LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

Diez datos insólitos sobre las elecciones en Corea del Norte (algunos de ellos te recordarán a Nicaragua)

Corea del Norte es uno de los pocos gobiernos del mundo que ha felicitado a Daniel Ortega por la “victoria” obtenida el domingo 7 de noviembre para gobernar por un cuarto periodo consecutivo. Las elecciones de Corea del Norte, sin embargo, son consideradas una farsa porque solo hay un ganador posible y ninguna posibilidad de sorpresa

Dinastía. Las elecciones en Corea del Norte se realizan desde 1999. Sin embargo, el país ha estado gobernado por una sola familia: los Kim. Y no son estas elecciones las que den oportunidad de que eso cambie.

Periódicas. Se celebran cada cinco años. A nivel nacional, se elige a los miembros de la Asamblea Suprema del Pueblo. Además de este órgano legislativo, se eligen cada cuatro años representantes para las asambleas populares de cada ciudad, condado y provincia en elecciones locales. No hay una competición real, ya que todos los candidatos han sido previamente escogidos por el Frente Democrático para la Reunificación de la Patria.

Obligadas. En Corea del Norte es obligado votar y por ello registra participaciones masivas. En las últimas elecciones celebradas el 10 de marzo de 2019, participó un 99.98 %, de la población mayor de 17 años. Solo el personal que trabaja en el extranjero o en el mar no pudo votar, según la agencia de noticias norcoreana KCNA.

Casa a casa. El “secreto” de tan alta participación, según el Gobierno del país, es que a personas enfermas o de movilidad reducida se les lleva la urna a su domicilio para emitir el voto.

Un candidato. En cada distrito hay solamente un candidato por quien votar, por lo que las opciones para los votantes solamente son «sí» o «no». La selección de los candidatos es cuidadosamente supervisada por el partido que preside Kim Jong-un.

Traición. Pero, a pesar de que se puede marcar el “no”, pocos se atreven a hacerlo. Según la revista The Economist, en Corea del Norte abstenerse o votar «no» es considerado un acto de traición. Y una traición potencialmente muy peligrosa, pues el voto no es secreto y los sufragios en contra tienen que depositarse en una urna especial. «El gobierno revisa la lista de votantes y si tu nombre no está en la lista, entonces investigan», le dijo un desertor norcoreano al sitio web NK News.

Ritual. Para Andrei Lankov, director del Korean Risk Group, los comicios en Corea del Norte son un “ritual obligatorio” que sirve para reforzar la lealtad al Gobierno y la unidad nacional, y se suman a muchos otros rituales similares, como los desfiles en las fiestas señaladas.

Censo. Dado que la participación en las elecciones casi siempre ronda el 100 %, se han convertido en una forma de censar a la población. A través de este “censo” es que el Gobierno de Corea del Norte se entera muchas veces de quiénes han escapado del país.

Zancudos. Al igual que en Nicaragua, también hay partidos minoritarios inscritos para simular competencia. En la actual legislatura, 607 de los 687 escaños recaen sobre el Partido de los Trabajadores y el resto sobre formaciones minoritarias afines o lo que en Nicaragua se llama “partidos zancudos”. «Todo el pueblo tiene que demostrar plenamente a través de las elecciones la invencibilidad y el poderío de la República Democrática Popular de Corea, que avanza con la unidad y determinación de una sola mente», señala el editorial de un periódico oficial norcoreano.

100 por ciento. Kim Jong-un, siempre ha sido elegido miembro de su máximo órgano legislativo con el 100 por ciento de todos los miembros de su distrito.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: