Los caminos llevan a Washington

Nicaragua y las familias de esos muertos, torturados, desaparecidos y presos políticos necesitan justicia ya. Una justicia de verdad, no como la impartida por los bufones del poder judicial nicaragüense