LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

La queja de los colaboracionistas

Según la Enciclopedia de la Política de Rodrigo Borja, colaboracionistas son aquellos que “por apetitos burocráticos o presupuestarios… prestan sus obsecuentes servicios a un régimen de ideología política contraria a la que dicen profesar… Se mueven por intereses de presupuesto antes que por ideales doctrinarios”.

     Dicho con otras palabras y visto en un contexto electoral criollo, colaboracionismo es lo mismo que zancudismo, el vocablo despectivo que fue acuñado en 1957 para señalar a quienes participan en una elección que no es libre ni competitiva, pero lo hacen para conseguir una recompensa económica o ser nombrados en puestos públicos de poca monta.

     Eso es lo que se dice en los ambientes opositores e independientes de los grupos políticos que participan actualmente en un proceso electoral irregular, del que fueron excluidos los partidos y candidatos de oposición y culminará el próximo 7 de noviembre con unas “elecciones” en las cuales se podrá votar, pero no elegir.

     Sin embargo, a pesar de eso el principal de los grupos políticos que colaboran con el régimen en el montaje electoral, se queja de que sus escasas y mínimas actividades son intimidadas por fuerzas policiales y partidarios sandinistas.

En efecto, según informó LA PRENSA este miércoles 20 de octubre, miembros del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), que pidieron no ser identificados por temor a represalias, se quejaron de que sus tímidas actividades de “campaña electoral” son asediadas por la Policía y hostigadas por partidarios del FSLN.

     A algunas personas les causa extrañeza que el régimen actúe de esa manera con los grupos que son sus colaboradores de hecho, al participar como comparsas en un proceso “electoral” sin competencia.

     Hay quienes creen que son mentiras de los quejosos, para darse importancia y simular que son opositores. Pero algunas fotografías de los asedios policiales y hostigamientos de partidarios sandinistas parecen comprobar que en este caso dicen la verdad.

     Cabe preguntarse, ¿qué sentido tiene reprimir a quienes ayudan a montar el espectáculo electoral oficialista? ¿Acaso no saben los mandos policiales y los fanáticos del régimen que los grupos participantes en ese montaje no son opositores, sino colaboracionistas de oficio y por beneficio?

     Una explicación podría ser que la compulsión represiva es irrefrenable y ciega. Pero también podría ser porque en las altas esferas del régimen se teme que las actividades públicas de los colaboracionistas pudieran ser aprovechadas por la verdadera oposición para salir a la calle y volver a agitar el ambiente político. Quizás los sandinistas teman eso porque seguramente es lo que ellos harían si estuvieran en la llanura, luchando por conquistar el poder.

     Se conoce que la doctrina leninista establece que en la lucha por el poder los revolucionarios deben infiltrarse en todos los movimientos sociales y políticos, hasta en los más reaccionarios; practicar todas las formas de lucha; aprovechar cualquier espacio y simular lo que sea, para avanzar en la acumulación de fuerzas hasta que llegue el momento oportuno para derrocar al régimen establecido y tomar el poder.

    Pero los opositores al régimen de Ortega y Murillo no son revolucionarios. Ellos son demócratas y quienes luchan por la democracia no recurren a procedimientos tramposos ni simulaciones engañosas. Precisamente por eso no optan por la violencia, prefieren la vía cívica y demandan elecciones libres, competitivas y transparentes como única manera correcta y decente de alcanzar el poder.     

 Ya hubo demasiada violencia y engaños revolucionarios en Nicaragua, que solo condujeron a sustituir una dictadura por otra igual o peor.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: