LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

Plantío afectado por la plaga del Fusarium Raza 4 Tropical. LA PRENSA/Tomado de Internet

Agresivas plagas acechan los cultivos nicaragüenses, una de ellas pone en riesgo salud humana

Capacitan a productores para evitar ingreso de plaga en plátanos y bananos, cuyas metas de exportación superan los 55 millones de dólares en el ciclo agrícola 2021-2022, mientras aun hay poca información de caracol que amenaza la salud humana

El hongo Fusarium Raza 4 Tropical que ataca agresivamente las plantaciones de plátanos y bananos, junto con el caracol gigante africano, que es amenaza tanto para cultivos como para la salud humana, son dos plagas que mantienen en alerta a los productores nicaragüenses.

En el caso del hongo, a fin de ayudar a los productores de musáceas a detectar posibles brotes, las autoridades fitosanitarias desarrollan un programa de capacitaciones en diversas zonas del país. La alerta original se emitió en 2019, pero la reciente declaración de emergencia emitida en Perú, luego de detectarse brotes, obligó a reforzar los esfuerzos para evitar que la plaga ingrese Nicaragua, ya que podría provocar pérdidas millonarias.

Los países de Centroamérica, incluida Nicaragua, tiene una «estrecha relación comercial» con los países de Sudamerica que oficialmente reconocieron la presencia de la plaga. Por ello que el Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (OIRSA), instó a sus miembros a sumar esfuerzos e intensificar medidas de bioseguridad y vigilancia.

También inspecciones en los puntos de control fronterizo (puertos, aeropuertos y fronteras terrestres), fincas y empresas empacadoras. También, en cualquier otra instalación involucrada en la cadena logística de producción, manejo, postcosecha, transporte y comercialización de musáceas, dice la alerta emitida por OIRSA hace varios meses.

Lea también: Centroamérica bajo amenaza de plagas y enfermedades por ciclones

El IPSA hasta ahora se preocupa por el hongo

Pero según productores que solicitan no identificarlos, es hasta ahora, cuando incluso otras plagas acechan los cultivos, que las autoridades locales han prestado más atención al problema del hongo Fusarium Raza 4 Tropical. En la semana reciente se impartieron talleres en comunidades de Jinotega y Chinandega. En ellos se fortalecen las capacidades de los productores en torno a:

  • Medidas fitosanitarias para prevenir el ingreso de la plaga al país
  • Identificación de signos y síntomas asociados al hongo y
  • Aspectos de bioseguridad en las fincas

Las capacitaciones se imparten en el marco del proyecto piloto de Prevención y Control de Fusarium Raza 4 Tropical del Banano en Centroamérica. Dicho proyecto lo ejecuta en Nicaragua, el Instituto de Protección y Sanidad Agropecuaria (IPSA), en coordinación con el OIRSA y la Misión Técnica de Taiwán.

Debido a los altos costos que implica tratar esta enfermedad una vez que aparece, los esfuerzos están centrados en evitar su ingreso al país. Según el OIRSA, la marchitez por Fusarium causada por el hongo Fusarium oxysporum, ha sido la enfermedad más destructiva de las musáceas (plátanos y bananos). Además, está considerada entre las diez enfermedades más importantes en la historia de la agricultura.

Prevención y Control de Fusarium Raza 4 Tropical del Banano. Tomada del IPSA.

Hace varias décadas arrasó con las bananeras del continente

«La raza 1 causó una epidemia que impactó la industria de exportación bananera de América basada en la variedad Gros Michel; y provocó la desaparición de la mayoría de las plantaciones comerciales en la década de los años 50 a los 60. con un impacto económico (solo estimado para las compañías exportadoras) de 2,300 millones de dólares. La única solución al problema fue reemplazar la Gros Michel, por variedades resistentes del subgrupo Cavendish; estas (variedades) representan casi la totalidad del banano de exportación plantado actualmente en el continente», explica el OIRSA.

En Nicaragua la producción de musáceas abastece el mercado local y el excedente es exportado. Según el Plan Nacional de Producción, Consumo y Comercio del ciclo productivo 2021-2022, en el ciclo anterior se produjeron 895.2 millones de unidades de plátanos. Con ellos se abasteció la demanda local y se exportaron 1.27 millones de quintales de plátano, que generaron 16.1 millones de dólares. Mientras tanto, la producción de banano fue de 5.38 millones de cajas de 42 libras. Se enviaron al mercado externo 3.5 millones de quintales de banano por los que se obtuvieron 36.8 millones de dólares.

En el ciclo actual, la meta es producir 940 millones de unidades de plátano y enviar al exterior 1.46 millones de quintales por un valor de 15.5 millones de dólares. Para el banano la meta es producir 5.6 millones de cajas de 42
libras y exportar 3.76 millones de quintales por las que se obtendrían 40.9 millones de dólares.

El caracol gigante africano también acecha

A la preocupación que enfrentan los productores por el peligro que implica el aparecimiento de brotes del hongo Fusarium Raza 4 Tropical en países de la región, se suma el surgimiento de otra plaga, el caracol gigante africano, que es un molusco que puede medir más de 20 centímetros y desde hace varios meses se encuentra en Costa Rica.

Los productores consultados aseguran que hasta ahora el IPSA lo único que ha hecho es divulgar un cartel. En él, advierte que si encuentra un espécimen sospechoso no lo toque, ya que transmite enfermedades a los humanos; también dice que causa daño al medio ambiente y a los cultivos.

Según OIRSA, el caracol gigante africano es considerado una plaga de gran importancia agrícola. Ya que no tiene preferencia por ningún cultivo en particular y es capaz de alimentarse con más de 200 especies vegetales, varias de ellas cultivables; entre ellas maíz, cítricos, soya y algunas hortalizas. También causa daño al medio ambiente

«Es considerado una especie exótica invasora. Ya que posee la capacidad de establecerse y avanzar de manera espontánea en los nuevos ambientes en los que es introducida; al hacerlo, causa impacto severo sobre la
diversidad biológica, la economía, la salud pública y sobre valores socioculturales», advierte OIRSA.

A través de videos el Ministerio de Agricultura de Costa Rica ha advertido a la población que en caso de detectarlo no debe tocarse y si lo hace debe ser con guantes. Ya que transmite diversos parásitos que afectan la salud de los seres humanos.

El caracol gigante africano se considera una de las cien especies exóticas invasoras más dañinas del mundo. Su principal riesgo para la salud humana resulta de la posibilidad de actuar como huésped de varios parásitos transmisores de varias enfermedades.

Sitios especializados en agricultura señalan que el mínimo contacto con este peligroso molusco puede ocasionar enfermedades como meningitis, bronquitis, trastornos intestinales y encefalitis.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: