LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

Gobierno trae los primeros dos vehículos eléctricos a Nicaragua, ¿propaganda o realidad?

Estos vehículos tienen un precio superior a los 30 mil dólares. Los mismos fueron exhibidos por la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica. LA PRENSA conversó con fuentes del sector sobre estos vehículos.

A medida que se acercan las elecciones el régimen de Daniel Ortega está apurado con su máquina de propaganda para generar entre los nicaragüenses expectativas de cambio y modernización del país. Esta vez le tocó el turno a la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel), que anunció la adquisición de dos vehículos eléctricos de lujo, con lo que espera supuestamente empezar a diseñar un plan de modernización eléctrica y vehicular en el país.

Se trata de dos vehículos de la marca Volkswagen, modelo ID.3, compactos y que tienen la capacidad de recorrer, una vez completamente recargadas las baterías, de hasta 400 kilómetros y las autoridades de Enatrel los incorporará dentro de sus operaciones diarias. Además que anunció que renovará toda su flota vehicular con este tipo de vehículos.

Ambos vehículos fueron exhibidos ante los medios de propaganda del régimen de Daniel Ortega y en el mismo se observa que en el parqueo de Enatrel hay una estación eléctrica donde se recargarían ambos carros, los que serían únicos en su tipo en Nicaragua.

Salvador Mansell, titular de Enatrel, dijo a los medios oficialistas que «los carros también pueden ser recargados con paneles solares. Con esto estamos mostrando lo que se está impulsando y se pretende dotar a nuestra institución».

Según Mansell, «ya hay pequeños microbuses en nuestro país con ese 99 por ciento de energía, ya estamos preparándonos para adoptar ese proyecto de movilidad eléctrica» en el transporte nacional. «Estamos haciendo aquí en el Ministerio de Energía y Minas las adecuaciones, los cambios que corresponden para incorporar todo lo que necesita, lo que acabo de mencionar, que cualquiera que quiera una empresa o de manera individual traer un vehículo esté acompañado de las reglas, de la normarización que corresponde para que le facilite (el ingreso)».

La estación de recarga de ambos vehículos el Gobierno se la confió a la empresa española Melfosur, que en el 2020 vendió junto con TSK su participación en Disnorte-Dissur, supuestamente por temor a las sanciones de Estados Unidos, pero ahora reapareció en la presentación de ambos vehículos eléctricos y explicando cómo funcionaba la estación construida en Enatrel.

Las autoridades de Enatrel dijeron a los medios oficialistas que el sistema de carga se hará desde un puerto con energía fotovoltaica ubicado en Enatrel, cuyo proceso puede durar entre 3.5 y 4 horas horas, según la capacidad de la batería. Todo esto ha estado a cargo de Melfosur.

Y aunque el funcionario de Enatrel explicó que la idea de traer ambos vehículos es para empezar a promover el uso de estos en Nicaragua, un rastreo realizado por LA PRENSA sobre el precio de los mismos mostró que el modelo exhibido por la entidad, en España su precio de introducción al mercado en el 2020 fue de 30 mil euros (unos 34,726 dólares al tipo de cambio de hoy).

LA PRENSA conoció que desde hace varios años el sector distribuidor de vehículos se había mostrado interesado en empezar a trabajar en un plan para impulsar los primeros pasos para traer autos eléctricos y transitar al sistema de transporte eléctrico, tal como lo está haciendo Costa Rica, pero hasta ahora no habían conseguido nada. Incluso para la adquisición de estos carros de Enatrel tampoco fueron tomados en cuenta.

«Lanzar vehículos eléctricos no es suficiente ni remotamente, traer los vehículos, eso no tiene sentido, porque primero hay que hacer un incentivo para los vehículos porque más de 30 mil dólares en Europa (por un auto) es carísimo, aquí no tendrían que pagar impuestos y además quien invierte en el vehículo, que es una inversión grande, tiene que tener algún beneficio a través del tiempo porque si no nunca se va a masificar», explicó una de las fuentes consultadas por este Diario, quien pide no ser citado por temor a represalias.

Otra de las fuentes explica que generalmente estos vehículos pueden ser recargados en las casas, con un cargador de 220 voltios, también los trabajos, porque para recargarlos se requieren entre seis y ocho horas. «No es como una gasolinera que vas a ir y te van a echar electricidad, eso no existe. Eso es algo sin sentido de la gente que no conoce la tecnología, entonces en otros países lo que se está haciendo es dotando a las casas y los centros de trabajo, los parqueos en centro comerciales en todos los lugares donde vos pasás varias horas, de cargadores eléctricos, que tienen medidores especiales donde se cobra la energía más barata que la domiciliar, para que el cliente le sea beneficioso», detalla.

Las fuentes reconocen que si se lograra materializar ese anuncio puede traer beneficios a los consumidores, pero se deben crear condiciones que el país estaría años luces de cumplir. Por ejemplo, el consumo en combustible puede caer hasta en un ochenta por ciento.

«O sea el ahorro es enorme, nos conviene pasarnos al transporte eléctrico, dependemos menos de la gasolina, es mejor para el medioambiente y para el bolsillo del cliente es más barato, pero eso no va a pasar, políticas adecuadas de parte del Gobierno y la política adecuada no es traer unos carros, aunque alabo la proactividad de Enatrel, pero no es así como funciona, hay que hacer un plan integral», enfatizó una de las fuentes.

Indicaron que se debe crear una red de infraestructura especial, de tal manera que se instalen sistemas de recarga cada 250 kilómetros, que es el alcance normal de un vehículo eléctrico, «esos Volkswagen que trajó Enatrel son de lujo, no son para comprar todo mundo».

Y por último se adopta una política de gobierno para que todas las compras del Estado sean de vehículos eléctricos y todo el transporte público se pase a esa modalidad. «Pero eso significaría obligar a todas las cooperativas de transporte y de taxis a comprar vehículos eléctricos, mientras eso no pase el parque vehicular eléctrico no va a ir creciendo relevantemente, porque el Gobierno es el mayor comprador de vehículos y sería el primero en darse a la tarea poniendo una regulación que lo autorregule, también a las flotas privadas, como los rentacar, se les pone regla para comprar vehículos eléctricos para turismo. Por ejemplo, que en los próximos dos o cinco años el 50 por ciento de tu flota sean eléctricos, en el caso de los rentacar», explica.

De hecho, en el 2018 la Asociación Nicaragüense de Distribuidores de Vehículos Automotores (Andiva) expresó su interés de participar en la conformación de leyes para incentivar la transformación del sector vehículo a uno de uso de energía limpia, pero no hubo suficientes avances.

En ese año, el director ejecutivo de la Asociación de Importadores de Vehículos y Maquinaria de Costa Rica (Aivema), Carlos Aguilar, explicó a LA PRENSA que para arrancar esa transformación era necesario un plan maestro que defina qué ruta seguir, crear incentivos fiscales y no fiscales que inviten a los usuarios de vehículos a cambiar sus unidades de combustión por vehículos más eficientes y paralelamente un desarrollo nacional de infraestructura de carga y recarga.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: