LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

Monseñor Rolando Álvarez asegura que la iglesia no es de poder ni de influencias. LA PRENSA

“La Iglesia no busca sentarse a la derecha o a la izquierda del poderoso”, afirma monseñor Rolando Álvarez

El obispo habló de la transformación que sufre la Iglesia con la orientación del Papa Francisco de ser una “iglesia sinodal”, es decir una más humilde

Durante la homilía de este domingo 17 de octubre, monseñor Rolando Álvarez habló de la transformación que sufre la Iglesia con la orientación del papa Francisco de ser una “Iglesia sinodal”, volviéndose una Iglesia más humilde, y remarcó que esta no busca estar cerca del poder o influencias.

“La Iglesia no es la Iglesia del poder, no es la Iglesia del triunfalismo, tampoco es la Iglesia de las influencias, de los privilegios, la Iglesia que no guste de ensuciarse las manos, como se las ensucian los trabajadores, los campesinos, los obreros. No es la de los tronos de este mundo. No busca sentarse a la derecha o a la izquierda del poderoso», afirmó monseñor Álvarez.

Indicó que es una Iglesia «sinodal», citando que el papa Francisco ha orientado este camino de sinodalidad, «que marcará para siempre el estilo de ser Iglesia, la manera de vivir y experimentar la Iglesia. La sinodalidad es caminar juntos, como un solo santo pueblo de Dios», agregó.

Lea además: Obispo Rolando Álvarez: «No puede haber un pensamiento único»

Sinodalidad cambia la pirámide de la Iglesia

En esta sinodalidad recordó que todos son responsables «del otro» y con los otros de la marcha de la Iglesia, porque la sinodalidad es un modo de vivir la Iglesia y de caminar juntos.

«No solo de la evangelización y misión de la Iglesia, que es anunciar a Jesucristo al corazón de la sociedad. A las realidades sociales, económicas, políticas. Exige de nosotros una real y verdadera conversión personal y pastoral. Porque implica salir de nuestro confort, salir de nuestras propias seguridades y arriesgarnos a abrir de par en par las puertas de nuestro corazón a Cristo», aclaró.

Sobre la orientación del papa Francisco y la transformación de la Iglesia dijo que la «pirámide se ha invertido», haciendo referencia a que antes en la cumbre estaba el sucesor de Pedro, luego el colegio apostólico y después en la base los fieles laicos.

Lea también: Monseñor Álvarez exhorta “encarecidamente” a vivir las eucaristías a través de medios de comunicación y redes sociales

«El papa dice no es así ahora. La pirámide se ha invertido, todos somos pueblos de Dios y ahora en la cima de la pirámide están los fieles, luego el colegio apostólico, que somos pueblo de Dios también y en la base se encuentra el papa. Se encuentra en la base de esta Iglesia sinodal porque quiere el sucesor de Pedro escuchar lo que el espíritu quiere decir a la Iglesia, escuchar al pueblo de Dios».

Remarcó que esta pirámide invertida hay una fundamentación ideológica y catequética muy fuerte, porque al estar el papa abajo y debajo se recuerda cómo Pedro es columna sobre la cual descansa la Iglesia. «Por eso esta sinodalidad que aperturamos todos los obispos del mundo implica mucha humildad», dijo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: