LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

Un puesto de vacunación en una de las calles de San Juan del Sur, Rivas. LA PRENSA

¿Por qué después de las largas filas para vacunarse contra el covid ahora hay mínima afluencia en los puestos de salud?

Entre agosto y septiembre las personas hasta llegaban un día antes a los centros de vacunación y hacían largas filas para poder vacunarse, en la actualidad la afluencia es escasa. Especialistas analizan las posibles causas

Tras la intensa jornada de vacunación realizada por el Ministerio de Salud (Minsa), entre agosto y septiembre, donde se observaron kilométricas filas de nicaragüenses entre 30 a 45 años, que incluso eran iniciadas 24 horas antes, a veces bajo lluvia o del inclemente sol, actualmente en el país no se ven ni rastros de lo que fue dicha jornada, pese a que las autoridades sanitarias extendieron los rango de edades y ampliaron las ofertas de vacunas.

Actualmente el Minsa está vacunando a las personas de los 2 años en adelante, es decir que dio paso a la inmunización de la población joven, uno de los segmentos más amplios del país, y mantiene habilitados más de 1,500 puestos de vacunación en todo el territorio nacional, en los que incluye mercados, parques y hasta cárceles.

Pero, ¿por qué a pesar de este esfuerzo tardío del régimen de Daniel Ortega de agilizar el proceso de inmunización en el país se ve tan poca gente vacunándose? Entre agosto y septiembre las personas hasta llegaban un día antes a los pocos centro de vacunación dispuestos en ese momento por las autoridades y hacían largas filas para poder recibir la primera dosis anticovid. Ahora, el proceso no tarda ni 30 minutos.

A criterio de médicos independientes consultados por LA PRENSA, son muchos los factores que inciden en la poca afluencia de ciudadanos en los puestos de vacunación, pero destacaron que entren los principales están la desconfianza a los tipos de vacunas que aplica el Minsa, poco interés de los jóvenes en inmunizarse, falta de información sobre los fármacos y el desborde de nicaragüenses vacunándose en Honduras.

El Minsa actualmente mantiene la vacunación de primeras y segundas dosis a niños y adolescentes con las vacunas cubanas Soberana y Abdala, mujeres embarazadas, puérperas y lactantes con la vacuna Pfizer y tercera dosis de refuerzo con la Sputnik Light a los que recibieron el esquema completo de Sputnik V.

Lea además: ¿Por qué si Nicaragua vacuna contra la covid a niños y jóvenes, familias nicas buscan inmunizarse en Honduras?

«Yo creo que la poca afluencia de personas es porque mucha gente que estaba entre los grupos de riesgo, como son los mayores de 60 años y con comorbilidades, ya lograron completar su esquema de inmunización en la primera etapa de la jornada, entonces hay quizás menos preocupación de los jóvenes ahorita de vacunarse», consideró uno de los doctores consultados.

La fuente agregó que otro de los factores que influyen en ese aspecto es la disponibilidad suficiente de puestos de vacunación. «Al haber una mayor cantidad de puestos es obvio que eso va a reducir las filas que existían antes, que era una cantidad limitada de puestos y con una gran demanda, entonces es lo esperado, que tengas una oferta importante para que la gente no tenga dificultades para vacunarse», señaló.

Falta de una campaña de vacunación

El epidemiólogo Leonel Argüello apuntó que en principio lo que ha provocado esta poca afluencia de personas es la falta de información brindada por parte de las autoridades sanitarias sobre los tipos de vacuna que se están aplicando, y la falta de una campaña intensa de vacunación que permita que las personas se incentiven a visitar los puestos.

«El no informar adecuadamente a la población a cerca de los lugares que se están vacunando y la cantidad de vacunas disponibles, la gente tiende a confundirse sobre los tipos de fármacos, entonces creo que no se ha proveído suficiente información a la población, pero por otro lado la disminución de casos hace que la gente se relaje más y al no haber una campaña permanente, que esté alertando a la población, hace que la gente no se preocupe», manifestó el epidemiólogo.

Tanto Argüello como la otra fuente consultada coinciden que, aunque la principal razón de esta brecha es la desconfianza a las vacunas aplicadas en el país, otro factor que ha incidido es el desborde de nicaragüenses hacia Honduras.

«Es obvio que a estas alturas más gente estuviera asistiendo a los puestos de salud si hubieran ofrecido otros tipos de vacunas como por ejemplo Pfizer y Moderna. Sabemos que la cantidad de personas que hubieran decidido vacunarse sería más grande y esto lo es en Honduras con estas dos vacunas, donde sí hubo una asistencia masiva y eso no ha contribuido quizás a que no tengamos altas coberturas aquí en Nicaragua», declaró la fuente.

Lea también: Los nicaragüenses ya no hacen filas kilométricas en su país para vacunarse, prefieren hacerlo en Honduras

Datos del Minsa no son creíbles

Según datos compartidos por la vicepresidenta designada, Rosario Murillo, este lunes Nicaragua alcanzó el 60 por ciento de la población total vacunada con la primera y segunda dosis, lo que indica que hasta este día un total de 3 millones 842,428 nicaragüenses han sido inoculados contra el covid-19.

Sin embargo, a criterio de la fuente sanitaria los datos compartidos por la primera dama son «muy dudosos», si se toma en cuenta que la Organización Panamericana de la Salud (OPS) señala que el país todavía no alcanza los dos dígitos, «es decir que tenemos menos del 10 por ciento, aunque por lo menos haber recibido una de los dos dosis anda cerca del 20 por ciento».

«La OPS ha demandado que se establezca con precisión cuáles son las vacunas, los esquemas y al parecer esa información no está disponible, así que no se pueden sacar datos de la cobertura real, pero los datos del Minsa son un poco exagerados, en consideración con países con jornadas de vacunación temprana, rápidas, masivas, que no han alcanzado siquiera el 60 por ciento de la población, así que sacar de la manga de la camisa ese número mágico parece increíble. Los datos más precisos son los que aporta la OPS», declaró la fuente.

Y mientras en Nicaragua la vacunación avanza sin éxito, en Honduras desde el pasado 18 de noviembre se perciben extensas filas de nicaragüenses en busca de su segunda dosis de vacuna anticovid.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: