LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

Procuradora General de la República, Wendy Morales Urbina entrega título de propiedad a directivos de la Cooperativa Parrales Vallejos. Foto tomada de El 19 Digital

Las promesas que Ortega paga con bienes del Estado: este año ha «donado» 21 propiedades a cooperativas de transporte

Este año electoral, Ortega ha ordenado legalizar la donación de 21 propiedades del Estado a 19 cooperativas de transporte de Managua y sus municipios

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

A menos de un mes para que se realicen las elecciones generales, el proceso 2021 es totalmente atípico. Daniel Ortega busca su tercera reelección para un cuarto mandato consecutivo y prácticamente no tendrá contendientes políticos reconocidos como oposición que le confronten, ya que desde hace más de tres meses mantiene presos a siete de sus principales y más populares adversarios políticos.

Y aunque además de Ortega, cinco de sus aliados están inscritos para participar en el proceso, en boca de ninguno se han escuchado las tradicionales promesas de campaña con las que es costumbre que los candidatos traten de conseguir votos.

Pero a falta de ofrecimientos, Ortega parece estar pagando viejas promesas a sus aliados, entre ellos a algunas alcaldías y transportistas. En otra muestra de sus abusos, estas promesas se están pagando con bienes públicos, de los que se desconoce su valor comercial actual.

La mimada Parrales Vallejos

Durante 16 años en los que Ortega encabezó la «oposición de izquierda» liderando al Frente Sandinista, decía “gobernar desde abajo” y lo demostró promoviendo constantemente huelgas, paros y asonadas; en todas esas acciones los transportistas siempre estuvieron en primera línea apoyándolo. Pero tuvieron que esperar 15 años, desde su regreso al poder en 2007, para que cumpliera algunos viejos compromisos.

Desde inicios de 2021 se incrementó la “donación” de bienes públicos a cooperativas de transporte. Una de las primeras a las que se le cumplió una vieja promesa fue a la históricamente sandinista Cooperativa Parrales Vallejos.

El 18 de mayo de este año, en un acto público y con las instalaciones de la organización cubiertas de propaganda a favor de la candidatura presidencial de Ortega, los directivos de la Parrales recibieron el título de propiedad de las 3.9 manzanas donde funciona la organización desde 1990. Se desconoce el valor comercial del terreno que hasta ese momento era propiedad del Estado.

La legalización del terreno ubicado sobre la pista de la Solidaridad en Managua fue calificada por los directivos de la organización como un logro que solo fue posible alcanzar después de una larga lucha y gracias a las políticas de Ortega y su esposa Rosario Murillo. La obtención del título se selló con un compromiso.

“Hoy más que nunca estamos más que comprometidos como Parrales Vallejos, como transportistas que somos, a ser leales a este Gobierno, a hacerle frente como le hicimos frente cuando nos quisieron derrocar (en 2018), porque no pudieron, ni podrán”, dijo Juan Reyes, presidente de la Parrales Vallejos, al recibir el título de propiedad de manos de la procuradora general de la República, Wendy Morales Urbina.

Transportistas gozan de otros «beneficios»

Aunque el acto de entrega se realizó este año, el decreto que legaliza la donación a esta cooperativa no fue publicado este año. Según un transportista —quien pidió no ser identificado— había sido aprobado con anterioridad, pero se estaba esperando un “momento indicado para celebrar el acto de entrega de las escrituras”. El momento indicado fue a pocos meses de las elecciones presidenciales.

Pero la lealtad partidaria de los empresarios de transporte hacia Ortega no se paga únicamente con propiedades. En agosto, un niño de 4 años cayó por un hueco que tenía el piso de un bus de la ruta 117 —perteneciente a la Cooperativa Parrales Vallejos— y las llantas traseras lo arrollaron. Pese a toda la evidencia del caso, no hubo repercusiones ni contra el conductor, el socio o la cooperativa que permite la circulación de buses en deplorable estado. El caso se resolvió en una audiencia de mediación y el conductor del bus quedó en libertad.

Pero este no es un caso aislado. Representantes del sector selectivo se han quejado en reiteradas ocasiones de que mientras a los taxis el Instituto Regulador de Transporte del Municipio de Managua (Irtramma) les impone multas y los presiona de diversas maneras para que cumplan las ordenanzas, el transporte colectivo incumple las reglas de tránsito sin que ninguna autoridad los castigue.

La Parrales Vallejos no es la única beneficiada, en el transcurso de este año a esta se han sumado otras 19 cooperativas, a las que Ortega les ha entregado en “donación”  21 propiedades del Estado. Algunas de las cooperativas han recibido más de un lote.

La espera de los aliados: recompensa llega tras quince años

Durante este año electoral, el primer acuerdo presidencial en el que se ordena a la Procuraduría General de la República legalizar la donación a una cooperativa se publicó en la edición del 5 de marzo del diario oficial La Gaceta. El 23 de julio se publicaron dos acuerdos de donaciones y el 29 del mismo mes diez. El 5 de agosto se publicaron dos acuerdos más, el 19 del mismo mes otros tres, el 7 de septiembre uno en el que se ordena la legalización de dos propiedades a la misma cooperativa y el 23 de septiembre otro donde se ordena donar a la Unión Regional de Cooperativas de Transporte Colectivo de Managua RL (Urecootraco RL) un terreno ubicado en León.  

Todas estas organizaciones tienen muchos años de existir y prestar el servicio de transporte, por lo que llama la atención que sea precisamente ahora, después de 15 años de haber regresado al poder, que Ortega recuerda que aún no les había entregado los títulos de las propiedades donde funcionan las oficinas y en algunos casos también los parqueos de estas organizaciones de transportistas y finalmente decide legalizar las donaciones.

A algunos políticos que se les consultó sobre el tema, también les llama la atención el hecho de que se estén donando propiedades del Estado a pequeños empresarios. Ya que indistintamente del servicio que ofrecen, el transporte es un negocio y las cooperativas deberían adquirir sus terrenos de la misma forma en que lo hacen con las unidades con las que ofrecen sus servicios.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: