LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

De izquierda a derecha, presidente de Honduras Juan Orlando Hernández y el mandatario guatemalteco, Alejandro Giammattei.

Por qué Guatemala y Honduras han sido pasivos en el apoyo a Nicaragua en los foros internacionales

Honduras y Guatemala no votaron a favor en la última resolución de la OEA que pide la liberación de los siete aspirantes a la presidencia y elecciones libres y transparentes

Honduras y Guatemala han mostrado una postura «pasiva» en los foros internacioales a lo largo de la crisis sociopolítica que vive Nicaragua. Los representantes de ambas naciones ante la Organización de Estados Americanos (OEA) se abstuvieron de votar a favor o en contra de la más reciente resolución que aprobó el organismo sobre el contexto electoral nicaragüense.

Expertos en derecho y relaciones internacionales y exembajador nicaragüense consultados por LA PRENSA analizan las posibles respuestas a la postura de ambos países, no obstante, consideran que la abstención en foros internacionales como la OEA, cada vez más «tiene un costo político mayor» ante la negativa de Nicaragua a todo intento de solucionar la crisis sociopolítica agudizada en los últimos cinco meses.

Abstención: costo político «mayor» y vínculos

El nicaragüense Eddy Acevedo, exasesor personal en política exterior de la excongresista Ileana Ros-Lehtinen, asegura que en la actualidad los Estados Unidos continúa buscando «líderes» en Centroamérica que den «un paso serio contra las acciones de Ortega» no obstante, sostiene que es «triste que Honduras y Guatemala no hayan votado a favor de la más reciente resolución en la OEA contra las violaciones de derechos humanos y el fraude electoral que continúa bajo la tiranía de Ortega».

Un experto nicaragüense en Derecho Internacional y analista político, que habló en condición de anonimato por temor a represalias, consideró que en realidad existen diferentes posiciones e intereses en ambos países centroamericanos y recordó que «al inicio de las resoluciones del Consejo Permanente de la OEA, en 2018, tenían diferentes posiciones».

Lea además: Nicaragua y Honduras delimitan fronteras con base en fallo de Corte Internacional de Justicia

Mencionó, por ejemplo, que «Honduras apoyaba las resoluciones en favor del diálogo, de la apertura democrática y de las demandas de respeto a los derechos humanos, mientras que Guatemala desde el inicio se ha abstenido. Se podría pensar que ambos países en algún momento piensan en una salida negociada entre las partes internas y que ir a la OEA, podría interferir ese posible diálogo».

Ambos especialistas van más allá y mencionan los vínculos que han unido y ahora unen al presidente Hernández con Ortega, entre ellos las formas a través de la que han ostentado el poder y han gobernado en sus países y el reciente Tratado de Límites Marítimos suscrito por ambos mandatarios.

De izquierda a derecha, (de blanco) el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, y (de rojo) el mandatario sandinista Daniel Ortega, durante la reunión inesperada en Managua. LA PRENSA / TOMADA DEL 19 DIGITAL

«En el caso de Honduras, Hernández es un presidente que se reeligió en contra de lo establecido en la Constitución de ese país, al igual que Ortega, y su partido domina todos los poderes del Estado, al igual que acá, es un presidente con poco capital político y una mínima aceptación debido a los constantes actos de corrupción, lavado de dinero y narcotráfico en los que él, su familia y políticos allegados están señalados con evidencias, y por ese lado, viene otra conexión multimillonaria a través de las sociedades Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP)», refiere el experto nicaragüense desde el anonimato.

Acevedo coincide con lo mencionado por el especialista y sostiene que «esta claro que Honduras no quiere molestar a Ortega debido al Golfo de Fonseca, pero Guatemala está enviando señales contradictorias con respecto a sus políticas sobre Nicaragua. En junio, Guatemala voto a favor de la resolución y luego se abstuvo en la segunda votación, y ahora el Canciller hizo comentarios expresando preocupación por las elecciones fraudulentas. La reunión de la Asamblea General se acerca la próxima semana, por lo que muchos en Washington estarán observando como ambos países votan en la próxima resolución de Nicaragua».

Lea también: ¿Qué está detrás de la concesión de Ortega de darle a Honduras salida al Pacífico?

Un exembajador nicaragüense, quien solicitó el anonimato, añade que se debe tener en cuenta que en primer lugar existe una «enorme interdependencia» en la subregión en términos comerciales y en segundo punto, recalca que los gobiernos de ambos países son «autoritarios» y acusados por la corrupción.

«Se trata de gobiernos autoritarios, acusados por la corrupción, con techos de vidrio, que en cualquier momento pueden verse enfrentados a olas de protesta popular. Al mismo tiempo se trata de países de tránsito, que expulsan migración hacia los EE.UU., muy dependientes y sensibles a las presiones de ese país. Excepcionalmente han votado a favor de las resoluciones sobre Nicaragua en la OEA, pero la mayoría de las veces han optado por la abstención. Como sucede con otros países que han adoptado la misma posición, esa abstención cada vez tiene un costo político mayor, sobre todo tras la negativa cerril de Nicaragua a todo intento de solución política a la crisis», subraya el exdiplomático nicaragüense.

De izquierda a derecha, presidente de Honduras Juan Orlando Hernández y el mandatario guatemalteco, Alejandro Giammattei. LA PRENSA / Tomada de Internet

En esa misma línea, el especialista salvadoreño en relaciones internacionales, Napoleón Campos, comparte lo mencionado por las otras fuentes, sin embargo añade que «Centroamérica vive una fase compleja» debido a que los países del “Triángulo Norte” se encuentran en la «mira por desarrollo políticos anti-democráticos y por la corrupción».

Sobre el país catracho, asevera que existe «un señalamiento de narcogobierno tras la condena a perpetua del hermano del presidente Hernández por actividades de narcotráfico que han afectado la seguridad de EEUU», mientras que en Guatemala señala que «el derrumbe de la institucionalidad por diversas mafias político-económicas es gravísimo».

¿Existe posibilidad de cambio de postura?

Sobre la gran incógnita, si tras las polémicas elecciones en Nicaragua, exista posibilidad de un cambio de postura de ambos países centroamericanos, el experto nicaragüense en Derecho Internacional considera que en el caso de Guatemala «posiblemente» se dé algún «cambio significativo», y menciona las recientes declaraciones que brindó el canciller de ese país sobre el contexto electoral nicaragüense.

«Posiblemente Guatemala tenga algún cambio significativo, sobre todo después de las declaraciones de su canciller respecto a las elecciones, más bien votaciones dirigidas hacia un solo candidato, proclamado ya presidente por sus huestes. Sin embargo, habría que ver los otros intereses de ambos países en Nicaragua. Y es que ambos tienen negocios millonarios alrededor de la élite millonaria del régimen sandinista, por ello muchos delincuentes perseguidos por las autoridades por narcotráfico y lavado de dinero de esos países viven acá, sin temor alguno ya que negociaron su estadía libre de persecución, e incluso les conceden la nacionalidad nicaragüense para que no sean extraditados, algo que posiblemente en ambos países estén buscando los gobernantes», refiere el exembajador nicaragüense.

Le puede interesar: La situación que se está viviendo en Nicaragua está preocupando a los países de la región, alerta canciller de Guatemala

El reciente 1 de noviembre, el canciller Pedro Brolo, señaló que las elecciones generales a realizarse el próximo 7 de noviembre en Nicaragua no pueden llamarse democráticas. «No, no podría llamarlo así», a la vez alertó que las situación que se está viviendo en Nicaragua «definitivamente está preocupando a todos los países de la región principalmente».

En esa misma línea, el exembajador nicaragüense también visualiza la existencia de un «posible cambio» en la postura de ambos países frente a los acontecimientos sociopolíticos en Nicaragua, puesto que sostiene que «votar en contra o continuar en la abstención finalmente aísla a los países con esa posición, sobre todo frente a una mayoría de 26 votos a favor y frente a pronunciamientos y fuertes condenas de otros países como los europeos».

Sobre Guatemala, el exdiplomático señala que «ha sido vista como la hermana mayor de los países centroamericanos y ha jugado un papel más proactivo en las crisis del pasado, con la firma de los Acuerdos de Esquipulas I y II, en los que destacó la gestión del entonces presidente Vinicio Cerezo».

Enseguida califica el reciente posicionamiento del canciller guatemalteco como una «valoración acertada» y por ende, estima que «ojalá sea el preanuncio de una posición más proactiva sobre la crisis en Nicaragua. Recordemos que el elemento fundamental de los Acuerdos de Esquipulas, que lograron pacificar la región, fue la democracia y las elecciones libres. Eso es lo que hoy está en peligro y lo que justifica la preocupación por lo que acontece en Nicaragua. Recordemos también que la sede de la próxima Asamblea general de la OEA, en la que se va examinar la situación de Nicaragua, será Guatemala, y que a ese país corresponderá la presidencia de ese importante período de sesiones».

Lea más en: Valdrack Jaentschke comienza a acumular cargos diplomáticos nuevamente

No obstante, ambos expertos recalcan que recientemente el régimen de Daniel Ortega nombró a Valdrack Jaentschke en el cargo de embajador de Nicaragua en Guatemala. El especialista nicaragüense no descarta que él «sea un peón utilizado para contrarrestar los votos del Caribe a favor de las resoluciones del Consejo Permanente de la OEA, lo que es claramente una jugada para que ese señor negocie con el gobierno de Giammattei y ese país siga absteniéndose en la reunión de la Asamblea General de la OEA, además de gestionar la fallida terna presentada para asumir la Secretaría General del SICA. Estaría convencido que Guatemala asumirá una posición beligerante después de las votaciones amañadas».

¿Influirá el Tratado de Límites de Nicaragua y Honduras?

Tras la firma del Tratado de Límites Marítimos que recién suscribieron ambos países centroamericanos, existen innumerables interrogantes una de ella es qué hay detrás. Mientras, que sí sobre ese acuerdo será parte de una estrategia de acercamiento o cambio de postura por parte de Honduras. Las fuentes son enfáticas en afirmar que no lo habrá.

«No hay cambio de postura, el acuerdo, aunque favorable para ambos países, se da en un contexto electoral tanto en Honduras como en Nicaragua, y eso les viene a lavar la cara. Además de tratar de que la historia no sea tan dura ya que en el caso de Hernández es el presidente que será recordado por esa ‘valentía’ de firmar y aceptar los límites con Nicaragua en el Mar Caribe», indica el especialista nicaragüense.

Los mandatarios Daniel Ortega y Juan Orlando Hernández, sostuvieron un encuentro en el que firmaron decretos en base a la delimitación en el Mar Caribe y Golfo de Fonseca, dictados por La Haya. LA PRENSA / CAPTURA DE PANTALLA

El exembajador nicaragüense no comparte la opinión del experto y asegura que «es una operación técnica, no jurídica, y aun cuando el acuerdo se da en un contexto complejo y difícil no debería despertar suspicacias políticas».

Por su lado, el especialista salvadoreño en relaciones internacionales, Campos, hace énfasis en que desde el ángulo político, dejando aparte el análisis jurídico sobre el Tratado de Límites Marítimos, es evidente que dicho acuerdo «lleva un mensaje de aislamiento dentro de Centroamérica contra Bukele (Nayib), a sabiendas los gobiernos de Nicaragua y Honduras que la ciudadanía democrática está en la calle pidiendo la caída de Bukele, reclamando sea derogada la “Ley Bitcoin”, se ponga fin a la corrupción, y se produzca una restauración democrática».

Y agrega que «saben igualmente, que Bukele y sus lacayos se encuentran en una confrontación específica contra la Administración Biden y varios influyentes congresistas, a pesar de la urgencia de regularización migratoria para casi dos millones de salvadoreños en EEUU.».

Así ha sido la participación Honduras y Guatemala en la OEA

  • 2018

El 18 de julio de 2018, el Consejo Permanente de la OEA por primera vez a raíz de la brutal represión gubernamental en contra de los nicaragüenses disidentes aprobó una resolución en la que se condenó el abuso de los derechos humanos en Nicaragua. En ese momento, la resolución fue aprobada con 21 votos a favor, tres en contra, siete abstenciones y tres ausentes, entre los que votaron a favor figuraban los países de Honduras y Guatemala.

En esa sesión mientras el representante de Honduras llamó a Nicaragua a retomar cuanto antes las conversaciones en el Diálogo Nacional, por la paz, con la valiosa mediación de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) y a que cesen los actos violentos contra la población, el embajador de Guatemala manifestó que le dolía la situación de Nicaragua y leyó un comunicado en el que condenaba la represión contra estudiantes y la sociedad civil. «Esperamos que la firme posición de la OEA sirva para que se detenga la violencia», aseveró.

Tan solo dos meses después, el 12 de septiembre, la crisis de Nicaragua, volvió a la agenda de la OEA, nuevamente el organismo aprobó una nueva resolución, en la que los países instaron al gobierno de Nicaragua a retomar el Diálogo Nacional como salida democrática a la crisis, asimismo a apoyar un calendario electoral «acordado conjuntamente en el contexto de este mecanismo». En esta resolución aprobada con 19  votos, cuatro en contra, nueve abstenciones y dos delegaciones ausentes. Honduras y Guatemala, formaron parte de los nueve países que se abstuvieron.

  • 2019

El 21 de mayo de 2019, al no ver ninguna voluntad de cambio o solución a la crisis sociopolítica en Nicaragua por parte de la administración de Ortega, el Consejo Permanente de la OEA, volvió a abordar los acontecimientos políticos de este país y aprobó otra resolución en la que la mayoría de los países exigieron “la libertad incondicional de todos los presos políticos antes del 18 de junio próximo”, y aprovecharon para advertir la aplicación de la Carta Democrática Interamericana.

Esa resolución se aprobó con 20 votos de los 35 países miembros. Guatemala y Honduras volvieron a abstenerse de votar a favor o en contra.

Y un mes después, el 28 de junio de ese año, nuevamente la OEA aprobó otra resolución sobre Nicaragua que ordenó al Consejo Permanente crear una comisión para que realice gestiones al más alto nivel, con el objetivo de buscar una solución negociada a la crisis que vive este país y entregue un informe con los resultados en un plazo máximo de 75 días. En esta ocasión Hondura votó a favor y Guatemala mantuvo sus abstención.

  • 2020

El 20 de octubre de 2020, la Asamblea General de la OEA aprobó una nueva Resolución sobre Nicaragua, que puso un plazo hasta mayo de 2021 para que el régimen de Daniel Ortega reformará el sistema electoral de cara a la realización de elecciones libres y transparentes el 7 de noviembre de 2021, cuando el país celebrará votaciones presidenciales y legislativas.

La resolución denominada Restablecimiento de las instituciones democráticas y el respeto a los derechos humanos en Nicaragua, mediante elecciones libres y justas fue aprobada con 20 votos a favor, dos en contra, 12 abstenciones, entre ellos Honduras y Guatemala.

  • 2021

El pasado 15 de junio, de manera urgente el Consejo Permanente de la OEA, sesionó para “abordar la situación en Nicaragua”, de acuerdo a la solicitud de las Misiones Permanentes de Brasil, Canadá, Chile, Costa Rica, Estados Unidos, Paraguay, y Perú.

Durante esta reunión, 26 países aprobaron la resolución sobre «La situación en Nicaragua», que condenó «el arresto, acoso y restricciones arbitrarias impuestas a los posibles candidatos presidenciales, a los partidos políticos y a los medios de comunicación independientes». La Resolución demandó «la inmediata liberación de los posibles candidatos y de todos los presos políticos». Y solamente tres países votaron en contra y cinco se abstuvieron. Guatemala votó a favor mientras Honduras se abstuvo.

El pasado 20 de octubre, nuevamente los dos países centroamericanos se abstuvieron de votar a favor o en contra de la Resolución titulada «La situación de Nicaragua», en la que reiteran su llamado para «la liberación inmediata de los candidatos presidenciales y de los presos políticos» que fue aprobada con 26 votos a favor, ninguno en contra, solo Nicaragua ausente y 7 abstenciones.

En la otra acera: Costa Rica

En el otro extremo, Costa Rica ha respaldado todas las iniciativas de la OEA en torno a demandar el retorno a la democracia en Nicaragua, la liberación de los presos políticos y la realización de elecciones legítimas.

Asimismo, el vecino del sur se ha ubicado como el principal destino de los exiliados dentro de la región. Entre junio y julio de 2021 un total de 10,077 nicaragüenses solicitaron refugio ante la Dirección General de Migración y Extranjería de Costa Rica (DGME), confirmaron a LA PRENSA autoridades migratorias de ese país. 

De igual manera, decenas de periodistas se han exiliado en este país, tras el asedio, amenazas, persecución y acusaciones judiciales por parte del régimen.

En junio, el Gobierno del presidente Carlos Alvarado, a raíz del recrudecimiento de la crisis sociopolítica que vive Nicaragua, decidió pausar el nombramiento de Xinia Vargas Mora como su embajadora en el país. Desde entonces la representación en Managua está a cargo de un encargado de negocios.

En tanto, el régimen de Managua, en agosto llamó a consulta su embajador en San José. En ese mismo momento también lo hizo con los embajadores en Argentina, Colombia y México, países que habían retirado a sus representantes tras el recrudecimiento de la represión en Nicaragua.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: