LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

María Laura Alvarado, dirigente de la UNAB. CORTESÍA

María Laura Alvarado de la UNAB: “Ortega y Murillo no le convienen a nadie, ni siquiera a sus simpatizantes”

Los opositores tienen una nueva fecha. Noviembre de 2022 para presionar a Daniel Ortega y que facilite elecciones democráticas. La joven nos María Laura Alvarado nos habla sobre la estrategia de la oposición en esta entrevista

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

En medio de la adversidad que le impone la dictadura, un sector de la oposición trata de alcanzar la unidad que debió haber consolidado hace muchos meses atrás. Así lo reconoce María Laura Alvarado, una joven dirigente de la Unidad Nacional Azul y Blanco.

Alvarado dice en esta entrevista que el primer logro de ese esfuerzo de unidad fue el comunicado conjunto que emitieron varias organizaciones opositoras solicitándole a la comunidad internacional, entre otras cosas, que desconozca los resultados de las elecciones del siete de noviembre.

La joven hace hincapié en que los nicaragüenses no deberían participar en el proceso electoral porque no hay condiciones. Critica el financiamiento que recibe Daniel Ortega de organismos multilaterales y habla sobre los retos de la oposición para 2022.

Según Alvarado, si todo sale según sus cálculos, los opositores prevén que en noviembre del siguiente año se puedan repetir las elecciones nacionales para escoger a un nuevo gobernante en democracia.

Esta semana varias organizaciones emitieron un comunicado conjunto. ¿Cuál fue el propósito?

El propósito es decirle a la ciudadanía que la oposición está trabajando por desconocer el proceso electoral y no legitimar estas votaciones del siete de noviembre. Este mensaje fue importante porque fue una confluencia de organizaciones de la oposición nicaragüense en un solo mensaje. Estamos confluyendo alrededor de objetivos claros y nuestro propósito no es crear una nueva estructura, si no crear este diálogo político necesario entre las organizaciones opositoras para que nos unifiquemos alrededor de mensajes y no necesariamente alrededor de una estructura porque estamos conscientes de que hay que aprender de esos errores que tuvimos en el pasado.

Ahorita el propósito primordial es exigir el desconocimiento del proceso electoral y que la comunidad internacional no legitime y tampoco reconozca el gobierno que resulte de estas votaciones del siete de noviembre.

LEA TAMBIÉN: Ana Chamorro de Holmann: «Ahora le dicen vendepatria a todos los que están contra ellos, como si ellos son la patria»

¿La Alianza Ciudadana no fue parte de este comunicado conjunto?

Hay varias organizaciones que sí formaron parte de la elaboración del documento, del consenso, del diálogo y de las perspectivas que todos estamos teniendo, sin embargo, por distintas razones, por estar todavía en el país, por velar por la seguridad de sus bases territoriales, han decidido no firmar el documento. Hay otras organizaciones que forman parte de este diálogo político y el que no aparezcan los logos de estas organizaciones, no significa que no se esté dialogando con ellos. Es más que todo por una cuestión de seguridad y eso es algo que todas las organizaciones respetamos.

Entonces, ¿sí hay acercamiento entre las organizaciones de la Alianza Ciudadana y la Coalición Nacional?

Hay acercamiento entre organizaciones, pero no precisamente bajo el nombre de Coalición Nacional o Alianza Ciudadana. Sí están habiendo diálogos y acercamientos políticos para llegar a puntos en común. Ahorita hemos identificado alrededor de cinco puntos en común que son esenciales y en los que confluimos todas las fuerzas de oposición.

¿Cuáles son esos cinco puntos?

La liberación inmediata de todas las personas presas políticas, el restablecimiento de las libertades públicas, el desconocimiento del proceso electoral y la no legitimidad de este mismo, el retorno seguro de los exiliados y la ayuda humanitaria para ellos, y exigir un nuevo proceso electoral que cumpla con las condiciones dictadas por la OEA. Estos son objetivos centrales que hemos considerado que es donde convergimos la mayoría de las fuerzas opositoras.

Pero la mayoría de estos objetivos los tenían en común desde hace mucho tiempo atrás. ¿Por qué hasta ahora deciden actuar en conjunto?

Es la misma pregunta que yo me hago. Realmente creo que los intentos antes se hicieron. Este no es el primer intento. En todo el año ha habido varios intentos por lograr la unidad de la oposición. En mayo fue por lograrse la alianza electoral y después la alianza de hecho, pero ya todos conocemos cuál fue el resultado y en dónde estamos ahorita. Estos diálogos políticos y estos entendimientos siempre han sido necesarios y algunas veces han hecho falta, pero no estamos dejando de apuntar a ese objetivo. Estoy consciente de que esta no va a ser la única acción que realicemos como oposición en conjunto. Si bien no podemos estar en una misma estructura en estos momentos, estamos trabajando por confluir alrededor de mensajes y objetivos claros que es lo fundamental, sobre todo para no enviar un mensaje de falsa esperanza.

¿Qué diferencia hubo entre los intentos anteriores y este más reciente?

Pues la realidad era muy distinta a la que estamos ahorita. Antes, muchos de nuestros colegas estaban libres y algunos de los liderazgos no estaban fuera del país. La realidad y el contexto de ahora es muy diferente al que estábamos en mayo o en junio. Así que apelando a esa conciencia y ese reconocimiento de nuestra nueva realidad es lo que hace que esta situación sea distinta a la anterior.

Cuando habla de acercamiento entre organizaciones opositoras, ¿también habla del partido CxL?

De todo aquel que esté en contra de Daniel Ortega y Rosario Murillo. Aquí no hay opositores de primera clase ni divididos por ideologías. Los temas ideológicos no deben ser un punto de división. Las agendas tampoco. Tenemos un punto en común que es salir de Daniel Ortega y doña Rosario Murillo. Es por eso la definición importante de estos cinco puntos.

¿Cabe el partido político CxL?

La definición de partido político no sé si sería conveniente porque al igual que los otros dos partidos que les fue retirada su personería jurídica (Partido Conservador y Partido Restauración Democrática), pues dejan de ser partidos. Si CxL tiene toda la intención de participar y estar en este diálogo político, la Unidad Nacional y estoy muy segura que el resto de fuerzas de oposición no se opondrán. El punto es confluir alrededor de un mensaje, de una idea clara y que las divisiones no primen sobre la importancia de que la oposición pueda estar en un mismo mensaje, ya no se diga en una misma estructura, pero sí con un mismo mensaje que es lo importante.

¿Quiere decir que CxL no es parte de este esfuerzo de unidad?

En el diálogo hay personas en carácter individual y también hay organizaciones, y hay personas que han estado ligadas a CxL y que han participado de este diálogo. Nuestra disposición siempre ha estado y estamos con las puertas abiertas a ese diálogo necesario (con CxL). Uno de los objetivos es poder conseguir una concertación alrededor de puntos claros y si hablar con doña Kitty llega a ser necesario para que estos puntos se cumplan, pues nosotros tendremos la entera disposición de hacerlo.

¿Cómo debería interpretar la comunidad internacional este esfuerzo de unidad?

Se debe interpretar como un paso que, si bien es cierto, se tuvo que haber dado en los tiempos que teníamos antes porque como oposición cometimos errores y es importante reconocerlos y aprender de ellos. Esto manda un mensaje a la comunidad internacional de que no está hablando con una sola organización de oposición, sino que tiene la oportunidad de hablar con todas las organizaciones de oposición a través de personas determinadas.

Daniel Ortega ha desatendido prácticamente todos los llamados de la OEA, CIDH, Naciones Unidas. ¿Qué esperan que pueda hacer la comunidad internacional por Nicaragua?

Primero cancelarles los fondos que le están dando al gobierno de Daniel Ortega y doña Rosario, porque en lugar de ocupar los fondos para lo que están destinados, los están ocupando para financiar el terrorismo, la represión y el asedio. Eso es un tema de preocupación de casi todas las organizaciones, porque sabemos que por más sanciones que pueda haber, el gobierno todavía sigue recibiendo fondos, e incluso estos organismos multilaterales hasta estarían faltando a sus propios principios.

LEA TAMBIÉN: Ernesto Medina: «Lo mejor que podemos hacer es demostrar nuestro rechazo no yendo a votar»

También que desconozcan el proceso electoral y sus resultados, que no legitime al gobierno resultante de las elecciones. Sería un duro golpe para Daniel Ortega el que su gobierno no sea reconocido. A pesar de toda la represión y las pruebas que ha habido de lo cruel e inhumano que este gobierno ha actuado contra la ciudadanía, todavía hay gobiernos que lo respaldan y lo reconocen. Un tercer paso sería continuar de la mano con la oposición y continuar exigiendo la liberación de los presos políticos que están siendo altamente torturados, en total aislamiento.

Pero que Ortega sea declarado ilegitimo no significa que vaya a salir del poder. Tenemos el caso de Venezuela.

Las elecciones siguen siendo la mejor manera para sacar a Ortega y que nuevas personas electas con todo un plan de gobierno bien elaborado, puedan llegar y establecer de nuevo la democracia y la liberación de los más de 156 presos políticos. Esta es una lucha que para este año electoral sabíamos que no iba a ser fácil, pero sabemos que es una lucha que la ciudadanía no está dispuesta a prolongar por mucho más tiempo. La ciudadanía está cansada. El estado económico de muchos está muy mal.

Aquí hay un hecho claro: Ortega y Murillo no le convienen a nadie. No solo a la oposición, sino que no le conviene a la ciudadanía, ni siquiera a sus simpatizantes porque no tienen empleos fijos, no tienen buenos ingresos, no tienen una educación adecuada. Las oportunidades de empleo las tienen cerradas si ellos dicen que no al Frente Sandinista y al gobierno. Ortega y Murillo ya no conviene a la ciudadanía y partiendo de este hecho es que considero que Nicaragua no va a aguantar por mucho más tiempo a Ortega y Murillo. Estoy clara que como oposición tenemos una tarea ardua y difícil, que como oposición puede ser que no la hayamos cumplido, sin embargo, seguimos con la disposición de salir de esta dictadura y conseguir la liberación tan anhelada de nuestro país.

En su mensaje también decían que la población debe abstenerse este siete de noviembre

Estamos haciendo el llamado a no participar, porque participar del proceso electoral sería legitimarlo y aquí quiero partir del hecho de que los precandidatos presidenciales por los cuales la ciudadanía hubiese votado, hoy en día están presos. Las fórmulas ideales para cualquier nicaragüense, están presos. Luego tenemos un Consejo Supremo Electoral que está totalmente amañado por Daniel Ortega y es él quien va a contar los votos, el proceso de verificación arrojó que hay más de 1400 juntas receptoras de votos que fueron eliminadas, un sinnúmero de personas que no están en el padrón, se cambió la observación electoral por un acompañamiento. Hay tantas irregularidades en este proceso electoral que incluso el marcar voto nulo es un riesgo porque nada garantiza que ese voto nulo sea contado como nulo.

Este proceso del siete de noviembre ya no son elecciones. Aunque la ciudadanía vaya y deposite su voto, no van a ser respetados porque a Ortega y Murillo no les conviene salir del poder porque saben todos los delitos de lesa humanidad que han cometido y que serán enjuiciados en cuanto salgan del poder.

El Consejo Supremo Electoral dijo que las campañas políticas iban a ser virtuales

Es una movida más del gobierno para limitar las reuniones que ellos mismos prohibieron con sus leyes inconstitucionales. Esto de que los partidos políticos no puedan hacer mitines es una total falta de respeto hasta para los propios partidos políticos. Falta de respeto que ellos mismos dejaron que se les hiciera porque no se pronunciaron, no metieron ningún recurso. Solo agacharon la cabeza y lo aceptaron. Eso de evitar aglomeraciones por el Covid-19, no lo han implementado como gobierno y que ahora lo vengan y lo exijan a demás organizaciones o partidos políticos es decirles: “Mirá, no quiero que te reunás, y si te reunís, te echo preso. Pero yo sí me puedo reunir”. Prohíben, pero ellos lo hacen. Es una práctica común que ellos hacen.

Y además de llamar a no participar en el proceso electoral, ¿qué otra estrategia se plantea para presionar a Daniel Ortega?

Varias de las actividades que vamos a realizar con organizaciones de la diáspora y del exilio va a ser denunciando este proceso fraudulento. La estrategia es clara. Apuntar a un desconocimiento del proceso, a no legitimar el proceso. Aunque pueda sonar un poco cansado, no es algo que se pueda hacer de la noche a la mañana. Es un proceso largo que muy probablemente lo lleguemos a terminar el 10 de enero que es la toma de posesión en donde esperamos que todos nuestros llamados hagan que la comunidad internacional no reconozca a Daniel Ortega y a Rosario Murillo como gobernantes electos. No es un proceso que se lleva a cabo en un mes o en dos días.

¿Y después del 10 de enero?

Lastimosamente prevemos que pueda haber un estado de asedio, de incremento de la represión, pero esto también vendría a hacer posible un nuevo despertar de la ciudadanía, en donde los trabajadores del Estado, los trabajadores de la Policía Nacional estén siendo altamente acosados por no poder dar sus opiniones y esperamos que esta lucha por salir de la dictadura no se extienda a como muchos están creyendo que va a llegar hasta el próximo ciclo electoral (2026), si no que más bien se pueda resolver de manera pacífica y que, incluso, se piense en la posibilidad de elecciones nacionales el año que viene, que tocan elecciones municipales, porque eso es lo que se está exigiendo. Nosotros reconocemos que las elecciones siguen siendo la vía, pero no estas que están siendo amañadas y están bajo las reglas de Ortega.

¿Creen que Ortega puede salir del poder antes de noviembre del 2022?

Esa sería la meta. No creo que la ciudadanía nicaragüense aguante hasta el próximo ciclo electoral.

Cita: “Ortega y Murillo no le convienen a nadie. No solo a la oposición, sino que no le conviene a la ciudadanía, ni siquiera a sus simpatizantes porque no tienen empleos fijos, no tienen buenos ingresos, no tienen una educación adecuada. Las oportunidades de empleo las tienen cerradas si ellos dicen que no al Frente Sandinista y al gobierno. Ortega y Murillo ya no conviene a la ciudadanía y partiendo de este hecho es que considero que Nicaragua no va a aguantar por mucho más tiempo a Ortega y Murillo”

Plano personal

María Laura Alvarado Zepeda tiene 26 años. Es licenciada en Derecho graduada de la UNAN León.

Es miembro del Consejo Político de la Unidad Nacional Azul y Blanco. Tuvo que salir de Nicaragua porque, según ella, había orden de captura para todos los dirigentes de esa organización opositora.

Le gustan los deportes y el senderismo. Practica taekwondo y es su deporte favorito. Dice que tiene muchos sueños, pero que “son muy fantasiosos”.

Le preocupa que jóvenes brillantes dejen Nicaragua por la situación política y por ello, uno de sus más grandes anhelos es que el país recupere su libertad y poder crear oportunidades para los jóvenes.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: