No hubo nada de eso. Desde entonces han pasado 2 años y 3 meses y el régimen de Nicaragua no ha abrogado la concesión canalera, la cual, sin embargo, para algunos juristas está cancelada de hecho.

       A partir de allí y hasta ahora solo en una ocasión Ortega ha mencionado el Canal Interoceánico. Eso fue en agosto de 2019 cuando dijo textualmente: “No hemos renunciado, al contrario, tenemos el compromiso de que se haga una realidad el canal por Nicaragua”. Y habló igualmente de otros proyectos faraónicos prácticamente irrealizables.

La desaparición de Wang Jing y la noticia sobre sus fracasos financieros publicada ahora en The Epoch Times, confirman que el proyecto para la construcción del Canal Interoceánico en Nicaragua era una gran mentira que se ha disipado y terminado de manera vergonzosa.

       Resulta difícil creer que, en realidad, Wang Jing y sus asociados nicaragüenses pensaban que semejante proyecto podría convertirse en realidad. Para todas las mentes sensatas se trataba de un cuento chino con el propósito de encubrir, disimular o justificar otro tipo de grandes negocios que de todas maneras tampoco pudieron convertir en realidad.

Se dice que es cuento chino un relato del cual se duda que sea verdad, o un plan en el que se advierte que es una fantasía, o un engaño porque las palabras y los datos no cuadran con la realidad.

Tal como ha quedado claramente demostrado que es el caso del proyecto del dudoso magnate chino Wang Jing, de construir un fabuloso Canal Interoceánico en el territorio de Nicaragua.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: