LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

La nueva educación americana: esquemas con formato de sexualidad para deconstruir las sociedades libres

El marxismo se está impregnando en las instituciones de Estados Unidos a un ritmo alarmante. Antonio Gramsci, el comunista italiano y creador del precepto de la hegemonía cultural, identificó cinco áreas de importancia crucial para que la ideología marxista se someta. Son la familia, la religión, los medios de comunicación, la ley y la educación. A través de la sexualización de los niños en el sistema escolar público de Estados Unidos, se está preparando a los menores para un nivel aceptable de conciencia de clase, según los principios comunistas.

Dentro del ámbito específico de lo que se denomina marxismo cultural (o neomarxismo), la Escuela de Frankfurt produjo la línea de productos de la Teoría Crítica (TC). De este principio comunista que llama a destruir lo que existe para que los marxistas puedan construir en lo que creen, han surgido dos teorías generales que se aplican directamente en Estados Unidos y en muchas democracias liberales de todo el mundo. Las religiones políticas engendradas por la TC que se están introduciendo en el sistema educativo público básico son la Teoría Crítica de la Raza (TCR), la Ideología de Género (IG) y la Teoría Crítica «Queer» (TCQ). Cabe señalar que el sistema de bibliotecas públicas del país también ha sido objeto de este plan de adoctrinamiento.

La TCR implica la inclusión de todo dentro un prisma racista. Excepto cuando se mezcla con la interseccionalidad, un concepto neomarxista que es coherente con el proyecto político declarado del movimiento Black Lives Matter Global Network, la TCR se centra principalmente en vender la falsa narrativa de que los Estados Unidos han sido y siguen siendo irremediablemente racistas de forma sistémica, dirigidos por una clase dominante de supremacía blanca y, por lo tanto, solo pueden ser redimidos por un desmantelamiento a gran escala de su república y del modo capitalista de organizar la economía y las relaciones sociales. Sin embargo, la IG y TCQ se concentran exclusivamente en los aspectos que tienen que ver con las actitudes sexuales y los fundamentos morales.

La Ideología de Género encabeza la revolución transgénero y “binaria”, la imposición de una comprensión anticientífica de la biología, la genética y el género natural. Apoyándose en la epistemología postmodernista, la IG relega a la cultura y a las construcciones sociales la manera en que se determina el género. Se está reescribiendo el lenguaje para adaptarlo a los fines de la IG, sobre todo en el ámbito del uso de los pronombres con aplicación y cumplimiento legales. La ley también se está elaborando de acuerdo con la IG. La TCQ, también producto de la fusión del marxismo cultural y el postmodernismo, pretende hacer “normales” los fundamentos tradicionalmente mantenidos, especialmente en el ámbito de la sexualidad, el sexo y el género. Estos dogmas neomarxistas se están “enseñando” en los niveles de educación primaria, media y secundaria de manera casi uniforme en la mayoría de los distritos educativos públicos, de acuerdo a un informe del Family Research Council.

Gramsci no fue el primero en considerar la educación como una herramienta esencial de penetración para fomentar el comunismo. Georg Lukacs, en la efímera República Soviética Húngara de 1919, actuando como coordinador de la educación, inculcó la educación sobre la promiscuidad sexual a los niños en el nivel primario. Lukacs, verdadero leninista y marxista devoto, basó su política en la necesidad de destruir la estructura familiar y los vínculos existenciales que de ella se derivan. El precursor de la Escuela de Fráncfort y su mentor más influyente entendía a la sexualidad flagrante, sin control de la moral o la religión, como un modo útil de formar el “hombre nuevo” del comunismo.

La educación sexual en Estados Unidos, de forma sistemática, comenzó ya en la década de 1960. Alcanzó un papel integral en la educación pública americana en la década de 1980. Su énfasis se limitaba a la vida familiar, el crecimiento y el desarrollo humano, así como a las campañas de “sexo seguro” para evitar los embarazos de adolescentes y las enfermedades de transmisión sexual. No había una aplicación instrumental de los dogmas de adoctrinamiento de la IG o TCQ. Se invitó a los padres a participar en estos cursos de educación sexual temprana.

La educación sexual en las escuelas se ha renovado. Ahora se trata de la sexualización, el hedonismo y la erotización de la infancia. Con la pérdida de la inocencia, los niños se desviarán de la autoridad de sus padres. El Estado y los sindicatos de maestros buscan convertirse en los supervisores de los niños americanos. Esta hazaña fue algo que el marxismo siempre anheló. La Unión Soviética, la China comunista, la Cuba de Castro, la Camboya de Pol Pot fueron ejemplos claros de los proyectos marxistas-leninistas para destruir la familia y sustituirla por el Estado. Los marxistas culturales de hoy buscan lo mismo, solo que la metodología ha cambiado para convertir el sexo en un arma. Viene disfrazado de cursos de educación básica “diversidad”, “derechos” LGBTQ, y modismos de “justicia social”. 

Herbert Marcuse, miembro destacado de la Escuela de Frankfurt, fue pionero en Estados Unidos en el uso conceptual de la promiscuidad sexual y el hedonismo para promover la revolución comunista. El movimiento contracultural de los años sesenta y la mayoría de los grupos marxistas de esa época, como los Weather Underground y las Panteras Negras, por ejemplo, siguieron el camino de la guerra ideológica trazado por Marcuse. Lo que el autor de “Eros y civilización” (1955) y “Tolerancia represiva” (1965) pretendía conseguir es ahora parte integral del plan de estudios del sistema educativo básico americano.
 Las recientes elecciones de 2021, mostradas con mayor claridad en la carrera por la gobernación de Virginia, fueron ganadas por el candidato republicano en gran medida debido a la rebelión de los padres contra el conjunto de estrategias de adoctrinamiento del TC. Este fenómeno popular de los padres que reclaman su lugar legítimo en la sociedad americana requiere la purga de los cursos escolares denominados “educativos”, esquemas con formato de sexualidad para deconstruir las sociedades libres. Los americanos están despertando.     

El autor es politólogo, escritor, conferenciante, comentarista y director de los foros políticos y las publicaciones digitales, Patria de Martí y The CubanAmerican Voice y columnista de El American. Artículo publicado en El American.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: