oficiales, paz

¡Basta de mitos!

Abusos ciertamente los hubo, como ocurrió con los Contreras en Nicaragua, que esclavizaron y exportaron indios. Pero estos fueron frenados por las Leyes Nuevas (1542) de la Corona, que prohibían tales prácticas, y por la defensa heroica de clérigos como Valdivieso, primer obispo mártir del continente.

Nada Personal

Los europeos que desconocen la realidad de Nicaragua debieron pensar que este país está cerca de ser el más desarrollado de Centroamérica, cuando la ministra de Gobernación nicaragüense, Ana Isabel Morales, dijo la semana pasada en Ginebra que el gobierno de Daniel Ortega ha conseguido logros sociales trascendentales.

La amistad y los libros

Me pasó hace algunos años con Javier Cercas y ahora me acaba de pasar de nuevo con Héctor Abad Faciolince. Cuando leí la extraordinaria novela de aquél, Soldados de Salamina , no sólo me quedó en el cuerpo -bueno, en el espíritu- ese sentimiento de felicidad y gratitud que nos depara siempre la lectura de un hermoso libro, sino, además, una necesidad urgente de conocerlo, estrecharle la mano y agradecérselo en persona. Gracias a Juan Cruz, uno de cuyos méritos es estar inevitablemente donde se lo necesita, no mucho después, en una extraña noche en que Madrid parecía haber quedado desierta y como esperando la aniquilación nuclear, conocí a Cercas, en un restaurante lleno de fantasmas. De inmediato descubrí que la persona era tan magnífica como el escritor y que siempre seríamos amigos.

En pos de la prosperidad

Esta semana hubo un interesante evento en el país. No fue ninguna mala noticia, tampoco fue algo controversial, características ambas que pesan mucho al decidir si una noticia va en la portada de un diario, y éste no es la excepción.

Amnistía

A los antiguos griegos debemos muchas palabras, conceptos, leyes e instituciones que están vigentes hasta ahora. Entre ellas la amnistía, que en los días que corren ha provocado una virulenta controversia política en Nicaragua.

En Letra Pequeña

Si hubiese un concurso del peor tribunal del mundo, posiblemente Nicaragua lo ganaría y con buen margen. No se me ocurre algo peor que este Consejo. Y no es porque somos un país pobre. Al Consejo no le ha faltado dinero. De hecho Nicaragua se da el lujo de tener uno de los votos más caros de América, y la inversión estatal en cada documento de identidad es altísima si se compara con países vecinos. Sin embargo, en los otros países los documentos de identidad se entregan con relativa prontitud, el voto transcurre de forma ordenada, transparente, y los resultados se dan generalmente la misma noche. Aquí no. Ahí está don Eduardo Enríquez pidiendo una reposición de cédula desde hace seis meses, todavía no conocemos el ocho por ciento de los resultados de la elección del 2006 y las elecciones de noviembre 2008 son una gran incógnita que aparentemente no se va a despejar nunca.

¿Lloraremos sangre?

Fuera de este insoportable clima político, en el que el gobierno tiránico de Daniel Ortega prioriza la violación a los derechos fundamentales de los nicaragüenses y los atropellos a la institucionalidad del país, hay otros aspectos de la vida cotidiana que nos deben preocupar muchísimo.

Ausencia de valores

Querida Nicaragua: Cuando yo era niño y comencé a estudiar las primeras letras en mi pueblo natal, empecé a recibir ese tipo de lecciones que nunca se olvidan: El buen trato a los semejantes, el respeto a los mayores, el saludo al entrar en una casa, etc.

Negocio o politiquería

Cada vez que en Nicaragua falla alguna inversión o plan de negocios ofrecido por Venezuela, es inevitable detenerse a ver qué pasa en la economía venezolana y, de manera especial, en las obras del gobierno de Hugo Chávez. Si las cosas van mal en esa nación del sur, pues, algún efecto tienen en este pequeño país centroamericano.

Hormigas locas

El primer mes de 2010 fue un ejemplo clásico de cómo el partido gobernante manipula a su gusto y antojo a la oposición y ésta, o éstas, pues no se puede hablar de una sola, reaccionan sin ninguna coordinación, como hormigas locas huyendo del estruendo de un zapatazo y que su instinto les dice que pone en peligro sus vidas, pero nada más.

Los angelitos rebeldes

Con la candidez de campesinos colombianos, varios angelitos protagonizan un documental titulado Insurgencia del siglo XXI , creado por realizadores anónimos. En esa película, exhibida en un cine de Buenos Aires, explican cómo siembran maíz, cacao, plátano y café para comer ellos.