El tiranicidio constitucionalizado

Como se conoce muy bien en Nicaragua, el poeta liberal independiente Rigoberto López Pérez asesinó o ajustició el 21 de septiembre de 1956, hoy hace 63 años, al dictador “liberal” Anastasio Somoza García.

La OEA camina, a paso de tortuga

Ahora, un año después la OEA ha creado otra comisión para Nicaragua, esta vez por mandato de la Asamblea General, pero Ortega también la rechaza y seguramente correrá la misma suerte que la anterior, o sea que no podrá hacer nada.

La peor de todas las sanciones

De manera que el culpable de dichas sanciones es el mismo Ortega y es a él que se debe reclamar en el caso de que afecten al país, como sería el caso de la retención de los créditos internacionales para financiar programas sociales y obras de infraestructura.

Todo tirano es mentiroso

Pero no hay que sorprenderse. Todos los dictadores y los tiranos son mentirosos. Y si al mismo tiempo son dictadores y tiranos, como es el caso de Daniel Ortega, pues son doblemente mentirosos.

La indispensable unidad opositora

La lección de aquella experiencia histórica es que nadie en solitario podría derrotar a Ortega. En cambio, unidos todos los que se quieran unir, y entre más mejor, sí lo podrían vencer

La justicia, raptada y envilecida

Ahora quizás hay en la Corte algunos magistrados que no están de acuerdo con el perverso rol que la dictadura le ha asignado al poder judicial

El lenguaje de la dictadura

Batallón significa, según el Diccionario de la RAE:“Unidad militar compuesta de varias compañías y mandada normalmente por un teniente coronel o un comandante”. No es un concepto de paz, sino de guerra

Dictadura da palos de ciegos

Costa Rica es reconocido en el mundo como uno de los países más respetuosos de los derechos humanos. Por eso fue escogido como asiento de la Corte Interamericana de Derechos Humanos

La tragedia de los miskitos

Cejil denuncia en su informe que por la invasión de los colonos hasta doce comunidades miskitas nicaragüenses corren el riesgo de desaparecer, ante la indiferencia cómplice del Estado o mejor dicho de quienes detentan el poder estatal y gubernamental.