Relatos reciben premio

El escritor mexicano Carlos Fuentes recibió el nuevo premio Formentor de las Letras, por el conjunto de su obra “magnífica, sinfónica y omnímoda”, celebrado en la península de Formentor, al norte de Mallorca, frente a una playa y rodeado de autoridades, escritores y amigos.

Escenas de venganza

El director de cine vuelve a desnudarse ante el espectador en La piel que habito , su película número 18 y en la que, atravesadas por el código del terror, emergen sus obsesiones como el deseo o el dolor maternal.

Hay diminutivos falsos en el idioma

Desde pequeños nos enseñaron que los sufijos -ito, -illo, -cito y otros más, siempre formaban un diminutivo. Esta regla la hemos repetido por los siglos de los siglos, sin embargo lo que no hemos querido ver es que la lengua cambia, se transforma y lo que ayer quedaba claro para los usuarios del idioma, hoy aparece opaco ante nuestra vista y lleno de contradicciones.

Curso de colores

El Centro Cultural de España en Nicaragua abre la convocatoria Taller del Color que será impartido por la profesora Nancy Angulo, especialista en técnica de laboratorio de cine, entre el 19 de septiembre y el primero de octubre del 2001.

Universidad debe proponer

A sus 78 años, ha publicado varios libros sobre la educación y sus retos en el siglo XXI. Recientemente apareció una de sus publicaciones La universidad del futuro , compuesta por diez ensayos que abordan la preocupación por identificar esas transformaciones en la educación.

El gran Cronopio

Julio Cortázar ayer cumplió 97 años. Su vida siempre estuvo ligada a las letras, alguna vez lo dijo: “En suma, desde pequeño, mi relación con las palabras, con la escritura, no se diferencia de mi relación con el mundo en general. Yo parezco haber nacido para no aceptar las cosas tal como me son dadas”.

Historias de cronopios y de famas

Cuando los famas salen de viaje, sus costumbres al pernoctar en una ciudad son las siguientes: Un fama va al hotel y averigua cautelosamente los precios, la calidad de las sábanas y el color de las alfombras.

La foto salió movida

Un cronopio va a abrir la puerta de calle, y al meter la mano en el bolsillo para sacar la llave lo que saca es una caja de fósforos, entonces este cronopio se aflige mucho y empieza a pensar que si en vez de la llave encuentra los fósforos, sería horrible que el mundo se hubiera desplazado de golpe, y a lo mejor si los fósforos están donde la llave, puede suceder que encuentre la billetera llena de fósforos, y la azucarera llena de dinero, y el piano lleno de azúcar, y la guía del teléfono llena de música, y el ropero lleno de abonados, y la cama llena de trajes, y los floreros llenos de sábanas, y los tranvías llenos de rosas, y los campos llenos de tranvías.

El almuerzo

No sin trabajo un cronopio llegó a establecer un termómetro de vidas. Algo entre termómetro y topómetro, entre fichero y currículum vitae.