LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

Defender lo indefendible

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

Matemáticas

Si lo de noviembre en Nicaragua son elecciones, 2 más 2 es 5. Así de absurdas están las cosas. Afirmar esto no es un asunto de simpatía política. No es una cosa de opinión. No es que lo dice alguien solo porque es opositor y quiere restarle legitimidad al proceso. No. Es un asunto de hechos. Podría venir una persona que nunca haya oído hablar de Nicaragua, un científico que no tenga inclinación política marcada ni intereses de ningún tipo en la respuesta, y siempre llegará a la misma conclusión. Estas no son elecciones. No es política, ni opinión ni apreciación: es matemática. La suma de hechos objetivos lleva a ese resultado. Tal como que 2 más 2 son 4 y no 5.

Locura

Igualmente, encontrar que alguien defienda este proceso electoral como libre, transparente y justo, es como encontrar a alguien que asegure que 2 más 2 es 5. Claro, siempre saldrá quien afirme lo uno o lo otro, pero nadie lo tomará en serio. Supongamos que quien asegura que 2 más 2 es 5 es el loco del barrio, un tipo desaforado, que se pone violento cuando lo contradicen. Puede, entonces, que algunos, para evitar meterse en problemas hagan como que están convencidos, pero eso no convierte la operación en verdad ni nadie de ahora en adelante aceptará como legítima en una pulpería, por ejemplo, una locura de ese tipo.

Antónimo

Entonces, en ese esfuerzo de defender lo indefendible, el régimen de Daniel Ortega alega que esta es una elección “a su manera”, que no tiene por qué parecerse a las que se hacen en Estados Unidos, en Europa o en el resto de América Latina, con observadores, con opositores de verdad y contadas voto por voto. Por lo tanto, nadie le tiene que decir cómo hacer las cosas para que sean correctas. Hombré, el asunto es que esto ni siquiera es un tipo de elección. Simplemente no es elección. Es su antónimo. Ese es el punto. Lo que está en curso en Nicaragua podrá tener cualquier nombre, pero elecciones no son, en tanto carecen de la esencia que las define como tal: la capacidad de elegir.

Argumentos

Los tres argumentos oficiales para alegar que las próximas votaciones son elecciones, van más o menos así: Una, que, a diferencia de lo que dicen algunos, sí hay competencia que los artículos de prensa malintencionados obvian a propósito; ahí están seis partidos políticos como opciones electorales a Daniel Ortega. Dos: que quienes participan son los partidos legalmente constituidos y aprobados por la autoridad electoral de la cual emana cualquier legalidad en los comicios. Y tres: que Nicaragua es una víctima como ha sido desde los tiempos de la colonización española y el imperialismo norteamericano que, como siempre, no respeta su independencia.

Goebbeliano

Estos argumentos aparecen repetidos una y otra vez en decenas de artículos de nombres desconocidos, como si fuese una misma mano anónima la que los escribe, los copia y los distribuye con el claro propósito de aparentar que muchos piensan lo mismo y para —bajo deducción goebbeliana— concluir que, si muchos lo piensan así, debe ser verdad.

Encuesta

La última encuesta de CID-Gallup demuestra que el 65 por ciento de los nicaragüenses votaría por un candidato de la oposición que no existe, porque Daniel Ortega mantiene presos a todos los que estuvieron dispuestos a competir contra él. “No tengo por quién votar porque mi candidato está preso”, dicen, en estos momentos 65 de cada cien nicaragüenses. ¿Cómo va a ser una elección esa donde quienes podían ganar fueron encarcelados uno por uno? Por Daniel Ortega solo votaría el 19 por ciento, dice la misma encuesta. Sin embargo, Ortega ganará en noviembre con más del 70 por ciento porque, precisamente, lo que ocurrirá no son elecciones, sino un ejercicio a la medida para que eso pase sin darle oportunidad a los ciudadanos de escoger a quien quiera, como corresponde en una elección de verdad.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: