Un peligro real

El pueblo nicaragüense, tanto urbano como rural, es dado a los levantamientos. Es mucho más aguerrido que el venezolano y por algo ostenta el mayor récord de guerras civiles en Latinoamérica.

¿Tiene límites la resistencia pacífica?

Para ser eficaz la resistencia pacífica requiere, además, operar ante un gobierno situado en un entorno cultural donde exista un mínimo de respeto a la dignidad humana

¿Qué tan popular es Ortega?

Ante la falta de confiabilidad en las encuestas auxilia la lógica. Si Ortega confiase en su popularidad hace mucho tiempo que hubiese permitido elecciones libres

Elecciones libres o caos

Si, por el contrario, el dúo dictatorial actúa opaca y ambiguamente, dejando pasar el tiempo sin despejar la gran interrogante, continuará el clima de incertidumbre

Los límites de la obediencia

Toda la polémica sobre cómo debió actuar el Ejército durante la crisis del año pasado gira alrededor de la obediencia

Injusticia con el Ejército

El general Avilés se plegó a la versión gubernamental de que el estallido social del 2018 fue una intentona de golpe de Estado.

¿Nos estamos estabilizando?

La respuesta apunta a dos factores: el Estado policial, que mantiene a raya cualquier protesta, y la ausencia de sanciones severas

El peor enemigo

El peor enemigo en la lucha por derrotar la dictadura no son los parapolicías de Ortega. Tampoco la división opositora, por muy dañina que sea

Unidad ya

Unirse es fundamental para la victoria y un reto que pondrá a prueba el patriotismo y la madurez de la oposición nicaragüense; un deber moral de primer orden ante la sangre derramada por nuestra juventud.

Elecciones libres no bastan

En Nicaragua los candidatos a diputados son electos en una sola plancha o lista por partido, siendo su jefe o caudillo quien determina quién va de primero, segundo, o último